Car­me­la Sil­va: «As mu­lle­res non po­de­mos per­mi­tir que o PP go­ber­ne un só con­ce­llo»

|

La Voz de Galicia (A Coruña) - - GALICIA -

Car­me­la Sil­va no qui­so res­pon­der di­rec­ta­men­te a las crí­ti­cas que el al­cal­de de Vi­la­no­va, Gon­za­lo Du­rán, ver­tió con­tra ella en una en­tre­vis­ta en La Voz y se re­mi­tió al re­sul­ta­do de las de­nun­cias ju­di­cia­les em­pren­di­das con­tra él des­pués de que le lla­ma­se «cha­cha pa­ra to­do» del «an­ciano» Abel Ca­ba­lle­ro. Aun así, la pre­si­den­ta de la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra apro­ve­chó su pre­sen­cia en un ac­to en Val­ga pa­ra vol­ver a ha­blar de ma­chis­mo y re­fe­rir­se ve­la­da­men­te a es­te asun­to. Allí acu­dió la so­cia­lis­ta a pre­sen­tar a una mu­jer, Ma­ría Fe­rrei­rós, co­mo can­di­da­ta del PS­deG a la al­cal­día. Y allí di­jo la pre­si­den­ta de la Dipu­tación pon­te­ve­dre­sa: «Di­rí­xo­me ás mu­lle­res ago­ra. Non po­de­mos per­mi­tir que o PP si­ga a go­ber­nar nin un só con­ce­llo na pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra!». De for­ma más cla­ra se pro­nun­cia­ron otros de los in­ter­vi­nien­tes en el ac­to, que ata­ca­ron di­rec­ta­men­te a Gon­za­lo Du­rán, al que ca­li­fi­ca­ron de «ma­chis­ta», y al PP por no for­zar la di­mi­sión del al­cal­de po­pu­lar de Vi­la­no­va.

Le­jos de ce­rrar­se, la po­lé­mi­ca que ha pro­ta­go­ni­za­do la se­ma­na po­lí­ti­ca en Ga­li­cia, des­de que el pa­sa­do fin de se­ma­na el re­gi­dor vi­la­no­vés se re­fi­rió a Car­me­la Sil­va co­mo la «cha­cha» del al­cal­de de Vigo, sigue co­lean­do. Pe­se a los in­ten­tos del PP pa­ra en­friar el te­ma, es­te se con­vir­tió en uno de los asun­tos que la opo­si­ción uti­li­zó es­ta se­ma­na en el de­ba­te so­bre la au­to­no­mía pa­ra in­ten­tar fus­ti­gar al PP.

Mien­tras, la des­ti­na­ta­ria de las pa­la­bras de Du­rán ha pre­fe­ri­do man­te­ner­se en un se­gun­do plano. Aun­que la ins­ti­tu­ción que pre­si­de anun­ció el lu­nes que pre­sen­ta­ría una de­nun­cia con­tra el al­cal­de de Vi­la­no­va, no fue ella la que reali­zó el anun­cio, sino uno de los in­te­gran­tes de su equi­po. Esa de­nun­cia por in­ci­ta­ción al odio fue ya pre­sen­ta­da. Por su par­te, el Con­ce­llo de Vi­la­no­va de­nun­ció tam­bién a la Dipu­tación por fre­nar un pro­yec­to. La no­ti­cia dio la vuel­ta el mun­do en el año 2013. Sue­cia de­ci­dió ce­rrar en­ton­ces cua­tro de sus cár­ce­les por fal­ta de pre­sos. Me­dio pla­ne­ta asis­tió ató­ni­to. Pues aho­ra, el de­pó­si­to de la grúa de Pon­te­ve­dra, esa cár­cel a la que van de­te­ni­dos los co­ches de los in­frac­to­res, va ca­mino de la mis­ma suer­te. Si bien no se ce­rra­rá, las ci­fras de vehícu­los re­ti­ra­dos des­de lue­go no alien­tan ni si­quie­ra una am­plia­ción, por pe­que­ña que sea. El ci­vis­mo de los con­duc­to­res en la ciu­dad, su­ma­do a un mo­de­lo ur­bano que di­fi­cul­ta la in­frac­ción al vo­lan­te, ha he­cho que la con­ce­sión de la grúa aca­be por no ser ren­ta­ble. A la em­pre­sa no le sa­len las cuen­tas y es­ta se­ma­na ha re­cla­ma­do al Con­ce­llo de Pon­te­ve­dra 150.000 eu­ros pa­ra que sea via­ble an­te el con­ti­nua­do des­cen­so de vehícu­los re­ti­ra­dos de las ca­lles por apar­car mal o co­me­ter al­gu­na in­frac­ción que aca­rree el en­gan­che.

Las ci­fras ha­blan a las cla­ras. Des­de el año 2011 se ha re­du­ci­do un 40 % el nú­me­ro de co­ches re­ti­ra­dos. Y eso que los mé­to­dos tec­no­ló­gi­cos im­ple­men­ta­dos en los úl­ti­mos tiem­pos en teo­ría fa­ci­li­ta­rían el tra­ba­jo a la grúa. Una nue­va apli­ca­ción in­for­má­ti­ca per­mi­te, en­tre otras co­sas, me­dian­te co­mu­ni­ca­ción vía In­ter­net, la ve­ri­fi­ca­ción de la in­frac­ción por par­te de un agen­te de la Po­li­cía Lo­cal sin la ne­ce­si­dad de la pre­sen­cia del mis­mo jun­to a la grúa. Es de­cir, la grúa ya no tie­ne que ir acom­pa­ña­da de un agen­te en to­do mo­men­to pa­ra po­der san­cio­nar y re­ti­rar el co­che en cues­tión.

La re­ti­ra­da se agi­li­za, pe­ro las ci­fras no ha­cen más que des­cen­der. En el úl­ti­mo ejer­ci­cio con­ta­bi­li­za­do, el del 2017, se ba­jó por pri­me­ra vez de los tres mil co­ches víc­ti­mas del gan­cho de la grúa. La caí­da es sos­te­ni­da des­de el 2011. En­ton­ces sa­lie­ron rum­bo al de­pó­si­to 4.859 co­ches, al año si­guien­te fue­ron ya 4.613, lue­go 3.950 en el año 2013, 3.766 en el 2014, 3.418 en el 2015, 3.047 en el 2016, y fi­nal­men­te 2.907 el año pa­sa­do. Y a juz­gar por la re­cla­ma­ción de la em­pre­sa de la grúa aho­ra al Con­ce­llo, las ci­fras del 2018 van en la mis­ma di­rec­ción.

Una trein­te­na de ca­lles con­cen­tran las mul­tas y la ac­ti­vi­dad de la grúa. Pe­ro es­ta es prác­ti­ca­men­te tes­ti­mo­nial. Es la con­se­cuen­cia de una ac­ti­tud que se ha ido ge­ne­ra­li­zan­do por par­te de los con­duc­to­res en la ciu­dad: cum­plir las nor­mas. La grúa prác­ti­ca­men­te ci­ñe ya su ac­ti­vi­dad prin­ci­pal a la re­ti­ra­da de co­ches en zo­nas de car­ga y des­car­ga, don­de se con­cen­tran el grue­so de los en­gan­ches.

M. M.

Car­me­la Sil­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.