El PP uti­li­za una vie­ja in­ves­ti­ga­ción a Pla­nas pa­ra pe­dir la di­mi­sión de Pe­dro Sán­chez

18 | ESPAÑA | La Fis­ca­lía anun­ció que so­li­ci­ta­rá que se re­ti­re la impu­tación del mi­nis­tro en una cau­sa por el uso in­de­bi­do del agua en Do­ña­na |

La Voz de Galicia (A Coruña) - - ESPAÑA -

Ni un res­pi­ro. Sol­ven­ta­da con la di­mi­sión del mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Mà­xim Huer­ta, la pri­me­ra gran cri­sis en el Ga­bi­ne­te de Pe­dro Sán­chez, el PP se lan­zó ayer con to­da la ar­ti­lle­ría con­tra el je­fe del Eje­cu­ti­vo pa­ra exi­gir la des­ti­tu­ción del ti­tu­lar de Agri­cul­tu­ra, Luis Pla­nas. El que fue con­se­je­ro an­da­luz en esa mis­ma ma­te­ria en­tre el 2012 y el 2013 es­tá impu­tado por con­sen­tir, su­pues­ta­men­te, el uso in­de­bi­do de agua de Do­ña­na por par­te de unos agri­cul­to­res a los que el Ayun­ta­mien­to de Aya­mon­te ha­bía ce­di­do el uso de unos te­rre­nos pre­via­men­te en­tre­ga­dos por la Jun­ta de An­da­lu­cía. En es­te ca­so, sin em­bar­go, la pre­sión de la opo­si­ción es li­mi­ta­da. El de­li­to con­tra el me­dio am­bien­te in­ves­ti­ga­do por el Juz­ga­do de Ins­truc­ción de Pal­ma del Con­da­do co­rres­pon­de­ría a un pe­río­do com­pren­di­do en­tre los años 2009 y 2012 (Pla­nas lle­gó al car­go en ma­yo de ese úl­ti­mo año) y, se­gún pu­bli­có ayer El País, en un es­cri­to de di­ciem­bre la Fis­ca­lía ya ade­lan­tó que no acu­sa­ría al hoy mi­nis­tro por con­si­de­rar que no exis­ten in­di­cios re­le­van­tes so­bre su par­ti­ci­pa­ción, por ac­ción u omi­sión, en los he­chos.

Pablo Igle­sias, que el miér­co­les sí se apre­su­ró a exi­gir que Mà­xim Huer­ta ce­sa­ra co­mo mi­nis­tro, avan­zó que es­pe­ra­rá a co­no­cer cuál es real­men­te el cri­te- rio de la Fis­ca­lía y a es­cu­char las ex­pli­ca­cio­nes del pro­pio Pla­nas. Ciu­da­da­nos, a tra­vés de su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Jo­sé Ma­nuel Villegas, apre­tó un po­co más, pe­ro dio un mar­gen al Eje­cu­ti­vo: exi­gió la com­pa­re­cen­cia ur­gen­te del mi­nis­tro en la Cá­ma­ra Ba­ja e ins­tó a Sán­chez a sa­lir de su «es­con­di­te». So­lo los po­pu­la­res ele­va­ron el ti­ro y re­cla­ma­ron no so­lo la sa­li­da in­me­dia­ta del mi­nis­tro, sino la di­mi­sión del je­fe del Eje­cu­ti­vo. El pri­mer par­ti­do de la opo­si­ción des­em­pol­vó en su ofen­si­va unas declaraciones rea­li­za­das en el 2015 por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE cuan­do pre­sen­tó el có­di­go éti­co de su par­ti­do: «Si soy ele­gi­do pre­si­den­te, no abri­ré los des­pa­chos mi­nis­te­ria­les a impu­tados ni apro­ba­ré am­nis­tías fis­ca­les».

«Pues lo ha he­cho de par en par», re­cri­mi­nó el por­ta­voz ad­jun­to del Gru­po Popular en el Con­gre­so, Teo­do­ro Gar­cía Egea. En reali­dad, las pa­la­bras tex­tua­les de Sán­chez en aquel ac­to fue­ron que no abri­ría los des­pa­chos a «de­lin­cuen­tes impu­tados», una pe­que­ña tram­pa por­que, pa­ra ser con­si­de­ra­do de­lin­cuen­te, de­be ha­ber­se de­mos­tra­do el de­li­to. En to­do ca­so, ni la ley ni el có­di­go in­terno de los so­cia­lis­tas exi­gen que se apar­te del car­go a al­guien por el me­ro he­cho de es­tar sien­do in­ves­ti­ga­do por la Jus­ti­cia. La lí­nea roja pa­ra la asun­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des es­tá en la aper­tu­ra del jui­cio oral.

Pla­nas se de­fen­dió ase­gu­ran­do que ni él era «com­pe­ten­te» ni tu­vo co­no­ci­mien­to de que se es­tu­vie­ra pro­du­cien­do un ro­bo de agua en Do­ña­na du­ran­te su eta­pa en la Jun­ta an­da­lu­za. Tam­bién el por­ta­voz del PSOE en el Se­na­do, An­der Gil, res­tó la ma­yor tras­cen­den­cia al asun­to. «No hay ca­so, no hay no­ti­cia, no hay in­di­cio de de­li­to», ar­gu­men­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.