El gran pro­yec­to que se que­dó a me­dias

El fa­mo­so plan an­ti­cri­sis de Za­pa­te­ro im­pul­só la cons­truc­ción de un apar­ca­mien­to que con­ti­núa va­cío

La Voz de Galicia (A Coruña) - - GALICIA - MAR­TA GÓ­MEZ RIBEIRA / LA VOZ

Hu­bo un tiem­po, no tan le­jano, en el que en es­te país se em­pe­za­ban au­to­vías que nun­ca se abrie­ron al trá­fi­co y se cons­truían ae­ro­puer­tos de los que nun­ca des­pe­ga­ron avio­nes. Sin­sen­ti­dos co­mo es­tos no so­lo se die­ron en las grandes Ad­mi­nis­tra­cio­nes, que ma­ne­jan una in­gen­te can­ti­dad de re­cur­sos que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos de a pie son in­ca­pa­ces de abar­car ni si­quie­ra en su ima­gi­na­ción, sino que tam­bién se die­ron en ayun­ta­mien­tos con pre­su­pues­tos mu­cho más mo­des­tos. En el mu­ni­ci­pio co­ru­ñés de Boi­ro, si ir más le­jos, tam­bién se die­ron ab­sur­dos por el es­ti­lo y allá por el 2009 se ini­cia­ron las obras de un gran pro­yec­to que se que­dó a me­dias. Se di­se­ñó una gran pla­za pú­bli­ca con un apar­ca­mien­to sub­te­rrá­neo de­ba­jo en el que, efec­ti­va­men­te, ja­más ha en­tra­do un co­che.

Con una cri­sis ga­lo­pan­te que em­pe­za­ba a apre­tar las tuer­cas a las Ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les, que, en con­se­cuen­cia, achi­ca­ban los re­cur­sos de­di­ca­dos a rea­li­zar in­ver­sio­nes, el en­ton­ces pre­si­den­te del Go­bierno, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, pu­so en mar­cha el fa­mo­so Plan E. En es­te con­tex­to, el Con­ce­llo de Boi­ro re­ci­bió una im­por­tan­te can­ti­dad de di­ne­ro des­ti­na­do a obras pú­bli­cas y un buen pe­lliz­co fue a pa­rar a la que más tar­de se bau­ti­za­ría co­mo pla­za de A Bo­quei­ra de A Ne­gral. En ella se in­vir­tie­ron en aquel mo­men­to al­re­de­dor de 2,5 mi­llo­nes de eu­ros.

Con una su­per­fi­cie de unos ocho mil me­tros cua­dra­dos, en el cen­tro de la lo­ca­li­dad se creó un gran es­pa­cio pú­bli­co que se do­tó con va­rias pis­tas de­por­ti­vas y una zo­na pa­ra ska­te. Las obras fi­na­li­za­ron en el 2011 y los ve­ci­nos dis­fru­tan de es­tas in­fra­es­truc­tu­ras. Tam­bién se ha­bi­li­tó una gran pa­ra­da de au­to­bús con mar­que­si­nas y va­rias dár­se­nas pa­ra el es­ta­cio­na­mien­to de los vehícu­los de pa­sa­je­ros. Sin em­bar­go, es­tas ins­ta­la­cio­nes nun­ca han te­ni­do esa uti­li­dad, y en su lu­gar los an­de­nes que se ha­bi­li­ta­ron los uti­li­zan los co­ches pa­ra apar­car, al­go que no ha ve­ni­do mal en vis­ta de que el pár­king sub­te­rrá­neo in­clui­do en la ac­tua­ción sigue inu­ti­li­za­do ca­si un de­ce­nio des­pués de pro­yec­tar­se.

En el re­cin­to cons­trui­do ba­jo tie­rra se crea­ron 80 pla­zas de es- ta­cio­na­mien­to que, des­de en­ton­ces, so­lo han ser­vi­do co­mo ar­ma arro­ja­di­za en­tre los dis­tin­tos par­ti­dos po­lí­ti­cos con re­pre­sen­ta­ción mu­ni­ci­pal.

