Ur­dan­ga­rin se re­sig­na a ir a pri­sión

| Su abo­ga­do des­car­ta prác­ti­ca­men­te tan­to el re­cur­so an­te el Cons­ti­tu­cio­nal co­mo la so­li­ci­tud de un in­dul­to, las úni­cas vías pa­ra in­ten­tar pa­ra­li­zar el in­gre­so en la cár­cel

La Voz de Galicia (A Coruña) - - ESPAÑA -

Iña­ki Ur­dan­ga­rin no va que­mar a la de­ses­pe­ra­da sus úl­ti­mos car­tu­chos pa­ra re­tra­sar su in­gre­so en pri­sión o in­te­rrum­pir la eje­cu­ción de condena has­ta den­tro de unos me­ses. Su abo­ga­do, Ma­rio Pas­cual Vi­ves, por pri­me­ra vez re­co­no­ció pú­bli­ca­men­te ayer que ya no hay na­da que ha­cer pa­ra evi­tar que su clien­te pa­se una bue­na tem­po­ra­da en­tre re­jas. El le­tra­do des­car­tó ca­si al cien por cien em­bar­car­se en ma­nio­bras pro­ce­sa­les pa­ra in­ten­tar for­zar la ex­car­ce­la­ción de su de­fen­di­do. No ha­brá pe­ti­ción de in­dul­to y, muy pro­ba­ble­men­te, tam­po­co re­cur­so an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en busca de una ca­si im­pro­ba­ble sus­pen­sión de la en­tra­da en pri­sión.

Pas­cual Vi­ves di­jo ver «muy di­fí­cil» pre­sen­tar un re­cur­so de am­pa­ro que pue­da pros­pe­rar. El le­tra­do no ocul­tó su pe­si­mis­mo. In­sis­tió en que el Cons­ti­tu­cio­nal tie­ne un «fil­tro muy li­mi­ta­do» y que so­lo es es­pe­ra­ble con­ce­der un am­pa­ro cuan­do ha ha­bi­do «al­gún ti­po de vul­ne­ra­ción de de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a lo lar­go del pro­ce­so». Y ad­mi­tió que du­ran­te el ca­so Nóos no ha ha­bi­do irre­gu­la­ri­da­des. «A día de hoy —apun­tó en declaraciones a la Co­pe— hay muy po­co mar­gen pa­ra po­der sos­te­ner con ri­gor que ha­ya ha­bi­do una vul­ne­ra­ción de un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal» du­ran­te el pro­ce­so ju­di­cial.

El ar­tícu­lo 56 de la Ley Or­gá­ni­ca del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de­ja cla­ro que, de for­ma ge­ne­ral, «la in­ter­po­si­ción del re­cur­so de am­pa­ro no sus­pen­de­rá los efec­tos del ac­to o sen­ten­cia im­pug­na­dos». No obs­tan­te, es­te mis­mo pre­cep­to abre la puer­ta a «la sus­pen­sión, to­tal o par­cial» de los efec­tos de «la sen­ten­cia im­pug­na­da» cuan­do la eje­cu­ción de la condena «pro­duz­ca un per­jui­cio al re­cu­rren­te que pu­die­ra ha­cer per­der al am­pa­ro su fi­na­li­dad». No obs­tan­te, es­ta po­si­bi­li­dad es re­mo­ta, ya que el tri­bu­nal no sue­le pa­ra­li­zar los in­gre­sos en pri­sión de per­so­nas con­de­na­das a más de cin­co años (Ur­dan­ga­rin lo ha si­do a cin­co años y diez me­ses) y so­lo ha­ce uso de es­ta pre­rro­ga­ti­va pa­ra ca­sos muy ex­cep­cio­na­les o por mo­ti­vos hu­ma­ni­ta­rios. El le­tra­do, no obs­tan­te, re­cor­dó ayer que to­da­vía tie­ne 30 días pa­ra pre­sen­tar un re­cur­so an­te el Cons­ti­tu­cio­nal y tie­ne, por tan­to, «mu­cho tiem­po» aún pa­ra me­di­tar so­bre esa op­ción, por muy re­mo­ta que sea.

Po­si­bi­li­da­des «exi­guas»

Sí fue más ta­jan­te a la ho­ra de des­car­tar el in­dul­to. Apun­tó que las «po­si­bi­li­da­des» de que el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez acor­da­ra es­ta me­di­da de gra­cia pa­ra Ur­dan­ga­rin son «exi­guas». Y, en cual­quier ca­so, tam­po­co la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Pal­ma, se­gún to­das las fuentes con­sul­ta­das, es­ta­ría, en el ca­so de que el Eje­cu­ti­vo ad­mi­tie­ra a trá­mi­te el in­dul­to, por la la­bor de sus­pen­der el in­gre­so en pri­sión que no­ti­fi­có el pa­sa­do jue­ves al cu­ña­do del rey, cuan­do le dio de pla­zo has­ta el lu­nes pa­ra en­trar la cár­cel.

El abo­ga­do guar­dó si­len­cio so­bre el se­cre­to me­jor guar­da­do, la pri­sión que es­co­ge­rá Ur­dan­ga­rin pa­ra cum­plir condena. Di­jo en una de sus múl­ti­ples declaraciones de ayer que la op­ción de la cár­cel ala­ve­sa de Za­ba­lla es­ta­ría «bien» des­de un «pun­to de vis­ta geo­grá­fi­co pa­ra par­te de su fa­mi­lia», que vi­ve en Vi­to­ria. No obs­tan­te, no qui­so con­fir­mar ni ade­lan­tar na­da. Se­gún el le­tra­do, el cri­te­rio pa­ra ele­gir cen­tro se­rá que «la du­re­za de la pri­va­ción de li­ber­tad pa­ra el reo sea lo me­nos du­ra po­si­ble». El abo­ga­do, sin que­rer­lo, al fi­nal sí dio al­gu­na pis­ta pa­ra des­car­tar una de las cár­ce­les que se han apun­ta­do, la de Ba­da­joz, an­te la po­si­bi­li­dad de que la fa­mi­lia se tras­la­da­ra de Sui­za a Por­tu­gal pa­ra es­tar más cer­ca.

La cár­cel ala­ve­sa de Za­ba­lla es­ta­ría «bien», di­ce el abo­ga­do de Ur­dan­ga­rin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.