¡MI PE­RRO ME SU­PERA!

¿Y SI TU MAS­CO­TA FUE­SE MÁS GRAN­DE QUE TÚ Y PESASE MÁS?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ALE­XAN­DRA MAZA / A.A

¿Y SI TU MAS­CO­TA PESASE MÁS

QUE TÚ? Es­tas ne­ce­si­tan ca­mas a me­di­da y ki­los y ki­los de pien­so, pe­ro tie­nen un co­ra­zón acor­de a su ta­ma­ño. Al­gu­nos has­ta se van de te­rra­ci­tas. Tie­nen una vi­da de al­tu­ra...

Baloo no fue pre­me­di­ta­do, vino de sor­pre­sa. Te­nía cua­tro me­ses cuan­do Me­la­nia de­ci­dió aco­ger­lo. Lo en­con­tra­ron en un pue­blo, don­de los pe­rros amas­ti­na­dos sue­len uti­li­zar­se pa­ra el cam­po y pa­ra cui­dar las ca­sas. «De pe­que­ño apun­ta­ba ma­ne­ras, con cinco me­ses ya era del ta­ma­ño de un coc­ker», afir­ma. En su pi­so ya ha­bi­ta­ban otros dos pe­rros, un gal­go y un pas­tor ale­mán. «Es­ta­mos un po­co apre­ta­dos», se ríe Me­la­nia. Aun­que pa­ra ella es co­mo te­ner otro hi­jo y ya no ima­gi­na su vi­da sin él. «Baloo pe­sa al­re­de­dor de 70 ki­los y, aun­que tie­ne un mon­tón de ca­mas, tu­vi­mos que com­prar­le un col­chón en Ikea pa­ra que dur­mie­se», cuen­ta. Pe­ro des­de que Me­la­nia se que­dó em­ba­ra­za­da ha cam­bia­do de si­tio, aho­ra él duer­me a los pies de su ca­ma, «es muy pro­tec­tor con el be­bé, nos cui­da mu­cho». Lo pa­sea co­mo mí­ni­mo tres ho­ras al día y con­su­me 30 ki­los de pien­so al mes. «Cuan­do va­mos a ca­sa de mis pa­dres, ¡les co­ci­nan una po­ta de ocho ki­los de car­ne so­lo pa­ra ellos!», dice con sus­tan­cia. Co­me y mu­cho, pe­ro tam­bién lo que­ma. «Me gus­ta lle­var­le a co­rrer al mon­te y al río», de­ta­lla su due­ña. Aun­que cuan­do en­tra por la puer­ta de ca­sa to­do cam­bia: «Es muy tran­qui­lo, den­tro siem­pre es­tá tum­ba­do». Aun­que su ta­ma­ño re­sul­ta di­fí­cil de ocul­tar. «Si se acues­ta en el pa­si­llo no po­de­mos pa­sar», ase­gu­ra.

Baloo se lle­va muy bien con los otros pe­rros del par­que, aun­que im­po­ne. «Si la­dra pa­re­ce que va a ma­tar a al­guien, no tie­ne el mis­mo la­dri­do que otro pe­rro», afir­ma su due­ña. Aun­que nun­ca ha sa­ca­do los dien­tes, al­gu­nas per­so­nas no es­tán con­cien­cia­das con es­te ti­po de ani­ma­les. «Hay gen­te a la que le da un po­co de mie­do», in­di­ca. Los pe­rros no gus­tan a to­dos, pe­ro a ve­ces en­con­trar­se con un ani­mal de es­tas di­men­sio­nes im­pre­sio­na lo su­yo.

DE VIA­JE PERRUNO

«Los pe­rros vie­nen allá don­de va­mos», apun­ta Me­la­nia. An­tes la fa­mi­lia te­nía una fur­go­ne­ta pe­que­ña, pe­ro de­ci­die­ron com­prar­se una más gran­de pre­ci­sa­men­te pa­ra po­der des­pla­zar­los a ellos. «Nos los lle­va­mos de cám­ping y les en­can­ta», cuen­ta ella. Aun­que les dan mu­chas ale­grías, hay per­so­nas que no lo en­tien­den. «La gen­te me dice co­sas co­mo: ¡Si pa­re­ce un ca­ba­llo!, ¿pe­ro lo tie­nes en un pi­so?», con­fie­sa. Y aun­que los de­más opi­nen siem­pre, ella a sus gran­des pe­rros no los cam­bia por na­da.

Es­ta due­ña los pre­fie­re de gran ta­ma­ño por­que son más tran­qui­los que los pe­que­ños y, ade­más, por­que le gus­ta más el ca­rác­ter que tie­nen. «Baloo es co­mo un ca­cho­rro gran­de, te ha­ce mu­cha gra­cia por­que siem­pre es­tá ac­ci­den­ta­do», ex­pli­ca con ter­nu­ra de es­te pe­rro no­ble, ca­ri­ño­so y tran­qui­lo. Una gran­de­za con for­ma de ani­mal.

ME­LA­NIA Y BALOO

MEZ­CLA DE MAS­TÍN Cuan­do va­mos a ca­sa de mis pa­dres, le co­ci­nan una po­ta de car­ne”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.