Lla­re­na ad­vier­te a la Fis­ca­lía ale­ma­na pa­ra que no re­pi­ta el error de Bél­gi­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - - ESPAÑA - M. B.

La Fis­ca­lía del Tri­bu­nal Su­pre­mo no da su bra­zo a tor­cer en la tra­mi­ta­ción de la or­den eu­ro­pea de de­ten­ción y en­tre­ga con­tra los tres ex­con­se­je­ros ca­ta­la­nes hui­dos en Bél­gi­ca des­pués de que el juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia de Bru­se­las re­cha­za­ra el miércoles se­guir con el pro­ce­di­mien­to por un de­fec­to de for­ma. Pe­se a su dis­con­for­mi­dad, el mi­nis­te­rio pú­bli­co, cons­cien­te de que la re­so­lu­ción bel­ga se am­pa­ra en la ju­ris­pru­den­cia del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea, re­cla­mó ayer al juez que ins­tru­ye la cau­sa, Pablo Lla­re­na, que mue­va fi­cha pa­ra sal­var la si­tua­ción. La so­lu­ción que plan­tea­ron los fis­ca­les del Su­pre­mo Javier Za­ra­go­za y Fi­del Ca­de­na al ma­gis­tra­do con­sis­te en que ad­mi­ta el de­fec­to for­mal de la eu­ro­or­den —la au­sen­cia en el pro­ce­di­mien­to de una or­den de de­ten­ción na­cio­nal pre­via con­tra los ex­con­se­je­ros To­ni Co­mín, Me­rit­xell Se­rret y Lluís Puig— y dic­te nue­vas pe­ti­cio­nes di­ri­gi­das a Bél­gi­ca con­tra los tres procesados. Los acu­sa­do­res pú­bli­cos creen que el error lo co­me­ten tan­to la Cá­ma­ra del Con­se­jo de Bru­se­las que vio los ex­pe­dien­tes co­mo la Fis­ca­lía bel­ga, ya que han he­cho una in­ter­pre­ta­ción ses­ga­da por su cla­ro des­co­no­ci­mien­to del pro­ce­di­mien­to pe­nal es­pa­ñol, pe­ro la úni­ca vía en es­te mo­men­to, en su opi­nión, es que las au­to­ri­da­des bel­gas vuel­van a exa­mi­nar el ca­so con otra eu­ro­or­den que sub­sa­ne las ca­ren­cias de ori­gen.

La cues­tión, en su­ma, es ha­cer de tri­pas co­ra­zón y ol­vi­dar de una vez que es­te me­ca­nis­mo de en­tre­ga se ba­sa en la con­fian­za mu­tua en­tre los ór­ga­nos ju­di­cia­les de los Es­ta­dos miem­bros. No ya por­que tan­to la Jus­ti­cia ale­ma­na co­mo la bel­ga les ha­yan sa­ca­do los co­lo­res al juez Lla­re­na o a la Fis­ca­lía es­pa­ño­la en los ca­sos de Car­les Puig­de­mont y los tres ex­con­se­je­ros, sino por­que en el Su­pre­mo con­si­de­ran que ha ha­bi­do una «fal­ta de com­pro­mi­so» en­tre tri­bu­na­les y en el ca­so bel­ga, ade­más, un des­co­no­ci­mien­to de que el au­to de pro­ce­sa­mien­to cons­ti­tu­ye título ju­di­cial su­fi­cien­te pa­ra fun­da­men­tar la emi­sión de la or­den eu­ro­pea de en­tre­ga de los fu­ga­dos. Es de­cir, que los au­tos de pro­ce­sa­mien­to en los que fun­da­men­tó las ór­de­nes de en­tre­ga Lla­re­na sa­tis­fa­cen ple­na­men­te las exi­gen­cias pre­vis­tas por la nor­ma­ti­va eu­ro­pea y no te­nía sen­ti­do exi­gir una or­den de de­ten­ción na­cio­nal.

En sín­te­sis, el au­to de pro­ce­sa­mien­to reúne la «do­ble cua­li­dad» de un au­to de pri­sión u or­den de de­ten­ción na­cio­nal pre­via a la or­den de de­ten­ción eu­ro­pea, se­gún ale­ga­ron ayer los fis­ca­les, que con­fían en que el juez dé un pa­so ade­lan­te y la Jus­ti­cia bel­ga vuel­va a re­vi­sar las eu­ro­ór­de­nes, ya que has­ta aho­ra no han re­suel­to so­bre el fon­do de la re­cla­ma­ción. Es­to es, so­bre la do­ble ti­pi­ci­dad en los paí­ses de los de­li­tos de re­be­lión, mal­ver­sa­ción y desobe­dien­cia por los que fue­ron procesados los hui­dos.

El abo­ga­do de Puig­de­mont ade­lan­tó el miércoles la pre­sen­ta­ción de un es­cri­to al tri­bu­nal ale­mán de Schles­wig-Hols­tein en vir­tud de la re­so­lu­ción de la Jus­ti­cia bel­ga. Pe­ro el juez Lla­re­na in­for­mó ayer por car­ta a la Fis­ca­lía del es­ta­do ale­mán de que la or­den cur­sa­da con­tra el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat reúne to­dos los re­qui­si­tos le­ga­les pre­vis­tos. En to­do ca­so, Lla­re­na ex­pli­có que el au­to de pro­ce­sa­mien­to con­tra Puig­de­mont «es equi­pa­ra­ble o su­pe­rior a una or­den de de­ten­ción». Re­cor­dó, ade­más, que es­te au­to re­co­gía los he­chos y res­pon­sa­bi­li­da­des atri­bui­dos al ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat una vez ter­mi­na­da la fa­se de in­ves­ti­ga­ción y se acor­da­ba la me­di­da cau­te­lar de pri­sión que ha­bía si­do adop­ta­da al ini­cio de aque­lla. La pró­xi­ma se­ma­na se es­pe­ran no­ve­da­des so­bre la de­ci­sión del tri­bu­nal ale­mán de no ad­mi­tir su en­tre­ga por re­be­lión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.