Lo que su­ce­de en la ha­bi­ta­ción de un ho­tel

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - IQUE CO SAS! -

la gen­te se la co­no­ce muy bien en los ho­te­les. En esos lu­ga­res se pro­du­ce una cau­ti­va­do­ra sus­pen­sión pro­gra­ma­da de la ru­ti­na do­més­ti­ca sin que se pier­da la sen­sa­ción de es­tar en ca­sa. En los ho­te­les se per­pe­tran los ac­tos más ín­ti­mos con el re­lax de sen­tir­nos so­los pe­ro con el ser­vi­cio de ha­bi­ta­cio­nes en la me­si­lla. En los ho­te­les se duer­me, se co­me, se for­ni­ca y se mue­re. De he­cho hay to­do un ca­tá­lo­go de óbi­tos ilus­tres so­bre las ca­mas de un Hil­ton. Uno de los úl­ti­mos fue el de Rita Bar­be­rá, que aban­do­nó la vi­da en la ha­bi­ta­ción 315 del Vi­lla Real en un ac­to de cohe­ren­cia pos­tre­ra tras una bio­gra­fía atro­pe­lla­da. A al­gu­nas exis­ten­cias no les pe­ga des­pe­dir­se en ca­sa ro­dea­dos de los su­yos. Whit­ney Hous­ton se fue en el Be­verly Hil­ton de Los Án­ge­les y John Be­lus­hi en el bun­ga­ló nú­me­ro 3 del Cha­teau Mar­mont, la de­ca­den­te me­ca hos­te­le­ra de to­do Holly­wood, un au­tén­ti­co par­que te­má­ti­co de las ex­tra­va­gan­cias vi­ta­les de las es­tre­llas y re­si­den­cia ha­bi­tual de Ho­ward Hughes. El Mar­mont tam­bién asis­tió im­per­té­rri­to a la muer­te de Hel­mut New­ton, que pal­mó de­lan­te del ho­tel tras es­tre­llar su Ca­di­llac con­tra un mu­ro. Y en ho­te­les mu­rie­ron Ja­nis Jo­plin y Da­vid Ca­rra­di­ne. De he­cho Kung Fu su­cum­bió a una pe­li­gro­sa ru­ti­na se­xual en el Park Nai Lert de Bang­kok en la que fue la más sim­bó­li­ca de las des­pe­di­das, ca­si un es­tán­dar de un gé­ne­ro, el de las muer­tes se­xua­les en ho­te­les del mun­do. Y no me re­fie­ro a pe­ti­tes morts, sino a de­ce­sos al com­ple­to con pa­ros car­día­cos in­clui­dos tras un desaho­go car­nal mu­chas ve­ces prohi­bi­do.

Des­de la re­cep­ción de un buen ho­tel se pue­de ela­bo­rar un ca­tá­lo­go de es­pe­cí­me­nes hu­ma­nos. El es­cán­da­lo li­te­ra­rio del 17 lo pro­ta­go­ni­zó Gay Ta­le­se con El mo­tel del vo­yeur, a prio­ri un in­ven­ta­rio del com­por­ta­mien­to hu­mano, de su se­xua­li­dad y sus crí­me­nes, re­gis­tra­do por Ge­rald Foos, el es­cu­rri­di­zo pro­pie­ta­rio de un mo­tel que com­par­tió con Ta­le­se años de es­pio­na­je. Pa­ra lo que nos ocu­pa no im­por­ta mu­cho el es­cán­da­lo que su­ce­dió a la pu­bli­ca­ción tras com­pro­bar­se que, co­mo fuen­te, Foos era po­co fia­ble y con pre­dis­po­si­ción a la fá­bu­la. Lo in­tere­san­te es esa mi­ra­da so­bre los se­res hu­ma­nos des­de la mirilla ca­mu­fla­da de­trás del es­pe­jo y so­bre el mi­ni­bar.

Un bus­ca­dor de ho­te­les y apar­ta­men­tos, esas he­rra­mien­tas que son co­mo un ma­che­te en la sel­va ca­da día más ines­cru­ta­ble de la ofer­ta tu­rís­ti­ca, aca­ba de ela­bo­rar un ma­pa iden­ti­ta­rio de Eu­ro­pa a par­tir del com­por­ta­mien­to que ca­da na­cio­na­li­dad ma­ni­fies­ta tras pe­dir la lla­ve de su ha­bi­ta­ción en re­cep­ción. Era fá­cil in­tuir que los es­pa­ño­les tam­bién apli­can la picaresca en su pa­so por es­tos lu­ga­res en una de­cep­cio­nan­te desobe­dien­cia de las nor­mas que po­dría te­ner su gra­cia si no fue­se tan tra­pa­llei­ra. Los hués­pe­des es­pa­ño­les tien­den a afa­nar co­mi­da del buf­fet pa­ra in­ge­rir­la después; fu­man es­ti­lo­sa­men­te aco­da­dos en la ven­ta­na en ha­bi­ta­cio­nes en las que es­tá prohi­bi­do el ta­ba­co; ro­ban con cier­ta li­ge­re­za toa­llas y al­bor­no­ces; aban­do­nan las toa­llas en las ha­ma­cas de la pis­ci­na du­ran­te to­do el día; cue­lan a los co­le­gas en las ha­bi­ta­cio­nes y, el me­jor de to­dos los desa­cier­tos, re­lle­nan con agua las bo­te­llas de li­co­res del mi­ni-bar. A es­to al pa­re­cer se de­di­ca­ron ca­si cua­tro de ca­da diez es­pa­ño­les mo­ni­to­ri­za­dos por ho­tels­can.com pa­ra su in­ves­ti­ga­ción de­mos­có­pi­ca. Lo más in­quie­tan­te es que, en mu­chas oca­sio­nes, la re­po­si­ción tram­po­sa de whisky con agua del gri­fo no fue una reac­ción es­pon­tá­nea e im­pre­vis­ta, sino una ac­ción pla­ni­fi­ca­da con tiem­po pa­ra si­sar al ho­tel unos mi­li­li­tros de 100 Pi­pers. Qué ma­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.