VE­TE A ES­TE FIRST DA­TES

ES­TÁS HAR­TO DE SA­LIR DE NO­CHE Y NO EN­CON­TRAR PA­RE­JA... Lee con aten­ción. En un lo­cal de A Co­ru­ña van a ha­cer to­do lo po­si­ble por em­pa­re­jar a los co­ra­zo­nes so­li­ta­rios que se apun­ten a es­tas ci­tas a cie­gas. O no tan­to, por­que no te sien­tan con cual­quie­ra, e

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

UN LO­CAL GA­LLE­GO OR­GA­NI­ZA

UNA QUE­DA­DA DE SOL­TE­ROS

Se­ne­ce­si­tan hom­bres. Va­mos a ser cla­ros y di­rec­tos. Es­te lla­ma­mien­to va di­ri­gi­do es­pe­cial­men­te a ellos, que es­ca­sean en el te­ma del li­go­teo. Ellas, en cam­bio, pa­re­ce que es­tán más dis­pues­tas. So­lo hay que ver có­mo va la con­vo­ca­to­ria de es­te First Da­tes ga­lle­go; mu­je­res-19, hom­bres-2. Por lo que re­pe­ti­mos: ha­cen fal­ta chi­cos de ma­ne­ra ur­gen­te. La idea de re­pro­du­cir el for­ma­to te­le­vi­si­vo de ci­tas a cie­gas sur­gió a raíz de que unas clien­tas del Al­ma­cén, en A Co­ru­ña, le co­men­ta­ron a Jorge San­tos, uno de los pro­pie­ta­rios, la di­fi­cul­tad pa­ra en­con­trar pa­re­ja. —El mer­ca­do es­tá fa­tal, so­lo hay gais. —Es que no sa­béis bus­car, ¿por qué no os apun­táis al pro­gra­ma de la te­le? —Qué ner­vios con las cá­ma­ras, no, no, nos da mu­cha ver­güen­za. —¿Y si os lo or­ga­ni­zo yo? Y por ha­blar aho­ra él tie­ne por de­lan­te la ar­dua ta­rea de em­pa­re­jar a las 19 chi­cas, y no tan chi­cas por­que las hay de 22 años pe­ro tam­bién de 66, que ya se han apun­ta­do a las ce­nas

First Da­tes de es­te lo­cal de los Ol­mos. Así que tú, sí, tú, que llevas una tem­po­ra­da que­ján­do­te de que la co­sa es­tá muy mal, de que ya no se li­ga co­mo an­tes, que a par­tir de una edad ca­da vez es­tá más di­fí­cil en­con­trar pa­re­ja, lee con aten­ción por­que de es­tas lí­neas pue­de sa­lir tu me­dia na­ran­ja. Pa­ra par­ti­ci­par lo pri­me­ro que tie­nes que ha­cer es com­ple­tar un test de com­pa­ti­bi­li­dad. Son 14 pre­gun­tas pa­ra las que se pi­de an­te to­do sin­ce­ri­dad. No es­tás obli­ga­do a con­tes­tar a to­das. Eso sí, cuan­tas más res­pon­das y más ex­tien­das tu des­crip­ción, más op­cio­nes ten­drás de ha­cer un match.

Ellos es­tu­dian to­das las res­pues­tas, re­des so­cia­les, gus­tos, ma­nías, pe­ti­cio­nes, ex­pec­ta­ti­vas... e in­ten­tan bus­car a al­guien que coin­ci­da en­tre los par­ti­ci­pan­tes. En cuan­to ten­gan una pa­re­ja con mu­cho fee­ling (por lo me­nos so­bre pa­pel), se pon­drán en con­tac­to con ellos pa­ra co­mu­ni­car­les que su me­dia na­ran­ja pue­de es­tar cer­ca y fi­jar un día pa­ra la má­gi­ca ve­la­da. Con cua­tro o cin­co pa­re­jas ya or­ga­ni­zan una ce­na, así que, ven­ga, a re­lle­nar el cues­tio­na­rio. ¡Ha­cen fal­ta co­men­sa­les!

¿UNA SE­GUN­DA CI­TA?

El guion es si­mi­lar al del pro­gra­ma. Hay que de­jar el mó­vil y el re­loj en una ca­ji­ta en la en­tra­da. Des­pués dis­fru­tar de un cóc­tel de bien­ve­ni­da y pa­ra rom­per el hie­lo, y que el te­ma va­ya sur­gien­do ten­drán que en­fren­tar­se a va­rios jue­gos du­ran­te la ce­na. Qué pa­sa­rá, pue­de ser una gran no­che...

Es im­por­tan­te acla­rar que la ce­na no im­pli­ca com­pro­me­ter­se a na­da más que ce­nar. Se­rá al ter­mi­nar cuan­do ha­ya que con­tes­tar a la te­mi­da pre­gun­ta: «¿Te gus­ta­ría re­pe­tir es­ta ci­ta?». Si la res­pues­ta es afir­ma­ti­va, los chi­cos del Al­ma­cén les ofre­cen la opor­tu­ni­dad de con­ti­nuar la ve­la­da dis­fru­tan­do de un cóc­tel en un lu­gar más ín­ti­mo, pe­ro si di­cen que no .... no crean que es­to se ha aca­ba­do. En la plan­ta de aba­jo se or­ga­ni­za una es­pe­cie de jue­go re­vuel­to, un re­bum­bio pa­ra en­ten­der­nos, con to­das aque­llas pa­re­jas que no han cua­ja­do a pri­me­ra vis­ta. Y a lo me­jor en una se­gun­da vuel­ta, y en­tre co­pa y co­pa, por­que es­tán in­vi­ta­dos a la pri­me­ra, pue­de sur­gir al­go. Así que si du­ran­te la ce­na ya ves que de tu me­sa no sal­drá na­da bueno, echa un ojo al res­to por­que pue­de que la no­che no es­té per­di­da.

«Son ci­tas a cie­gas co­mo en el pro­gra­ma, pe­ro nun­ca ha­bía­mos vis­to na­da así en un lo­cal. Se han he­cho las tí­pi­cas de co­no­cer a al­guien, a los cin­co mi­nu­tos a otra per­so­na, y así va­rias ron­das pa­ra de­ci­dir al fi­nal, pe­ro es­to es más no­ve­do­so», ex­pli­ca Jorge. Lle­van ya unos días con la con­vo­ca­to­ria abier­ta y has­ta aho­ra la ba­lan­za se in­cli­na cla­ra­men­te ha­cia el la­do fe­me­nino. De he­cho, las que ya es­tán apun­ta­das se es­tán em­pe­zan­do a po­ner un po­co ner­vio­sas. «‘¿Qué pa­sa que no en­cuen­tras a na­die pa­ra mí?’ me han lle­ga­do a de­cir. Qué va, ese no es el pro­ble­ma, es que no hay per­so­nas con las que com­pa­rar afinidades», ex­pli­ca.

No hay lí­mi­te de edad, ni de orien­ta­ción se­xual... el úni­co re­qui­si­to es te­ner ga­nas de co­no­cer gen­te y pa­sár­se­lo bien, lo que ven­ga des­pués del pos­tre ya co­rre por cuen­ta de los in­tere­sa­dos. Aun­que por fa­vor cuén­ten­se­lo al YES, que tam­bién te­ne­mos alma de Cu­pi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.