Las con­se­cuen­cias del pla­gio reite­ra­do: ex­pul­sión du­ran­te un año

| El es­tu­dian­te de la USC ha­bía pre­sen­ta­do una do­ce­na de tra­ba­jos co­pia­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - - GALICIA -

Co­piar trae con­se­cuen­cias, y a ve­ces son con­se­cuen­cias gra­ves. Co­mo las que ha su­fri­do un es­tu­dian­te de la uni­ver­si­dad com­pos­te­la­na al que se le ex­ma­tri­cu­ló du­ran­te un año. Era un ca­so ex­cep­cio­nal, por­que du­ran­te dos cur­sos pre­sen­tó al mis­mo pro­fe­sor una do­ce­na de tra­ba­jos, to­dos co­pia­dos. Al­gu­nos eran al 100 % pla­gio, tan so­lo cam­bia­ba el nom­bre de quien los pre­sen­ta­ba. La úni­ca con­se­cuen­cia a la que se en­fren­ta­ba el alumno era en­ca­de­nar un sus­pen­so tras otro. El pro­fe­sor re­cu­rrió al de­ca­na­to e in­clu­so al Va­le­dor da Co­mu­ni­da­de Uni­ver­si­ta­ria pa­ra bus­car una so­lu­ción. In­clu­so en­vió un in­for­me a la se­cre­ta­ría xe­ral de la uni­ver­si­dad so­bre lo que es­ta­ba ocu­rrien­do.

Al fi­nal, se abrió un ex­pe­dien­te. Y de en­ca­de­nar sus­pen­so tras sus­pen­so el asun­to pa­só a ma­yo- res. Al es­tu­dian­te se le im­pu­so una san­ción de ex­ma­tri­cu­la­ción du­ran­te un año, es de­cir, la pér­di­da de sus de­re­chos co­mo es­tu­dian­te. En cier­to sen­ti­do, se­guía sien­do alumno de la USC, por­que era la que con­ser­va­ba su ex­pe­dien­te, pe­ro no po­día ins­cri­bir­se en nin­gu­na asig­na­tu­ra ni ir a cla­se ni exa­mi­nar­se. Ni si­quie­ra apun­tar­se a un cur­so de idio­mas o par­ti­ci­par en las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas de la ins­ti­tu­ción.

El ca­so del es­tu­dian­te era ex­cep­cio­nal por la can­ti­dad de tra­ba­jos co­pia­dos que pre­sen­tó a un mis­mo pro­fe­sor y tam­bién ha si­do ex­cep­cio­nal la san­ción im­pues­ta, por­que lo más ha­bi­tual es que el do­cen­te ad­vier­ta al alumno y le dé otra opor­tu­ni­dad o que lo sus­pen­da. Los de­ca­nos han pe­di­do des­de ha­ce años la im­plan­ta­ción de una nor­ma es­pe­cí­fi­ca y cla­ra de có­mo ac­tuar an­te es­tas si­tua­cio­nes, ya que el pro­ce­di­mien­to que se si­guió con es­te alumno se ri­ge por una nor­ma­ti­va de 1954. Se tra­ta del ré­gi­men dis­ci­pli­na­rio que to­da­vía es­tá vi­gen­te en las uni­ver­si­da­des y que, en­tre otras co­sas, ca­li­fi­ca co­mo in­frac­cio­nes le­ves las fal­tas de asis­ten­cia a cla­se, los ac­tos que per­tur­ben el or­den o la re­sis­ten­cia a las ór­de­nes de los su­pe­rio­res, es­pe­cial­men­te «cuan­do ten­gan ca­rác­ter co­lec­ti­vo». Tam­bién es­ta­ble­ce el pro­ce­di­mien­to a se­guir, que es la aper­tu­ra de un ex­pe­dien­te con au­dien­cia de to­das las par­tes y el nom­bra­mien­to de un ins­truc­tor que di­ri­ja la in­ves­ti­ga­ción y pro­pon­ga una san­ción.

La nor­ma­ti­va re­co­ge qué se con­si­de­ra frau­de o pla­gio en los tra­ba­jos que pre­sen­tan los alum­nos y es­ta­ble­ce que, ade­más del sus­pen­so, se en­fren­tan a san­cio­nes dis­ci­pli­na­rias, pe­ro no se ha desa­rro­lla­do una nor­ma­ti­va es­pe­cí­fi­ca so­bre la ac­tua­ción an­te los ca­sos de frau­de aca­dé­mi­co y sus con­se­cuen­cias.

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.