Un pe­que­ño mun­do pa­ra gran­des per­so­nas

Ca­si 300 ma­yo­res con­vi­ven en un cen­tro in­te­gral que tie­ne ca­si to­dos los ser­vi­cios

La Voz de Galicia (A Coruña) - - A FONDO - ELI­SA ÁL­VA­REZ

Ca­si 300 ma­yo­res con­vi­ven en es­ta re­si­den­cia de Oleiros. El día arran­ca a las ocho y cuar­to, cuan­do los trabajadores de la ma­ña­na co­mien­zan a le­van­tar a los usua­rios. Al ser un cen­tro de asis­ti­dos, ocho de ca­da diez tie­nen de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo y di­fi­cul­ta­des de mo­vi­li­dad. Los que pue­den desa­yu­nan en el co­me­dor prin­ci­pal, y el res­to en plan­ta. Y arran­can las ac­ti­vi­da­des: te­ra­pia ocu­pa­cio­nal, ani­ma­ción so­cio­cul­tu­ral, fi­sio­te­ra­pia o reha­bi­li­ta­ción... «To­dos los me­ses el equi­po téc­ni­co ha­ce va­lo­ra­cio­nes pa­ra de­ter­mi­nar qué per­so­nas pue­den rea­li­zar ca­da ac­ti­vi­dad», ex­pli­ca Cons­tan­tino Pi­ñei­ro, el di­rec­tor. En te­ra­pia ocu­pa­cio­nal co­men­tan las no­ti­cias del día: la nie­ve es la no­ve­dad. «In­ten­ta­mos que in­ter­ven­gan los que tie­nen un de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo le­ve, mo­de­ra­do e in­clu­so gra­ve», di­ce la te­ra­peu­ta. ¿Qué es lo más gra­ti­fi­can­te? «Ellos», di­ce ca­si con lá­gri­mas en los ojos, co­gien­do las ma­nos a una re­si­den­te.

Aquí con­vi­ven 284 per­so­nas, ca­da una con su vi­da y su his­to­ria. Co­mo la de Jo­sé Luis Na­ya, de 75 años, spea­ker del De­por­ti­vo en Ria­zor du­ran­te 45 años: «So­lo fal­té seis ve­ces por ca­ta­rros o gri­pes». Va­rios ic­tus se­gui­dos lo obli­ga­ron a ir­se a una re­si­den­cia. Era agos­to y no ha­bía ve­ci­nos en el edi­fi­cio. Se pa­só va­rios días ti­ra­do de­ba­jo de la ca­ma. «Aho­ra los par­ti­dos los veo por te­le­vi­sión», cuen­ta.

Jo­se­fa Chas, de Iñás, lle­va on­ce años aquí: «Lé­vo­me ben ata cos xe­fes», di­ce a car­ca­ja­das. «Eu aquí pá­soo sem­pre ben, hai xen­te moi agra­da­ble. A co­mi­da, qué che vou di­cir, hai días que non me gus­ta», cuen­ta. Cons­tan­tino ad­mi­te que es una de las que­jas de los re­si­den­tes. Y eso que los pro­duc­tos son de pri­me­ra ca­li­dad e in­clu­so, aun­que la per­so­na pre­ci­se die­ta, se in­ten­ta ser fle­xi­ble: «Lo di­cen has­ta los mé­di­cos: es de los úl­ti­mos ali­cien­tes que tie­nen, por lo que el pla­cer de co­mer no se pue­de cor­tar de ma­ne­ra ra­di­cal». Co­men a las 13.30, me­rien­dan a las 17.30 y ce­nan a las 20 ho­ras. Cuan­do lle­ga el turno de noche, a las 22, los re­si­den­tes es­tán en sus ha­bi­ta­cio­nes. Es un cen­tro in­te­gral: hay pe­lu­que­ría, en­fer­me­ría, po­do­lo­gía, la­van­de­ría, ser­vi­cio de far­ma­cia e in­clu­so un pá­rro­co da mi­sa los do­min­gos. Y 261 em­plea­dos, ca­si uno por re­si­den­te. Pa­ra ha­cer que se sien­tan en su ho­gar o al me­nos no lo echen mu­cho de me­nos.

ÁN­GEL MANSO

El cen­tro pú­bli­co de Oleiros tie­ne 284 re­si­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.