El Su­pre­mo cie­rra el pa­so a las ga­so­li­ne­ras que re­cla­ma­ban el cén­ti­mo sa­ni­ta­rio

Si no lo pa­ga­ron, no lo pue­den re­cu­pe­rar

La Voz de Galicia (A Coruña) - - ECONOMÍA -

Una red de es­ta­cio­nes de ser­vi­cio del País Vas­co re­cla­mó a la Agen­cia Tri­bu­ta­ria que les de­vol­vie­se 1,3 mi­llo­nes de eu­ros en con­cep­to de cén­ti­mo sa­ni­ta­rio du­ran­te los años 2011 y 2012. Por aquel en­ton­ces, tal gra­va­men es­ta­ba in­clui­do en el im­pues­to so­bre ven­tas mi­no­ris­tas de de­ter­mi­na­dos hi­dro­car­bu­ros y co­mo tal fue de­cla­ra­do ile­gal por el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Europea. A raíz de es­ta úl­ti­ma sen­ten­cia, emi­ti­da ha­ce dos años, Ha­cien­da abrió un pro­ce­di­mien­to pa­ra re­in­te­grar las can­ti­da­des co­bra­das de for­ma in­de­bi­da por la apli­ca­ción de ese tri­bu­to con­si­de­ra­do ile­gal. Pe­ro las ga­so­li­ne­ras no lo pa­ga­ban di­rec­ta­men­te, sino que lo ha­cían sus clien­tes al re­pos­tar. De ahí que la Agen­cia Tri­bu­ta­ria des­es­ti­ma­ra la re­cla­ma­ción en­via­da por esa es­ta­ción de ser­vi­cio al con­si­de­rar que la de­vo­lu­ción «ge­ne­ra­ría un even­tual en­ri­que­ci­mien­to in­jus­to del so­li­ci­tan­te». Pe­ro la com­pa­ñía no ce­jó en su em­pe­ño de re­cu­pe­rar el di­ne­ro del gra­va­men que no ha­bían re­cla­ma­do sus usua­rios —no lo pu­die­ron ha­cer to­dos por­que era pre­ci­so de­mos­trar el con­su­mo apor­tan­do las fac­tu­ras de ca­da re­pos­ta­je— y re­cu­rrió al Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia del País Vas­co. Es­te les dio la ra­zón a la em­pre­sas, pe­ro la Agen­cia Tri­bu­ta­ria re­cu­rrió al Su­pre­mo.

La sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va que zan­ja es­te ca­so es que, efec­ti­va­men­te, una es­ta­ción de ser­vi­cio no es con­su­mi­dor fi­nal y que, por tan­to, si no pa­gó un im­pues­to in­de­bi­do, tam­po­co pue­de as­pi­rar a re­cu­pe­rar­lo.

«Era lo es­pe­ra­ble»

Pa­ra el abo­ga­do lu­cen­se ex­per­to en tri­bu­tos y, en es­pe­cial, en las re­cla­ma­cio­nes de de­vo­lu­ción del cén­ti­mo sa­ni­ta­rio, Car­los del Pino, esa sen­ten­cia del Su­pre­mo es es­pe­ra­ble y ló­gi­ca. Otra co­sa, acla­ra, es que las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio re­cla­men co­mo con­su­mi­do­res fi­na­les por el car­bu­ran­te que usa­ron sus ca­mio­nes de re­par­to, por ejem­plo, y por el que sí abo­na­ron ese gra­va­men de­cla­ra­do ile­gal.

Del Pino ex­pli­ca que lo que sí pue­den ha­cer las ga­so­li­ne­ras es re­cla­mar el cén­ti­mo sa­ni­ta­rio abo­na­do por sus clien­tes, pe­ro co­mo me­ras in­ter­me­dia­rias, no co­mo des­ti­na­ta­rias del re­in­te­gro. Pre­ci­sa­men­te, la em­pre­sa vas­ca tra­tó de apro­ve­char­se de esa po­si­bi­li­dad pa­ra be­ne­fi­ciar­se de las de­vo­lu­cio­nes que na­die más ha­bía re­cla­ma­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.