Hos­pi­ta­li­za­do un ni­ño de 4 años tras caer des­de la ven­ta­na de un ter­cer pi­so en Mon­for­te

10 | GA­LI­CIA | |

La Voz de Galicia (A Coruña) - - GALICIA -

Un ni­ño de Mon­for­te su­frió he­ri­das gra­ves al caer­se por una ven­ta­na del pi­so en el que vi­ve con su fa­mi­lia. El su­ce­so ocu­rrió a pri­me­ra ho­ra de la noche del miércoles y el me­nor fue aten­di­do pri­me­ro en el ser­vi­cio de ur­gen­cias del Hos­pi­tal Co­mar­cal de Mon­for­te y des­pués, en vis­ta de la gra­ve­dad de su es­ta­do, fue tras­la­da­do al hos­pi­tal ma­terno de A Co­ru­ña.

El me­nor he­ri­do cum­plió ayer 4 años en el hos­pi­tal. Cuan­do se pro­du­jo el ac­ci­den­te es­ta­ba en el pi­so en el que vi­ve con su fa­mi­lia, un ter­ce­ro en un edi­fi­cio de cua­tro al­tu­ras en el nú­me­ro 89 de la ca­lle Du­que­sa de Alba, al la­do del campo de fút­bol Luis Bo­de­gas.

Es­ta­ba en el sa­lón de la ca­sa

Se ca­yó a la ca­lle por la ven­ta­na del sa­lón de la vi­vien­da, en la fa­cha­da prin­ci­pal del edi­fi­cio. Un co­che que es­ta­ba apar­ca­do fren­te a su por­tal amor­ti­guó un po­co el im­pac­to, pe­ro no tan­to co­mo si hu­bie­se caí­do so­bre el te­cho. Al pa­re­cer, se pre­ci­pi­tó al sue­lo tras gol­pear­se con el ale­rón de la par­te tra­se­ra del vehícu­lo.

En el pi­so des­de el que ca­yó el ni­ño vi­ven él, dos her­ma­nos ma­yo­res y sus pa­dres. Se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, cuan­do el ni­ño se ca­yó por la ven­ta­na en la ca­sa se en­con­tra­ba al me­nos el pa­dre, que se dio cuen­ta en­se­gui­da de lo que ha­bía pa­sa­do y ba­jó co­rrien­do las es­ca­le­ras gri­tan­do el nom­bre del ni­ño.

Al lle­gar aba­jo se lo en­con­tró in­cons­cien­te y en el sue­lo. Ve­ci­nos y tran­seún­tes que en ese mo­men­to pa­sa­ban por allí acu­die­ron in­me­dia­ta­men­te pa­ra ofre­cer su ayu­da. Avi­sa­dos los ser­vi­cios de emer­gen­cia, el 112 en­vió al lu­gar una am­bu­lan­cia y los sa­ni­ta­rios pro­por­cio­na­ron los pri­me­ros au­xi­lios al pe­que­ño so­bre el te­rreno y des­pués se lo lle­va­ron al hos­pi­tal.

El ni­ño su­fre trau­ma­tis­mos gra­ves en di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po, con frac­tu­ras de dis­tin­ta gra­ve­dad y una le­sión en la ca­be­za. Ayer per­ma­ne­cía in­gre­sa­do en el hos­pi­tal ma­terno de A Co­ru­ña. Du­ran­te más de un año un hi­jo in­sul­tó con­ti­nua­men­te a sus pa­dres ou­ren­sa­nos, con ex­pre­sio­nes co­mo «gi­li­po­llas», o ame­na­zas del ti­po «os doy una se­ma­na pa­ra lle­va­ros bien con­mi­go», con la fi­na­li­dad de que sus pro­ge­ni­to­res se do­ble­ga­sen y le die­sen di­ne­ro pa­ra sus ca­pri­chos. El jo­ven con­tó en el jui­cio —al que com­pa­re­ció acu­sa­do por un de­li­to de stal­king (un mo­do de aco­so o per­se­cu­ción que con­sis­te en in­ti­mi­dar a la víc­ti­ma)— que no con­vi­vía con ellos des­de que a los 15 años in­gre­só en un cen­tro de me­no­res. Aho­ra vi­ve so­lo aun­que son sus pa­dres quie­nes le su­fra­gan to­dos los gas­tos. Ad­mi­tió ha­ber­los in­sul­ta­do, aun­que no ha­ber­los ame­na­za­do, y alu­dió a que él ha­bía si­do mal­tra­ta­do des­de pe­que­ño.

El pa­dre del acu­sa­do sí de­ta­lló las ve­ja­cio­nes que han ve­ni­do su­frien­do du­ran­te una re­la­ción con su hi­jo que ca­li­fi­có de «pro­ble­má­ti­ca» des­de siem­pre. Re­co­no­ció que lo lle­va­ron a es­pe­cia­lis­tas, pe­ro que no lle­ga­ron a poder edu­car­lo y cam­biar esa con­duc­ta. Las lla­ma­das al te­lé­fono o al por­te­ro au­to­má­ti­co de su do­mi­ci­lio o los wa­saps del jo­ven le pro­du­cen so­bre­sal­tos, afir­mó, y des­cri­bió el te­mor que sen­tía de en­con­trár­se­lo en la ca­lle, por lo que desea de­jar Ourense, don­de tra­ba­ja y vi­ve. La ma­dre ex­pli­có en el jui­cio oral que los men­sa­jes o lla­ma­das se pro­du­cían «a cual­quier ho­ra del día o de la noche» y que la agre­si­vi­dad del jo­ven ve­nía de ha­ce tiem­po, so­bre to­do si no con­se­guía lo que que­ría.

En los wa­saps apa­re­cen in­sul­tos

Un juez de Ourense im­pu­so al mu­cha­cho 60 días de tra­ba­jos so­cia­les y dos años sin co­mu­ni­ca­ción pa­ren­tal

co­mo «mal­tra­ta­do­ra» o «sub­nor­mal» y ex­pre­sio­nes co­mo «chan­ta­jis­tas», se­gún re­co­ge el juez en su sen­ten­cia con­de­na­to­ria. Es­cri­bió ade­más fra­ses de ame­na­zas fí­si­cas y con­ti­nuas pe­ti­cio­nes de di­ne­ro. En el jui­cio, el jo­ven lle­gó a de­cir que creía que sus pa­dres de­bían «pa­gar­le to­do has­ta los 26 años». Tam­bién es­cri­bió un men­sa­je en Fa­ce­book en el que de­cía que su «pa­dras­tro» le lle­na­ba el cuer­po de mo­ra­to­nes des­de los 5 años, pe­ro que na­die le creía por­que era orien­ta­dor en un cen­tro edu­ca­ti­vo. Fue la go­ta que col­mó el va­so.

El juez re­co­no­ce que es­ta si­tua­ción pro­vo­ca en los pa­dres «ner­vio­sis­mo e in­tran­qui­li­dad cons­tan­te», por lo que pi­die­ron una or­den de alejamiento. En su sen­ten­cia, el ma­gis­tra­do im­po­ne al acu­sa­do 60 días de tra­ba­jos co­mu­ni­ta­rios —o un año de pri­sión si no acep­ta ha­cer­los—. Du­ran­te dos años ten­drá prohi­bi­do acer­car­se o co­mu­ni­car­se con ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.