El

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CUÍDATE -

TEX­TO: CLÁUDIA MO­RÁN

ve­rano es­tá to­can­do a su fin y, con él, lle­ga nues­tra preo­cu­pa­ción por des­ha­cer­nos de los ex­ce­sos que han he­cho me­lla en nues­tro cuer­po. A prio­ri, pen­sa­mos que la so­lu­ción es em­pe­zar a co­mer me­nos, pe­ro ¿sig­ni­fi­ca eso que po­de­mos sal­tar­nos las co­mi­das? «Con­tra esa creen­cia, es­tá de­mos­tra­do que exis­te una re­la­ción en­tre la ga­nan­cia de pe­so y los ho­ra­rios en los que co­me­mos», se­ña­la la nu­tri­cio­nis­ta Fá­ti­ma Blan­co.

La ex­pli­ca­ción re­si­de en el me­ta­bo­lis­mo, ya que, «cuan­do co­me­mos, el he­cho de ha­cer la di­ges­tión ac­ti­va la que­ma de ca­lo­rías». El tru­co, en es­te ca­so, no es sal­tar­se un me­nú dia­rio, sino «con­tro­lar qué es lo que co­me­mos». «Lo que no hay que ha­cer es pe­gar­se un em­pa­cho de ca­da vez. Tie­ne que ha­ber ho­ra­rios, pe­ro con un equi­li­brio», aña­de Blan­co.

Pa­ra Alejandra Rey Ra­ñal, mé­di­ca de ca­be­ce­ra y pe­dia­tra en el Cen­tro de Sa­lud San Jo­sé de A Co­ru­ña, la cla­ve prin­ci­pal, más que los ho­ra­rios, es el ba­lan­ce dia­rio to­tal de ca­lo­rías, «es de­cir, que in­gi­ra­mos me­nos de las que gas­ta­mos», aun­que re­co­no­ce que «es im­por­tan­te desa­yu­nar, ce­nar y co­mer pa­ra no acos­tum­brar­nos a co­mer en­tre ho­ras». «Con es­to con­se­gui­mos adap­tar el cuer­po pa­ra co­mer a de­ter­mi­na­da ho­ra y lle­var una in­ges­ta de ca­lo­rías dia­rias», ex­pli­ca. En el ca­so de las per­so­nas des­or­ga­ni­za­das, Rey ob­ser­va que lle­var un con­trol de los ho­ra­rios «es im­pres­cin­di­ble».

En­ton­ces, ¿es obli­ga­to­rio rea­li­zar cin­co co­mi­das al día? Se­gún Blan­co, no ne­ce­sa­ria­men­te. «Si ha­ces cua­tro tam­bién es­tá bien, pe­ro lo más im­por­tan­te es ha­cer va­rias y más o me­nos a las mis­mas ho­ras», ex­pli­ca. por la ma­ña­na». Hay gen­te que no desayuna «o pa­sa ca­si to­do el día sin co­mer, lle­ga la no­che y se pe­ga un atra­cón. Aun­que in­gi­ra­mos el mis­mo ni­vel de ca­lo­rías de siem­pre, pe­ro con­cen­tra­das to­das por la no­che, es mu­chí­si­mo peor en es­te ca­so por­que nues­tro me­ta­bo­lis­mo va más len­to», in­di­ca la ex­per­ta.

Tam­po­co ve­la­mos por nues­tra sa­lud cuan­do de­ci­di­mos sal­tar­nos la ce­na. La doc­to­ra Rey Ra­ñal sos­tie­ne que «es­te ti­po de con­duc­tas en­fo­ca­das a la pér­di­da de pe­so son to­tal­men­te erró­neas». «In­sis­ti­mos en que no exis­ten die­tas mi­la­gro», sub­ra­ya, y aña­de que «lo im­por­tan­te es con­se­guir una ad­he­ren­cia a un ti­po de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble pa­ra man­te­ner­lo en el tiem­po y evi­tar los efec­tos re­bo­te al fi­na­li­zar el pe­río­do de die­ta». Del mis­mo mo­do que hay per­so­nas que en­gor­dan al des­cua­drar los ho­ra­rios de las co­mi­das, hay otras que adel­ga­zan. Pe­ro eso, se­gún apun­ta Blan­co, si­gue sin ser bueno. «A lo me­jor es­tán per­dien­do pe­so, pe­ro no gra­sa, sino ma­sa mus­cu­lar por no es­tar co­mien­do las pro­teí­nas que de­ben co­mer». «El ob­je­ti­vo no es so­lo el pe­so, sino rea­li­zar a dia­rio una die­ta sa­lu­da­ble», afir­ma Alejandra Rey. Por ello, la doc­to­ra re­co­mien­da «con­su­mir ali­men­tos con ba­jo ín­di­ce ca­ló­ri­co, co­mo las ver­du­ras, y evi­tar los que son hi­per­ca­ló­ri­cos y pro­ce­sa­dos».

Po­nien­do el acen­to en la sa­lud, Blan­co se pre­gun­ta «por qué cui­da­mos los ho­ra­rios y el ti­po de ali­men­ta­ción de los ni­ños, pe­ro no los de los adul­tos». «La eta­pa de cre­ci­mien­to es muy im­por­tan­te, pe­ro en la edad adul­ta tam­bién lo es no per­der ma­sa mus­cu­lar y no ga­nar gra­sa».

¿Ho­ra­rios? Sí. Pe­ro la doc­to­ra re­cuer­da la fra­se de Hi­pó­cra­tes, el pa­dre de la me­di­ci­na, pro­nun­cia­da ha­ce 25 si­glos: «Que tu ali­men­to sea tu me­jor me­di­ca­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.