En por­ta­da.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR PRISCILA GUILAYN / FO­TO­GRA­FÍAS: CAR­LOS CARRIÓN

Las agre­sio­nes a pro­fe­so­res se dis­pa­ran alar­man­te­men­te en nues­tro país. ¿Qué es­tá pa­san­do? Los pro­pios do­cen­tes, muy preo­cu­pa­dos, nos dan las cla­ves.

La vio­len­cia con­tra pro­fe­so­res au­men­ta en Es­pa­ña de for­ma alar­man­te. Los do­cen­tes es­tán preo­cu­pa­dos, pe­ro se que­jan de que na­die más parece es­tar­lo. De­nun­cian agre­sio­nes, ame­na­zas, aco­so y pér­di­da cre­cien­te de au­to­ri­dad an­te pa­dres y alum­nos mien­tras se pre­gun­tan: «¿qué ti­po de sociedad es­ta­mos cons­tru­yen­do?».

xa­ge­ra­cio­nes? En ab­so­lu­to. Es la vi­da mis­ma. Y to­do ello en Es­pa­ña, un país don­de se de­tec­ta un alar­man­te au­men­to de las agre­sio­nes a pro­fe­so­res. «Con los años se ha ido per­dien­do la no­ción de au­to­ri­dad –ad­vier­te Jesús Ni­ño, coor­di­na­dor ge­ne­ral del De­fen­sor del Pro­fe­sor–. An­tes, el do­cen­te era res­pe­ta­do, de­ma­sia­do qui­zá, pe­ro he­mos pa­sa­do al ex­tre­mo con­tra­rio». Así lo de­mues­tran las ci­fras de es­te ser­vi­cio de aten­ción a maes­tros crea­do por ANPE, sin­di­ca­to ma­yo­ri­ta­rio en el ám­bi­to de la en­se­ñan­za. De las 2249 lla­ma­das de edu­ca­do­res re­ci­bi­das el cur­so pa­sa­do por los de­fen­so­res del pro­fe­sor de las dis­tin­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, el 12 por cien­to re­la­ta­ron agre­sio­nes fí­si­cas y ame­na­zas por par­te de sus alum­nos, cua­tro ve­ces más que el año an­te­rior. «Al­gu­nos do­cen­tes que acu­den a nosotros lle­gan des­tro­za­dos. Al igual que las víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro, a ve­ces pien­san que la cul­pa la tie­nen ellos», ilus­tra Te­re­sa Her­nán­dez, de­fen­so­ra del pro­fe­sor de Ara­gón. Des­de An­da­lu­cía, su ho­mó­lo­ga Cha­ro Si­gue­ro des­cri­be un pa­no­ra­ma si­mi­lar. «Mu­chos se po­nen a llo­rar –cuen­ta–. Al­gu­nos es­tán de ba­ja mé­di­ca, con de­pre­sión y an­sie­dad y lla­man pa­ra desaho­gar­se, ne­ce­si­tan apo­yo. Otros quie­ren de­nun­ciar y pi­den ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co». Bus­can, en su­ma, lo que en mu­chos ca­sos no re­ci­ben de sus res­pec­ti­vos go­bier­nos au­to­nó­mi­cos. «Es una asis­ten­cia que de­be­ría dar la Ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro no lo ha­ce –sos­tie­ne Laura Se­que­ra, de­fen­so­ra en Madrid–. En los úl­ti­mos años he­mos vis­to me­jo­ras, pe­ro fal­ta mu­cho por ha­cer». Por ejem­plo, al­gu­nas con­se­je­rías de Edu­ca­ción, co­mo la de Madrid, ni si­quie­ra lle­van un re­gis­tro de agre­sio­nes a pro­fe­so­res. «Pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de con­vi­ven­cia es fun­da­men­tal sa­car­los a la luz, re­co­no­cer que es­tas agre­sio­nes no son ca­sos ais­la­dos. Ocul­tar­las no re­suel­ve na­da», sub­ra­ya el coor­di­na­dor de ANPE, Jesús Ni­ño, de­fen­sor, ade­más, en Cas­ti­lla y León. La Con­se­je­ría de Edu­ca­ción de es­ta co­mu­ni­dad, por cier­to, apro­bó ha­ce un mes un ser­vi­cio de aten­ción psi­co­ló­gi­ca gra­tui­ta pa­ra pro­fe­so­res agre­di­dos. Se tra­ta de do­cen­tes co­mo la pro­fe­so­ra ma­dri­le­ña de la ESO que fue fo­to­gra­fia­da aga­chán­do­se a co­ger una ti­za. «Se mo­fa­ron de ella en re­des so­cia­les y se que­dó muy afec­ta­da cuan­do se en­te­ró», cuen­ta la de­fen­so­ra ma­dri­le­ña. «Esos ví­deos en Youtu­be –ad­vier­te su co­le­ga en Ara­gón– con alum­nos que no le de­jan al do­cen­te dar cla­se, que le ti­ran co­sas o em­pie­zan a mo­ver si­llas y me­sas has­ta que el maes­tro pier­de los pa­pe­les son más fre­cuen­tes de lo que se ima­gi­na».

