Me­di­ci­na chi­na: de la pre­ven­ción al equi­li­brio

PRE­VE­NIR. Esa es la pa­la­bra que preo­cu­pa a los pro­fe­sio­na­les que im­par­ten téc­ni­cas de me­di­ci­na chi­na en Ga­li­cia. Una op­ción que avan­za ha­cia la in­te­gra­ción con la me­di­ci­na oc­ci­den­tal pa­ra ofre­cer so­lu­cio­nes de pri­me­ra ins­tan­cia y ayu­dar al or­ga­nis­mo a ree

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Terapias - TEX­TO: MAR TORRES

San­tia­go Mar­cu­ño es es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na chi­na y di­ri­ge des­de ha­ce años el cen­tro Vi­ta­lSa­lu­dVi­go, en la ciu­dad de Vi­go. Un cen­tro acre­di­ta­do por la Fun­da­ción Eu­ro­pea de Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na en el que rea­li­zan prác­ti­cas de acu­pu­nu­ra los mé­di­cos de cuar­to año de la Es­cue­la Su­pe­rior de Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na y la Uni­ver­si­dad de Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal de Pe­kín. Mar­cu­ño, que es tu­tor en prác­ti­cas por es­tas ins­ti­tu­cio­nes, re­cuer­da que la me­di­ci­na chi­na «tie­ne que ser es­tu­dia­da en cen­tros que den una for­ma­ción aca­dé­mi­ca y cien­tí­fi­ca co­rrec­ta, de cin­co años. Tie­nen que ser pro­fe­sio­na­les ava­la­dos por to­dos es­tos or­ga­nis­mos, acre­di­ta­dos pa­ra el uso pro­fe­sio­nal de la me­di­ci­na chi­na y la acu­pun­tu­ra».

Se­gún ex­pli­ca Mar­cu­ño, la prin­ci­pal me­ta de la me­di­ci­na chi­na es la pre­ven­ción, que se lo­gra des­de va­rios fren­tes co­mo la die­té­ti­ca, la fi­to­te­ra­pia, los ma­sa­jes o la acu­pun­tu­ra. El ob­je­ti­vo es recuperar el equi­li­brio del cuer­po, re­gu­lar­lo de nue­vo, por eso es im­por­tan­te acu­dir al cen­tro cuan­do aún no hay pa­to­lo­gías se­ve­ras. «Cuan­do uno em­pie­za a no dor­mir bien, a do­ler- le la ba­rri­ga, a te­ner al­te­ra­cio­nes in­tes­ti­na­les... Son co­sas que hay que re­gu­lar an­tes de que en­tre­mos en fa­ses cró­ni­cas».

Pa­ra eso, se es­tu­dia el ca­so y se in­ter­vie­ne de dis­tin­tas for­mas: so­bre el mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal, «muy im­por­tan­te pa­ra que lo que co­ma­mos real­men­te sir­va pa­ra nu­trir el cuer­po»; so­bre la hi­dra­ta­ción, «pa­ra la eli­mi­na­ción co­rrec­ta de los desechos de­ri­va­dos del me­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar»; y so­bre la mi­cro­cir­cu­la­ción, muy im­por­tan­te pa­ra que re­ci­ban los te­ji­dos la nu­tri­ción, que cuan­do fun­cio­na mal es la cau­sa, por ejem­plo, de que ha­ya «per­so­nas con una edad bio­ló­gi­ca y cro­no­ló­gi­ca que no coin­ci­den». Hoy en día el 50 % de las con­sul­tas son por an­sie­dad, es­trés, pro­ble­mas emo­cio­na­les, in­som­nio o pro­ble­mas di­ges­ti­vos cau­sa­dos por los ner­vios... ¿Es el es­ti­lo de vi­da oc­ci­den­tal lo que nos es­tá en­fer­man­do? «No po­de­mos evi­tar es­te rit­mo de vi­da. Hoy vi­vi­mos en gran­des ciu­da­des, nues­tra so­cie­dad tie­ne ese rit­mo el cual tie­ne la ca­pa­ci­dad de al­te­rar­nos y hay que apren­der a re­gu­lar­lo. —ex­pli­ca el ex­per­to—. La fi­lo­so­fía de los orien­ta­les pue­de en­se­ñar­nos a re­la­jar­nos, por eso yo siem­pre, co­mo par­te de la te­ra­pia, en­se­ño téc­ni­cas de re­la­ja­ción. Si no res­ta­ble­ce­mos el or­den, el pro­ble­ma no se so­lu­cio­na. Hay que sa­ber re­la­jar­se, sa­ber co­mer... to­do es­to es im­por­tan­te».

