Argentina aprue­ba le­ga­li­zar el abor­to tras 23 ho­ras de en­co­na­do de­ba­te

El his­tó­ri­co acuer­do aún no es de­fi­ni­ti­vo, ya que de­be­rá ser re­fren­da­do en el Se­na­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - - SOCIEDAD - R. R. GAR­CÍA

Más que una vo­ta­ción que se pre­su­po­nía his­tó­ri­ca en la que los dipu­tados ar­gen­ti­nos de­bían de­ci­dir si des­pe­na­li­za­ban o no el abor­to, la se­sión se aca­bó con­vir­tien­do en una ma­ra­to­nia­na pe­lí­cu­la de in­tri­ga y sus­pen­se. A lo lar­go de ca­si 23 ho­ras de de­ba­te los dipu­tados de los dis­tin­tos par­ti­dos, que te­nían li­ber­tad de vo­to, fue­ron de­can­tán­do­se ha­cia uno u otro bando has­ta que al fin, cer­ca de las tres de la tar­de ho­ra es­pa­ño­la, se rom­pió el equi­li­brio de fuer­zas. Tres dipu­tados pe­ro­nis­tas de la Pam­pa re­sul­ta­ron cla­ve pa­ra in­cli­nar la equi­li­bra­da ba­lan­za. Su apo­yo fi­nal a la re­for­ma per­mi­tió que el pro­yec­to de ley sa­lie­ra ade­lan­te, aun­que de for­ma muy ajus­ta­da, con 129 vo­tos a fa­vor, 125 en con­tra y una abs­ten­ción. Su­fi­cien­te, al me­nos por aho­ra, pa­ra que las mu­je­res pue­den in­te­rrum­pir de for­ma vo­lun­ta­ria el em­ba­ra­zo en las 14 pri­me­ras se­ma­nas de ges­ta­ción. Tam­bién es­ta­ble­ce que si la ges­tan­te es me­nor de 16 años se de­be­rá rea­li­zar con su con­sen­ti­mien­to. Has­ta aho­ra so­lo se per­mi­tía en dos su­pues­tos: cuan­do la mu­jer ha­bía su­fri­do una vio­la­ción y cuan­do exis­tía pe­li­gro de muer­te pa­ra la ma­dre. En los de­más ca­sos el abor­to se cas­ti­ga con pe­nas de cár­cel.

El acuer­do adop­ta­do ayer en una ex­te­nuan­te reunión es so­lo el pri­mer pa­so, ya que la pro­pues­ta de­be­rá pa­sar aho­ra por la Cá­ma­ra de Se­na­do­res, que ten­drá la po­si­bi­li­dad de trans­for­mar­la en ley. Si es re­cha­za­da, el pro­yec­to vol­ve­rá al Par­la­men­to, aun­que en es­te ca­so ne­ce­si­ta­rá el apo­yo de dos ter­cios de los dipu­tados pa­ra sa­car­la ade­lan­te.

Pe­ro el pa­so ade­lan­te que se dio ayer si­túa a Argentina en el ca­mino ya ini­cia­do por Cu­ba y Uruguay, los dos úni­cos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que cuen­tan con una ley de pla­zos pa­ra el abor­to. En Argentina no es­tá per­mi­ti­do, lo que no im­pi­de que mi­les de mu­je­res re­cu­rran ca­da año a clí­ni­cas ile­ga­les pa­ra in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo, mu­chas en con­di­cio­nes pre­ca­rias. De he­cho, los abor­tos clan­des­ti­nos, unos 500.000 al año, son una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te de mu­je­res en el país. Unas cien fa­lle­cen de me­dia anual por es­te mo­ti­vo. Si la nue­va ley sa­le ade­lan­te, to­do hos­pi­tal o cen­tro asis­ten­cial, tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos, es­ta­rán obli­ga­dos a ofre­cer el ser­vi­cio a las mu­je­res, aun­que tam­bién se per­mi­te a los mé­di­cos ejer­cer la ob­je­ción de con­cien­cia.

Pan­ta­llas gi­gan­tes

En el de­ba­te de ayer par­ti­ci­pa­ron prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad de los 257 dipu­tados en una se­sión que fue se­gui­da en los al­re­de­do­res del Con­gre­so por mi­les de per­so­nas di­vi­di­das en gru­pos que es­ta­ban a fa­vor y en con­tra del abor­to. Las de­li­be­ra­cio­nes po­dían se­guir­se des­de la ca­lle a tra­vés de pan­ta­llas gi­gan­tes, co­mo si se tra­ta­ra de un par­ti­do de fút­bol «Nues­tras mu­je­res es­tán ahí afue­ra. Nos es­tán es­pe­ran­do, es­tán es­pe­ran­do que es­te­mos a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias», cla­mó la dipu­tada Mag­da­le­na Sie­rra, del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria (cen­troiz­quier­da pe­ro­nis­ta).

En la ace­ra opues­ta, el par­la­men­ta­rio Luis Pas­to­ri, de la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal, sos­tu­vo que «es ab­sur­do e in­jus­to san­cio­nar una ley que ha­bi­li­te a ma­tar se­res hu­ma­nos que de­ben ser res­pe­ta­dos des­de la con­cep­ción».

La evo­lu­ción de la jor­na­da la re­fle­jan dos mu­je­res, de dis­tin­tos ban­dos, que si­guie­ron el de­ba­te en la ca­lle. «Pa­re­ce que ga­na­mos», di­jo a la agen­cia Dpa Sil­via, que se opo­ne al pro­yec­to, cuan­do la dis­cu­sión le­gis­la­ti­va lle­va­ba po­cas ho­ras. «Pa­re­ce que ga­na­mos», di­jo Laura, en el ex­tre­mo con­tra­rio, cuan­do ya ama­ne­cía en la ca­pi­tal argentina. Y ven­cie­ron. Pe­ro aún es una vic­to­ria pro­vi­sio­nal.

AL­FRE­DO LU­NA DPA

Mi­les de per­so­nas sa­lie­ron a la ca­lle pa­ra ce­le­brar un triun­fo his­tó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.