MÓ­VI­LES EN LAS AU­LAS.

En Fran­cia, mien­tras tan­to, el Go­bierno de Em­ma­nuel Ma­cron va a prohi­bir el pró­xi­mo cur­so que los alum­nos de pri­ma­ria y se­cun­da­ria ac­ce­dan con mó­vi­les a los cen­tros edu­ca­ti­vos. Una me­di­da que, de apli­car­se en Es­pa­ña –creen mu­chos pro­fe­so­res–, evi­ta­ría nu­me­ro­sos pro­ble­mas. En nues­tro país los ni­ños a par­tir de diez años sue­len lle­var sus te­lé­fo­nos al co­le­gio, aun­que en cla­se de­ben es­tar apa­ga­dos y en la mo­chi­la. «In­ter­vie­ne en­ton­ces la pi­ca­res­ca de los es­tu­dian­tes –ob­ser­va la de­fen­so­ra an­da­lu­za–. Si el maes­tro los pi­lla, se les sue­le re­ti­rar y los pa­dres han de ir al cen­tro a re­cu­pe­rar­lo. La cues­tión es que los alum­nos pue­den po­ner­se muy agre­si­vos». An­te si­tua­cio­nes de es­te ti­po, lo pri­me­ro es in­for­mar a la di­rec­ción del cen­tro y des­pués

de­nun­ciar, pa­ra que la Uni­dad de De­li­tos Tec­no­ló­gi­cos de la Po­li­cía y la Fis­ca­lía de Me­no­res obli­guen a re­ti­rar la ima­gen, aun­que to­do se com­pli­ca si ya se ha he­cho vi­ral. De­nun­ciar, sin em­bar­go, no re­sul­ta tan sen­ci­llo pa­ra mu­chos do­cen­tes. «Sa­les de cla­se y te di­ces que solo ha si­do un día ma­lo», ilus­tra Te­re­sa Her­nán­dez des­de Ara­gón. «De­nun­cian so­la­men­te en si­tua­cio­nes ex­tre­mas –aña­de Pi­lar Sánchez, de­fen­so­ra en Cas­ti­llala Man­cha–. Pe­ro no hay que es­pe­rar. Hay que ha­cer­lo a la pri­me­ra, pa­ra que se cor­te de raíz». Sánchez ha­bla con co­no­ci­mien­to de cau­sa. Ha­ce ca­si una dé­ca­da fue pa­tea­da por un alumno de ocho años, en tercero de pri­ma­ria, que se ne­ga­ba a ha­cer las ta­reas. «Se lo sus­pen­dió por tres días –re­me­mo­ra–. El ni­ño vol­vió co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do na­da y así reac­cio­né yo tam­bién. Hay que in­ten­tar que to­do sea lo más nor­mal po­si­ble. No hay que es­tar re­cor­dan­do ni re­cri­mi­nan­do, por­que ya ha re­ci­bi­do su cas­ti­go y se le hi­zo en­ten­der que no se pue­de ac­tuar así, que to­dos los ac­tos tie­nen su con­se­cuen­cia y que no se pue­de re­pe­tir».

mo­da re­co­ger fir­mas con­tra maes­tros –cuen­ta Vi­cen­te Oc­ta­vio Fe­rrís, de­fen­sor en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na–. Los pa­dres se or­ga­ni­zan a tra­vés de What­sapp, ha­cen un es­cri­to y lle­van la denuncia a la Ins­pec­ción. Mu­chas ve­ces sin que el do­cen­te se­pa si­quie­ra que al­go no va bien». Es­tos mo­vi­mien­tos se ini­cian con un in­ter­cam­bio de que­jas. «Co­mo ma­dre, he aban­do­na­do gru­pos de What­sapp al ver a pa­dres in­sul­tar a una do­cen­te, cues­tio­nan­do su ma­ne­ra de dar cla­se y lan­zan­do fra­ses co­mo: 'Se­rá lo úl­ti­mo que ha­ga' –re­ve­la la ara­go­ne­sa Te­re­sa Her­nán­dez–. A ve­ces el pro­fe­sor no lo ha­ce bien, pe­ro What­sapp no es el me­dio pa­ra so­lu­cio­nar­lo». Lo pri­me­ro se­ría trans­mi­tír­se­lo al pro­pio do­cen­te y, so­la­men­te des­pués, ha­blar con la di­rec­ción del cen­tro. «A la Ad­mi­nis­tra­ción solo se de­be re­cu­rrir si los in­ten­tos an­te­rio­res no han fun­cio­na­do», di­ce.

