Pe­que­ñas in­fa­mias

Yah­li y la on­za de cho­co­la­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

des­de que ten­go nie­tos, me he vuel­to a in­tere­sar por te­mas re­la­cio­na­dos con la edu­ca­ción. Y más aún des­de que leí Ho­mo Deus. Bre­ve his­to­ria del ma­ña­na, el es­plén­di­do (y ate­rra­dor) li­bro de Yu­val Noah Ha­ra­ri. En él se ha­bla de los desafíos que ten­drán que afron­tar las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes te­nien­do en cuen­ta la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y, so­bre to­do, el im­pa­ra­ble au­ge de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Otro de los es­tu­dio­sos del fe­nó­meno, Ant­hony Gold­bloom, ex­pli­ca los re­tos que se ave­ci­nan to­man­do co­mo ejem­plo el ca­so de su so­bri­na Yah­li, una ni­ña de tres años con una ma­dre mé­di­ca y un pa­dre abo­ga­do. Di­ce Gold­bloom que, cuan­do Yah­li lle­gue a la uni­ver­si­dad, es­tas dos pro­fe­sio­nes así co­mo mul­ti­tud de otras ha­brán cam­bia­do por com­ple­to. Se­gún es­tu­dio­sos de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, uno de ca­da dos em­pleos tal co­mo los co­no­ce­mos aho­ra se­rá lle­va­do a ca­bo por una má­qui­na. ¿Cien­cia fic­ción? No, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA). Has­ta aho­ra, la IA era ca­paz de rea­li­zar so­lo fun­cio­nes sim­ples. Co­mo cal­cu­lar el ries­go de un ban­co al otor­gar un cré­di­to o co­rre­gir un exa­men de ma­te­má­ti­cas, siem­pre que se lo do­ta­ra de la in­for­ma­ción pre­via ne­ce­sa­ria. Sin em­bar­go, al so­fis­ti­car­se ca­da vez más los pro­gra­mas y al te­ner ac­ce­so al lla­ma­do big da­ta, es de­cir, al con­jun­to de da­tos ma­si­vos so­bre cual­quier dis­ci­pli­na co­mo his­to­ria­les mé­di­cos, ju­rí­di­cos, es­ta­dís­ti­cos, et­cé­te­ra, la ca­pa­ci­dad de las má­qui­nas de pro­ce­sar da­tos las con­vier­te en imbatibles. To­me­mos el ejem­plo de un mé­di­co. Un buen of­tal­mó­lo­go tal vez pue­da ver, pon­ga­mos, que cincuenta mil ojos a lo lar­go de su ca­rre­ra; una má­qui­na, en cam­bio, lo­gra ver mi­llo­nes en so­lo un par de mi­nu­tos. Pe­ro una má­qui­na tie­ne aún más ven­ta­jas. Un mé­di­co cum­ple una jor­na­da la­bo­ral de ocho ho­ras, a una má­qui­na se la pue­de con­sul­tar las vein­ti­cua­tro ho­ras al día des­de el te­lé­fono y prác­ti­ca­men­te sin cos­te al­guno. Una má­qui­na no tie­ne cam­bios de hu­mor ni pro­ble­mas per­so­na­les ni fi­nes de se­ma­na ni ba­jas la­bo­ra­les. Y lo di­cho de un mé­di­co se pue­de ex­tra­po­lar a un abo­ga­do o a cual­quier otra pro­fe­sión que re­quie­ra un co­no­ci­mien­to pre­vio y ex­haus­ti­vo de una dis­ci­pli­na con­cre­ta, es de­cir, la enor­me ma­yo­ría de ellas. Si el ca­so es alar­man­te res­pec­to a las pro­fe­sio­nes uni­ver­si­ta­rias, el efec­to ame­na­za con ser de­vas­ta­dor en el de em­pleos de me­nor cua­li­fi­ca­ción co­mo los re­la­cio­na­dos con to­do ti­po de ser­vi­cios o los que re­quie­ren mano de obra no cua­li­fi­ca­da. Las má­qui­nas se­rán –en reali­dad ya son– me­jo­res (y por su­pues­to tam­bién más ba­ra­tas) chó­fe­res, tra­ba­ja­do­res fa­bri­les, guías tu­rís­ti­cos, et­cé­te­ra. ¿A qué se de­di­ca­rán en­ton­ces las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras si des­apa­re­cen to­dos los oficios ma­nua­les y la ma­yo­ría de las pro­fe­sio­nes tal co­mo hoy las co­no­ce­mos? ¿Qué de­be­rá es­tu­diar en­ton­ces Yah­li, de tres años, o mi nieto Jai­me, de diez, por ejem­plo? La res­pues­ta, se­gún Gold­bloom, es­tá en una on­za de cho­co­la­te. Pe­ro no en una cual­quie­ra, sino en la que guar­da­ba el in­ge­nie­ro Percy Spen­cer en el bol­si­llo de su ca­mi­sa un día de allá por 1954. Esa ma­ña­na, Spen­cer se en­con­tra­ba es­tu­dian­do el fun­cio­na­mien­to de un ra­dar y, al es­tar pa­ra­do de­lan­te de un mag­ne­trón en fun­cio­na­mien­to, no­tó de pron­to co­mo la cho­co­la­ti­na que lle­va­ba en el bol­si­llo co­men­za­ba a de­rre­tir­se. In­tri­ga­do, de­ci­dió pro­bar con un pu­ña­do de maíz y se­gun­dos des­pués co­men­za­ron a vo­lar pa­lo­mi­tas por to­da la ha­bi­ta­ción. Aca­ba­ba de in­ven­tar­se el mi­cro­on­das, al­go que ja­más po­drá ha­cer má­qui­na al­gu­na. Por­que una má­qui­na es in­ca­paz de ma­ne­jar si­tua­cio­nes con las que no se ha­ya en­fren­ta­do an­tes (re­cor­de­mos que ella 'apren­de' ma­ne­jan­do enor­mes can­ti­da­des de da­tos su­mi­nis­tra­dos pre­via­men­te). El ser hu­mano, en cam­bio, es ca­paz de co­nec­tar in­for­ma­cio­nes di­sí­mi­les –en el ca­so de Spen­cer su co­no­ci­mien­to de las ra­dia­cio­nes elec­tro­mag­né­ti­cas, con su apre­cia­ción de que es­tas pro­du­cen ca­lor rá­pi­do, al­go muy útil en la co­ci­na– pa­ra crear al­go nue­vo y re­vo­lu­cio­na­rio. ¿Qué nos en­se­ña

¿A qué se de­di­ca­rán las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras si des­apa­re­cen to­dos los oficios ma­nua­les y la ma­yo­ría de las pro­fe­sio­nes?

es­to y có­mo se pue­de apli­car a la ho­ra de que los jó­ve­nes eli­jan un ca­mino pro­fe­sio­nal? Sim­ple­men­te, es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta que las pro­fe­sio­nes con me­nos fu­tu­ro son aque­llas que re­quie­ren fun­cio­nes re­pe­ti­ti­vas. En cam­bio, las que re­quie­ran ima­gi­na­ción, crea­ción y arro­jo pa­ra atre­ver­se a sa­lir del ca­mino tri­lla­do no so­lo ten­drán éxi­to, sino que son el ver­da­de­ro fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.