«La gen­te es­ca­pa de las gue­rras y del ham­bre. Co­mo pa­dre, lo ha­ría»

El fo­tó­gra­fo ex­po­ne su tra­ba­jo en Acam­pa, en los jar­di­nes de Méndez Nú­ñez, en A Co­ru­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - - SOCIEDAD -

Alessandro Grassani (Ita­lia, 1997) es un fo­tó­gra­fo do­cu­men­tal que es­tu­vo don­de más aprie­ta el ham­bre. Ex­po­ne en A Co­ru­ña, en los jar­di­nes de Méndez Nú­ñez, en la ini­cia­ti­va Acam­pa, un cer­ta­men que lla­ma la aten­ción so­bre el me­dio am­bien­te, los re­fu­gia­dos o los in­mi­gran­tes, con char­las, ex­po­si­cio­nes y has­ta con la re­crea­ción de un cam­po de re­fu­gia­dos de Kenia co­mo sím­bo­lo de có­mo vi­ven mi­les de per­so­nas que han te­ni­do que mi­grar de su tie­rra por los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co.

us­ted un fo­tó­gra­fo de los que mue­ven con­cien­cias...

—Cla­ro, es un es­tí­mu­lo pa­ra no­so­tros co­mo fo­to­do­cu­men­ta­lis­tas, o pe­rio­dis­tas. To­dos lo que ha­ce­mos es­te tra­ba­jo lo te­ne­mos en men­te. Sé que mi tra­ba­jo no es su­fi­cien­te, pe­ro po­de­mos sen­si­bi­li­zar a la gen­te.

—De­fí­na­me su obra.

—Es fo­to­gra­fía do­cu­men­tal. Quie­ro des­cri­bir el mo­men­to, pe­ro de­seo ir más allá. Lo que in­ten­to ha­cer son tra­ba­jos lar­gos por­que ne­ce­si­to tiem­po no so­lo pa­ra des­cri­bir, sino tam­bién pa­ra en­ten­der. Con es­tas imá­ge­nes pue­des ha­cer que la gen­te re­ca­pa­ci­te. Creo en la fo­to­gra­fía que tie­ne pro­fun­di­dad. Una fo­to sin eso es so­lo una fo­to.

—¿Có­mo em­pe­zó a re­mo­ver con­cien­cias a tra­vés de la fo­to­gra­fía?

—Pri­me­ro me de­di­qué al fo­to­pe­rio­dis­mo. He tra­ba­ja­do mu­cho en Irán, es un lu­gar que me ha da­do mu­cho. Co­mo Pa­les­ti­na, que aco­gió el prin­ci­pio de mi carrera y es- ta­ba muy emocionado por lo que es­ta­ba ha­cien­do. Es­ta­ba real­men­te con­ten­to por lo que iba a ha­cer. Vi­ví mo­men­tos im­por­tan­tes, co­mo el fu­ne­ral de Ara­fat, y for­mé par­te de esa his­to­ria. Eso hi­zo emo­cio­nan­te mi carrera.

—¿Fue cuan­do pa­só del fo­to­pe­rio­dis­mo al fo­to­do­cu­men­ta­lis­mo?

—Ele­gí no ha­cer más tra­ba­jos de ac­tua­li­dad y cen­trar mis pro­yec­tos en tra­ba­jar pro­fun­da­men­te las his­to­rias.

—¿Qué se en­con­tró en los paí­ses don­de tra­ba­jó?

—No hay fu­tu­ro en al­gu­nas par­tes del mun­do. La gen­te es­tá for­za­da a emi­grar pa­ra sal­var sus vi­das y las de sus hi­jos. Ha­go fo­co en la in­mi­gra­ción ru­ral. Por ejem­plo, la gen­te del Aqua­rius.

—¿Qué opi­na de la ac­ti­tud del Go­bierno de su país al res­pec­to?

—Mal, muy mal. Te­ne­mos un go­bierno que es una mez­cla de ex­tre­ma de­re­cha y no sa­be­mos qué es exac­ta­men­te el otro. Es una mez­cla ra­ra. Pien­so que es ver­gon­zo­sa la pos­tu­ra de Ita­lia con el Aqua­rius. Me da pe­na y no me gus­ta.

—Ha tra­ba­ja­do mu­cho en pro­yec—Es tos de mi­gra­ción me­dioam­bien­tal. ¿Es el dra­ma del fu­tu­ro?

—Y del pre­sen­te. En 20 o 30 años ha­brá más in­mi­gra­ción por el cam­bio cli­má­ti­co. No pue­do ima­gi­nar lo que la po­li­cía ha­rá en­ton­ces, có­mo res­pon­de­rá an­te la in­mi­gra­ción de mi­llo­nes de per­so­nas que es­ca­pan de la se­quía. ¿Qué van a ha­cer? ¿Los van a ma­tar? La gen­te es­ca­pa de la gue­rra, de las ar­mas, no tie­ne na­da, quie­re un fu­tu­ro. Y en esas cir­cuns­tan­cias, los se­res hu­ma­nos es­tán dis­pues­tos a to­do, in­clu­so a arries­gar su vi­da. Yo, co­mo pa­dre, lo ha­ría.

MAR­COS MÍGUEZ

Alessandro Grassani ad­mi­te que con su obra lo que pre­ten­de es re­mo­ver con­cien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.