En es­tos lo­ca­les no en­gor­da­rás un gra­mo

TO­CA OPE­RA­CIÓN BI­KI­NI, pe­ro no es­tá re­ñi­da con ir­se a co­mer de res­tau­ran­te. Nos sen­ta­mos en al­gu­nos de los lo­ca­les más healthy, y cum­plen lo que pro­me­ten: una bue­na di­ges­tión.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - LOCALES - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA

Que no te pi­lle el to­ro, por­que ya ha lle­ga­do el mo­men­to de cui­dar­se un po­co an­tes de em­pe­zar con el maratón de ca­ñas y te­rra­zas. Ojo, que no se tra­ta de de­jar de dar­se ho­me­na­jes, sino de ele­gir bien adón­de ir a co­mer. Nos va­mos de ru­ta healthy en bus­ca de un menú va­ria­do, pe­ro siem­pre muy sano. Y em­pe­za­mos con un local que ya lle­va es­ta fi­lo­so­fía en el nom­bre.

CO­MER SANO ES UN AR­TE

Lo de Ar­te­Sa­na es la cocina sa­lu­da­ble.ble. «Se co­mes co­rrec­ta­men­te ne­ce­si­ta­rás pou­co mé­di­co», avan­za ya Ál­va­ro Pé­rez, que no po­ne tan­to el foco en el qué co­mo en el có­mo: «O mes­mo prato po­de ser ou non san po­lo modo de co­ci­ña­lo. Non por co­mer só ve­xe­tais imos ser máis sans. O no­so non é un menú de ré­xi­me, se­nón un pra­cer san. Ofre­ce­mos un­ha pro­pos­ta real, na­tu­ral, fres­ca e sin­ce­ra». To­do em­pie­za por la se­lec­ción de ma­te­rias pri­mas —fres­cas y de pri­me­ra ca­li­dad— y una bue­na eje­cu­ción en los fo­go­nes. «Ás ve­ces o pei­xei­ro ou o car­ni­cei­ro chá­man­me quis­qui­llo­so, pe­ro des­pois ve­ñen coa súa se­ño­ra ou ma­ri­do, que é o im­por­tan­te», co­men­ta el res­pon­sa­ble de es­te local que tie­ne seis años de tra­yec­to­ria y en el que el ti­que me­dio es­tá en­tre los 20 y los 25 eu­ros. Eso sí, si quie­res pro­bar­lo más te va­le re­ser­var —«é acon­se­lla­ble»—, di­ce en­tre ri­sas Ál­va­ro, ya que tie­ne un afo­ro de trein­ta clien­tes más la zo­na de ba­rra. Aun­que ape­nas en­con­tra­mos fri­tos en su car­ta, él nos ha­bla del «fri­to per­fec­to» y nos ha­ce un par de re­co­men­da­cio­nes, sus fish and chips («un tram­pan­to­llo, pe­ro de mer­lu­za fri­ti­da cun­ha hi­dró­li­se pa­ra que que­de subs­tan­cio­sa e co­cén­doa co seu pro­pio zu­me den- tro do no­so re­bo­za­do») y unas sor­pren­den­tes cro­que­tas de cho­co­la­te de pos­tre. Las me­nes­tras de ver­du­ras y las es­ca­li­va­das es­tán en­tre sus es­pe­cia­li­da­des, y su úl­ti­ma in­cor­po­ra­ción a la car­ta es la sar­di­na pre­mium ahu­ma­da en ver­sión tos­ta con pan ar­te­sano. Y de lu­nes a vier­nes pue­des pe­dir el menú del día de 12 eu­ros con el que, pro­me­ten, co­me­rás sano en me­nos de una ho­ra.

UN MENÚ PA­RA CA­MI­NAR

Se­gui­mos nues­tro ca­mino y nos en­con­tra­mos con el de San­tia­go. En la ru­ta por­tu­gue­sa pa­ra­mos en el al­ber­gue Ideas Pe­re­gri­nas, que es­tá a tan so­lo 40 pa­sos de la ca­te­dral de Tui. Allí Mónica y Sil­va­na Cri­sos­to­mo dan de co­mer a mu­chos de los pe­re­gri­nos que ha­cen un al­to en su an­dan­za pa­ra re­po­ner fuer­zas, y pa­ra ello di­se­ña­ron una car­ta de co­mi­da healthy que atrae tam­bién a mu­chos ve­ci­nos de la zo­na que no quie­ren vol­ver ro­dan­do a tra­ba­jar.