Cam­bio de go­bierno

Los tra­ba­jos en el apar­ca­mien­to co­men­za­ron en el 2009 y fi­na­li­za­ron en el 2011, ape­nas unas se­ma­nas an­tes de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. En­ton­ces go­ber­na­ba en Boi­ro un bi­par­ti­to for­ma­do por BNG y PSOE, pe­ro el bas­tón de man­do pa­só a ma­nos del PP en aque­lla con­vo­ca­to­ria elec­to­ral con el apar­ca­mien­to sin es­tre­nar. Des­de en­ton­ces, unos re­pro­chan a sus su­ce­so­res que no ha­yan he­cho na­da pa­ra po­ner en ser­vi­cio las ins­ta­la­cio­nes por pu­ro ca­pri­cho, mien­tras que los po­pu­la­res, que con­ti­núan al fren­te del Con­ce­llo, in­sis­ten en que re­ci­bie­ron una he­ren­cia en­ve­ne­na­da.

Se­gún ha de­fen­di­do siem­pre el al­cal­de, Juan Jo­sé Dies­te, la obra del pár­king pre­sen­ta­ba des­de el ini­cio múl­ti­ples de­fi­cien­cias y es­ta­ba inaca­ba­da, por no ha­blar de que se tra­ta de una in­fra­es­truc­tu­ra «in­sos­te­ni­ble» con re­cur­sos mu­ni­ci­pa­les. El pro­yec­to pre­veía la ges­tión pú­bli­ca del apar­ca­mien­to, y el ac­tual eje­cu­ti­vo de Boi­ro siem­pre ha man­te­ni­do que es in­via­ble.

Pe­se a ello, en los pri­me­ros me­ses de su go­bierno, los po­pu­la­res ba­ra­ja­ban la po­si­bi­li­dad de eje­cu­tar los ava­les de la ad­ju­di­ca­ta­ria por los de­fec­tos cons­truc­ti­vos de la obra y el re­gi­dor no se ce­rra­ba en ban­da a la po­si­bi­li­dad de abrir­lo, pe­ro las co­sas han cam­bia­do.

En ello ha­brá in­flui­do un informe téc­ni­co pre­sen­ta­do es­te mis­mo año en el que se cuan­ti­fi­ca en 180.000 eu­ros el gas­to ne­ce­sa­rio pa­ra po­ner en fun­cio­na­mien­to el apar­ca­mien­to sub­te­rrá­neo, una in­ver­sión que el go­bierno lo­cal no es­tá en dis­po­si­ción de asu­mir.

Nue­va opor­tu­ni­dad

Du­ran­te es­tos años sur­gie­ron al­gu­nas ini­cia­ti­vas que ofre­cían una al­ter­na­ti­va pa­ra la pues­ta en ser­vi­cio del pár­king. La opor­tu­ni­dad más so­na­da fue la plan­tea­da por Ga­dis, que mos­tró in­te­rés en apro­ve­char las ins­ta­la­cio­nes de A Bo­quei­ra de A Ne­gral pa­ra abrir un hi­per­mer­ca­do. De es­to ha­ce cin­co años y nun­ca más ha vuel­to a sa­ber­se de ese am­bi­cio­so pro­yec­to, de manera que el re­cin­to pa­re­ce con­de­na­do a con­ti­nuar ce­rra­do a cal y can­to. So­lo una pe­que­ña par­te se uti­li­za co­mo al­ma­cén de los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les de obras y jar­di­nes.

Al mar­gen de dispu­tas po­lí­ti­cas y de la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la ins­ta­la­ción, lo cier­to es que, por ha­ches o por bes, en Boi­ro es­tá en­te­rra­da y sin uso una in­ver­sión de dos mi­llo­nes de eu­ros.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Sin pres­tarser­vi­cio. Ni las dár­se­nas pa­ra los au­to­bu­ses que se cons­tru­ye­ron en la su­per­fi­cie (fo­to su­pe­rior) ni el apar­ca­mien­to sub­te­rrá­neo re­ci­ben en la ac­tua­li­dad el uso pa­ra el que fue­ron con­ce­bi­dos ha­ce ca­si un de­ce­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.