LOS PA­DRES 'PE­SA­DI­LLA'.

Las que­jas, en to­do ca­so, no siem­pre son ob­je­ti­vas. Un des­pis­te del ni­ño con su ma­te­rial, sin ir más le­jos, pue­de en­cen­der la fu­ria de unos pa­dres y re­tro­ali­men­tar­se con ca­da men­sa­je in­ter­cam­bia­do en What­sapp. «No se pue­de en­trar al co­le­gio y za­ran­dear a una maes­tra por­que se ha per­di­do una cha­que­ta –ad­vier­te el va­len­ciano Fe­rrís–. Y son co­sas que pa­san. Unos pa­dres se que­jan de que el pro­fe­sor aprie­ta de­ma­sia­do, de que po­ne mu­chos de­be­res; otros, al con­tra­rio, di­cen que es de­ma­sia­do blan­do y que sus hi­jos no co­gen ni­vel y se des­mo­ti­van...». El com­por­ta­mien­to de los pa­dres ha­cia los maes­tros tie­ne un enor­me pe­so en la pe­sa­di­lla que vi­ven mu­chos do­cen­tes. El 84 por cien­to de las que­jas al De­fen­sor del Pro­fe­sor guar­dan re­la­ción con ellos. A sa­ber: aco­so y ame­na­zas, un 29 por cien­to; agre­sio­nes, el 3 por cien­to; pre­sio­nes pa­ra cam­biar la no­ta, el 8 por cien­to; acu­sa­cio­nes ca­ren­tes de fun­da­men­to, 25 por cien­to; de­nun­cias que em­pie­zan en What­sapp, 19 por cien­to... «Los pro­fe­so­res he­mos pa­sa­do de ser una fi­gu­ra re­le­van­te en la sociedad a ser un co­lec­ti­vo con po­ca im­por­tan­cia –ana­li­za Jesús Ni­ño–. En al­gu­nas fa­mi­lias se des­pres­ti­gia nues­tra la­bor y eso es ma­lo pa­ra sus pro­pios hi­jos. El do­cen­te no es­tá solo pa­ra en­se­ñar, tam­bién pa­ra edu­car en va­lo­res, res­pon­sa­bi­li­dad, com­pa­ñe­ris­mo, res­pe­to... Sin la co­la­bo­ra­ción de los pa­dres es­ta­mos per­di­dos».

LO QUE SE APREN­DE EN CA­SA.

Des­ca­li­fi­car al pro­fe­sor no es al­go ex­clu­si­vo de los gru­pos de What­sapp. «Se lo cues­tio­na en ca­sa, con los ni­ños de­lan­te. Y eso no ayu­da», re­ve­la Fe­rrís. Por no men­cio­nar las agre­sio­nes de pa­dres que pier­den el con­trol an­te sus hi­jos. «Los ni­ños sue­len re­pe­tir el mo­de­lo. Si al­go no les gus­ta, le di­cen a su tu­tor que su pa­dre le par­ti­rá la ca­ra –avi­sa Ni­ño–. Y, ojo, cuan­do crez­ca, ¿qué res­pe­to ten­drá an­te una au­to­ri­dad? Es­to tie­ne con­se­cuen­cias so­cia­les». El pro­fe­sor, con­vie­ne re­cor­dar, es por ley una au­to­ri­dad pú­bli­ca y go­za, co­mo un po­li­cía, de la pre­sun­ción de ve­ra­ci­dad, sal­vo prue­ba en sen­ti­do con­tra­rio. Las sen­ten­cias, por lo tan­to, pue­den lle­gar in­clu­so al año de cár­cel al que fue con­de­na­da una ma­dre en Ca­ta­lu­ña, en 2016, por gol­pear a una maes­tra. Solo en es­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, por ejem­plo, 14 ca­sos de agre­sio­nes y ame­na­zas a do­cen­tes aca­ba­ron en los tri­bu­na­les el año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.