Es­tas dos her­ma­nas son unas apa­sio­na­das del Ca­mino, por eso una y otra de­ja­ron sus tra­ba­jos pa­ra lan­zar­se ha­ce dos años con su hos­tel. Una apues­ta ga­na­do­ra, a juz­gar por lo bien que les va. «Si te­ne­mos que des­ta­car un pla­to, te­ne­mos que men­cio­nar nues­tra em­pa­na­da de es­pel­ta in­te­gral con al­gas de Por­to­muí­ño», se­ña­la Mónica, que aña­de que tam­bién son muy co­no­ci­dos sus sánd­wi­ches y bo­ca­tas con pan de chía y re­lle­nos tan en­xe­bres co­mo el la­cón o el que­so de te­ti­lla. Pa­ra re­gar­los, ha­cen zu­mos re­cu­pe­ra­do­res co­mo el Red, que lle­va re­mo­la­cha, o el ca­fé eco­ló­gi­co. Y no ol­vi­de­mos los pos­tres, en­tre los que nos men­cio­nan su ca­ke ve­gano o el brow­nie de té ver­de ja­po­nés. «No to­do lo que te­ne­mos es eco­ló­gi­co, pe­ro sí que es de cer­ca­nía», apun­tan. A ma- yo­res de su car­ta sa­lu­da­ble, de lu­nes a sá­ba­do ela­bo­ran un menú del día di­fe­ren­te con be­bi­da, pos­tre y ca­fé por 9 eu­ros. Y a ca­mi­nar.

OR­GÁ­NI­CO Y SIN GLU­TEN

Se­gui­mos por la zo­na y ba­ja­mos has­ta Vi­go. Allí nos re­ci­ben en el Amo­do, que abrió ha­ce año y me­dio co­mo el pri­mer res­tau­ran­te cien por cien or­gá­ni­co de Ga­li­cia y sin glu­ten. Aquí sí que no en­con­tra­mos un fri­to ni de ca­sua­li­dad, por­que has­ta las cro­que­tas son al horno «y no lle­va le­che ni la be­cha­mel, es to­do ve­ge­tal», cuen­ta Án­gel El­vi­ra. Tam­po­co co­rre­rás el ries­go de que te tuer­za la di­ges­tión nin­gu­na in­to­le­ran­cia. «No tra­ba­ja­mos con tó­xi­cos, es to­do eco­ló­gi­co y sin azú­car, sin glu­ten ni le­che de va­ca por- que ha­ce­mos no­so­tros una ve­ge­tal», in­di­ca el due­ño, que aña­de que tam­bién ha­cen su pro­pio pan sin glu­ten ni adi­ti­vos quí­mi­cos, igual que los ba­ti­dos y los zu­mos ver­des. En el Amo­do no en­con­tra­rás ab­so­lu­ta­men­te na­da pro­ce­sa­do ni en­va­sa­do. «El mé­ri­to es­tá en que qui­tán­do­le el azú­car y el glu­ten a un brow­nie o a un coulant, si­gan sien­do sa­bro­sos», in­di­ca el res­pon­sa­ble. ¿Pe­ro có­mo los en­dul­zan? «Uti­li­za­mos ste­via, dá­ti­les, pa­sas, plá­ta­nos... to­do sin sa­ca­ro­sa», in­di­ca el res­pon­sa­ble, que nos lan­za un reto: «Lo que ten­ga una eti­que­ta y es­té en­vuel­to, no lo com­pres». Es­ta es la fi­lo­so­fía que él y su mu­jer, Ma­ría del Mar, im­pri­mie­ron al res­tau­ran­te. Ella tie­ne in­to­le­ran­cia al glu­ten, y eso fue lo que la ani­mó a ofre­cer to­do aque­llo de lo que no po­día dis­fru­tar en nin­gún local. «So­mos del mo­vi-

