“Apro­ve­cho pa­ra pin­tar don­de no me de­jan”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE GENTE - TEX­TO: PA­TRI­CIA GAR­CÍA

¿Qué ha­rías si tu­vie­ras un par de se­ma­nas pa­ra ti so­lo? Ese es el tiem­po que ten­drá Fer­nan­do Pe­rei­ra es­te ve­rano. Por­que es­te co­ru­ñés se que­da de Ro­drí­guez a fi­na­les de ju­lio. «Mi mujer y sus her­ma­nas or­ga­ni­za­ron una es­ca­pa­da a Mu­ros sin maridos, así que yo me que­dé en A Co­ru­ña so­lo», ex­pli­ca. ¿Y qué fue lo pri­me­ro que hi­zo Fer­nan­do? «Pin­tar mu­cho, pe­ro, so­bre to­do, ha­cer­lo… ¡Don­de ha­bi­tual­men­te no me de­jan!», cuen­ta con una son­ri­sa. Vein­ti­cua­tro ho­ras al día pa­ra uno mis­mo es mu­cho tiem­po. Así es có­mo las pa­sa Fer­nan­do: «Apro­ve­cho es­te tiem­po pa­ra ir a an­dar en bi­ci. Cuan­do me le­van­to me gus­ta dar una vuel­ta por el pa­seo y pe­gar­me un buen cha­pu­zón en el mar. Es una go­za­da em­pe­zar las ma­ña­nas así. Des­pués del pa­seo, ya me plan­teo có­mo va a ser el día», cuen­ta re­la­ja­do y subido a su bi­ci­cle­ta de al­qui­ler, en pleno pe­río­do de Ro­drí­guez.

En ca­sa, y aún en­ci­ma en ve­rano, Fer­nan­do se sien­te co­mo un ni­ño. «Cuan­do abres la puer­ta tie­nes la mis­ma sen­sa­ción que cuan­do eras jo­ven y tus pa­dres te de­ja­ban so­lo un fin de se­ma­na. Pien­sas: ‘¡Ten­go la ca­sa pa­ra mí!’», bro­mea. Pa­ra es­te pin­tor, la vi­da de Ro­drí­guez es co­mo una can­ción del dis­co

El mu­ro de Pink Floyd: «Hay una can­ción que en la le­tra cuen­ta la his­to­ria de un ni­ño que di­ce: ‘¿Hay al­guien en ca­sa?’ y al ver que no con­tes­ta na­die ex­cla­ma ‘Wow, es­toy so­lo, ¡qué bien!’. Y así es un po­co co­mo me sien­to», apun­ta Fer­nan­do. Más pe­que­ños ca­pri­chos sin im­por­tan­cia de la vi­da de Ro­drí­guez: «Me gus­ta mu­cho es­cu­char mú­si­ca y apro­ve­cho pa­ra po­ner­la un po­co más al­to de lo ha­bi­tual, ¡pe­ro so­lo un po­co!», con­fie­sa. En el sa­lón de su ca­sa tie­ne una es­tan­te­ría enor­me de vi­ni­los. En su co­lec­ción hay más de 10.000 dis­cos de rock, punk… Clá­si­cos co­mo los Ro­lling Sto­ne o The Beatles, «pe­ro tam­bién mu­cha mú­si­ca nue­va por­que si­go com­pran­do», apun­ta. Ca­da uno de los dis­cos tie­ne su es­pa­cio, ocu­pa un lu­gar con­cre­to. Las co­sas cam­bian cuan­do Fer­nan­do es­tá de Ro­drí­guez: «Los voy sa­can­do pa­ra ele­gir can­cio­nes y des­pués… No vuel­ven a su si­tio. Es una pe­que­ña li­cen­cia que me per­mi­to», son­ríe. El tiem­po libre le sir­ve pa­ra pre­pa­rar el con­cier­to que es­tá or­ga­ni­zan­do en San­tia­go pa­ra el 21 de sep­tiem­bre. «Siem­pre ha­go una se­sión anual y apro­ve­cho es­te tiem­po que es­toy so­lo pa­ra vol­ver a es­cu­char los dis­cos, ele­gir las can­cio­nes que voy a po­ner… Al fi­nal me lle­va bas­tan­te tiem­po, así que al es­tar so­lo apro­ve­cho me­jor los días pa­ra de­jar­lo to­do lis­to».

En la cocina, Fer­nan­do apli­ca las mis­mas re­glas. «Co­cino y pien­so: ‘Ya re­co­ge­ré un po­qui­to más tar­de». No es la pri­me­ra vez que se que­da so­lo en ca­sa. Así que sa­be que los minutos de des­cuen­to son im­por­tan­tes pa­ra de­jar­lo to­do en or­den. «Cuan­do aca­bo mi pe­río­do de Ro­drí­guez ten­go que or­ga­ni­zar un za­fa­rran­cho de lim­pie­za pa­ra de­jar­lo to­do im­pe­ca­ble. A ve­ces pien­so: ‘¿Có­mo voy a arre­glar to­do es­to?’, pe­ro siem­pre se so­lu­cio­na». Co­mo Ma­cau­lay Cul­kin en So­lo en ca­sa, pe­ro sin la­dro­nes a los que po­ner trampas.

REENCUENTROS CON AMI­GOS

Pe­ro su tiem­po de Ro­drí­guez tam­bién le sir­ve pa­ra re­en­con­trar­se con vie­jos ami­gos. «Ten­go un pe­que­ño gru­po de tres o cua­tro ami­gos que tam­bién se que­da­ron de Ro­drí­guez es­te ve­rano y que, co­mo ha­bi­tual­men­te a lo me­jor nos re­sul­ta más di­fí­cil ver­nos por­que ca­da uno tie­ne su vi­da, apro­ve­cha­mos es­tos mo­men­tos que es­ta­mos so­los pa­ra que­dar», cuen­ta Fer­nan­do. «Por ejem­plo, es­tos días que se ce­le­bra­ron los con­cier­tos del No­roes­te en A Co­ru­ña apro­ve­ché pa­ra ba­jar y que­dar con gen­te que ha­cía tiem­po que no veía».

Lo me­jor, se­gún Fer­nan­do, es «que cuan­do es­tás so­lo sur­gen pla­nes im­pro­vi­sa­dos». «Es­tás en ca­sa y a lo me­jor te lle­ga un men­sa­je de un ami­go: ‘¿Ba­jas a pi­car al­go?’ Y te apun­tas», cuen­ta Fer­nan­do. Pe­ro, aun­que es­tas «pe­que­ñas va­ca­cio­nes» pa­ra Fer­nan­do es­tán muy bien, tam­bién echa de me­nos su ru­ti­na ha­bi­tual: «Cuan­do es­tás so­lo ha­ces más vi­da in­de­pen­dien­te, co­mes fue­ra de ca­sa, pe­ro al fi­nal es­tás desean­do que se aca­be el pe­río­do de Ro­drí­guez, es­tar de nue­vo con tu mujer y vol­ver a la vi­da dia­ria».

FO­TO: NU­RIA CAN­CE­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.