Y ahí es­tá el hue­co de la me­di­ci­na chi­na, una gran des­co­no­ci­da que aho­ra em­pie­za a in­te­grar­se po­co a po­co en nues­tra so­cie­dad. «La evo­lu­ción de la me­di­ci­na chi­na es­tá ti­ran­do ha­cia un mo­de­lo cien­tí­fi­co de­mos­tra­ble y con­fir­ma­ble. Se lla­ma me­di­ci­na in­te­gra­ti­va. Es la unión de las dos me­di­ci­nas, que se es­tá fa­ci­li­tan­do ya en mu­chos hos­pi­ta­les del mun­do. En on­co­lo­gía se es­tá uti­li­zan­do pa­ra pa­liar los da­ños de la qui­mio­te­ra­pia, pa­ra que el pa­cien­te pue­da so­por­tar­la me­jor y no ha­ya una caí­da del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. En fer­ti­li­dad se es­tá com­bi­nan­do, y mu­chos cen­tros de fer­ti­li­za­ción tie- nen mé­di­cos de acu­pun­tu­ra». Es un com­ple­men­to, por­que «la me­di­ci­na hos­pi­ta­la­ria es ne­ce­sa­ria, y cuan­do hay un con­flic­to im­por­tan­te ol­ví­da­te de la acu­pun­tu­ra. Ahí ne­ce­si­ta­mos a los servicios hos­pi­ta­la­rios oc­ci­den­ta­les».

La in­te­gra­ción es un pro­ce­so len­to, pe­ro en lu­ga­res co­mo Ca­ta­lu­ña ya exis­te un pro­yec­to pa­ra ha­cer un hos­pi­tal de me­di­ci­na chi­na que se po­dría in­cluir en las pres­ta­cio­nes de la sa­ni­dad pú­bli­ca. «En Ma­drid tam­bién hay mu­chos mo­vi­mien­tos —ase­gu­ra Mar­cu­ño—; en Ga­li­cia de mo­men­to me­nos, pe­ro yo aquí ten­go mu­chos mé­di­cos de la se­gu­ri­dad so­cial que vie­nen a for­mar­se pa­ra apren­der téc­ni­cas y uti­li­zar la acu­pun­tu­ra en cen­tros sa­ni­ta­rios».

¿Se pue­de en­ton­ces de­cir que la acu­pun­tu­ra cu­ra? «Nin­gu­na me­di­ci­na lle­ga en reali­dad a cu­rar. Lo que ha­ce cual­quier me­di­ci­na es po­ner el cuer­po en una dis­po­si­ción de or­den or­gá­ni­co, fun­cio­nal y me­ta­bó­li­co; pa­ra que sea la pro­pia bio­lo­gía ca­paz de re­sol­ver los con­flic­tos, y la acu­pun­tu­ra es una téc­ni­ca mé­di­ca que cum­ple con esa fun­ción per­fec­ta­men­te».

Un ejem­plo del fun­cio­na­mien­to de la me­di­ci­na chi­na pa­ra pre­ve­nir ma­les ma­yo­res: «Una ma­la di­ges­tión, por ejem­plo, im­pli­ca con el tiem­po una ma­la nu­tri­ción y pér­di­da de ca­li­dad de vi­da. El cuer­po ten­drá ten­den­cia al en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y a la de­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar. La acu­pun­tu­ra re­gu­la la di­ges­tión, ayu­da al es­tó­ma­go a fun­cio­nar bien y la sa­lud se re­cu­pe­ra».

El 50 por cien­to de la con­sul­tas son por es­trés, pro­ble­mas emo­cio­na­les o di­ges­ti­vos por ner­vios»

FO­TO: M. MORALEJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.