mien­to slow­food, lo com­pra­mos to­do cer­ca y de for­ma cer­ti­fi­ca­da... En eso so­mos muy ta­li­ba­nes», re­co­no­ce Án­gel, que nos re­ve­la que en su cocina no hay mi­cro­on­das ni frei­do­ras. Y la sal que se uti­li­za, siem­pre ma­ri­na, es mí­ni­ma. Por no ha­ber, no hay ni un so­lo re­fres­co con gas de mar­ca co­mer­cial —«las li­mo­na­das o las na­ran­ja­das tam­bién son nues­tras»—, aun­que sí ven­den una cer­ve­za eco­ló­gi­ca sin glu­ten que im­por­tan de Bél­gi­ca y que tam­bién es de ba­rril (el sue­ño de cual­quier ce­lía­co es po­der be­ber­se una ca­ña). In­clu­so ofre­cen vi­nos na­tu­ra­les y ve­ga­nos, sin pro­teí­na ani­mal. El agua es de ós­mo­sis in­ver­sa, fil­tra­da por ellos mis­mos, más sa­na, in­di­can, que la mi­ne­ral. Si ya es­tás pensando en ir, más te va­le re­ser­var. Y no creas que te vas a de­jar el suel­do. El menú de­gus­ta­ción pa­ra dos per­so­nas es de 35 eu­ros y el menú del día, con dos pla­tos, ca­fé, be­bi­da y pan, de 13,50. Y más sano, im­po­si­ble.

A LA BRA­SA Y NA­TU­RAL

Ter­mi­na­mos en un local don­de la bra­sa lo ha­ce to­do y en el que tam­po­co en­con­tra­rás fri­tos más allá de las cro­que­tas y las pa­ta­tas pa­ja con las que acom­pa­ñan al­gún pla­to. Y es que la cocina de La Es­con­di­ta, en A Co­ru­ña, es re­co­no­ci­ble por ese to­que ahu­ma­do que da la lí­nea de en­ci­na de sus bra­sas. Su es­pe­cia­li­dad son los pes­ca­dos, de lon­ja. Pa­ra muestra, los dos pe­da­zo de ejem­pla­res que nos mues­tran en la fo­to an­tes de pre­pa­rar­los. Tam­po­co se que­dan atrás con las pa­rri­lla­das de car­ne de va­ca ga­lle­ga, de po­llo, la pa­le­ti­lla o el co­chi­ni­llo, y aña­den cons­tan­te­men­te pro­duc­tos de tem­po­ra­da —«aho­ra te­ne­mos al­ca­cho­fas y es­pá­rra­gos blan­cos con ma­yo­ne­sa de azahar», ma­ti­za Ós­car Mi­ra­nie­to, uno de los dos so­cios del local jun­to con Ós­car Asen­sio—. No fal­tan las en­sa­la­das, las es­ca­li­va­das, los me­ji­llo­nes, los ber­be­re­chos o el atún ma­ri­na­do. «Aquí ab­so­lu­ta­men­te to­do va a la bra­sa, has­ta cal­do te­ne­mos he­cho. Hay pos­tres que tam­bién se ha­cen así, co­mo la tar­ta de que­so man­che­ga», in­di­ca Ós­car, que ad­vier­te de que es di­fí­cil en­con­trar­se con si­tio a la pri­me­ra un fin de semana. «Den­tro te­ne­mos ca­pa­ci­dad pa­ra 34 per­so­nas, pe­ro aho­ra con el buen tiem­po en la te­rra­za ca­ben 20 o 22 per­so­nas más», ase­gu­ra. El ti­que me­dio en La Es­con­di­ta se si­túa en­tre los 25 y los 35 eu­ros a ex­cep­ción de la lu­bi­na, que la en­con­tra­mos a 52 eu­ros el ki­lo. Bien los va­le si el co­mer así de bien evi­ta que el ki­lo lo ga­nes tú.

FO­TO: M. MORALEJO

FO­TO: ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

FO­TO: ÁN­GEL MAN­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.