El te­so­ro que la­te en el co­ra­zón de la ca­te­dral

La ba­sí­li­ca com­pos­te­la­na guarda en sus en­tra­ñas pie­zas de un enor­me va­lor que so­lo la fa­ma de jo­yas co­mo el pór­ti­co de la Glo­ria o el Có­di­ce Ca­lix­tino ha eclip­sa­do pa­ra el gran pú­bli­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - - CULTURA - XURXO MEL­CHOR

Los te­so­ros que al­ber­ga la ca­te­dral de San­tia­go no ca­brían en una pá­gi­na de pe­rió­di­co. Ni tan si­quie­ra en la que es pro­ba­ble­men­te la obra más com­ple­ta que se ha­ya es­cri­to so­bre ellos,

el li­bro Los te­so­ros de la ca­te­dral de San­tia­go (Teó­fi­lo Edi­cións), de Ra­món Yz­quier­do Pei­ró. Es tal el vo­lu­men pa­tri­mo­nial que guarda el co­ra­zón de la ba­sí­li­ca com­pos­te­la­na —el Ar­chi­vo, el Te­so­ro y el Mu­seo— que a mu­chas de sus pie­zas a me­nu­do no se les pres­ta la aten­ción de­bi­da. Son lu­ces úni­cas al­go en­som­bre­ci­das por el ful­gor que ema­na de pie­zas co­mo el Tum­bo A, el li­bro que re­co­pi­la la do­cu­men­ta­ción fun­da­cio­nal del tem­plo, el Có­di­ce Ca­lix­tino, ar­chi­co­no­ci­do des­de su ro­bo y pos­te­rior re­cu­pe­ra­ción, o el re­cién res­tau­ra­do pór­ti­co de la Glo­ria.

El te­so­ro ca­te­dra­li­cio re­ci­be al vi­si­tan­te con la Ca­pi­lla de las Re­li­quias, que es tam­bién el pan­teón en el que des­can­san re­yes ga­lai­co-leo­ne­ses co­mo Fer­nan­do II y su hi­jo, Alfonso IX, fi­gu­ras cla­ve de la his­to­ria ja­co­bea. En el in­men­so re­li­ca­rio, so­bre el mag­ní­fi­co bus­to de San­tia­go Al­feo, es­tá la Cruz de Alfonso III, do­na­da en el 827. La ori­gi­nal des­apa­re­ció de es­te lu­gar en 1906 y nun­ca más se su­po de ella.

En una es­tan­cia con­ti­gua es­tá la Sa­la del Te­so­ro, re­ple­ta de pie­zas li­túr­gi­cas de or­fe­bre­ría de gran va­lor. En­tre ellas, y ex­hi­bi­das en el in­te­rior de una ca­ja fuer­te pa­ra evi­tar robos, es­tá una cus­to­dia de mano, un co­pón y un cá­liz de oro, bri­llan­tes y pie­dras pre­cio­sas que son los de ma­yor va­lor mo­ne­ta­rio. La úl­ti­ma vez que sa­lie­ron de su ur­na blin­da­da fue du­ran­te la vi­si­ta del pa­pa Be­ne­dic­to XVI.

En el mu­seo en­tran ca­da año 200.000 per­so­nas. Son mu­chas, pe­ro re­pre­sen­tan me­nos del 7 % de los tres mi­llo­nes de vi­si­tan­tes anua­les que aco­ge la ca­te­dral. En sus sa­las hay jo­yas co­mo la bi­blio­te­ca ca­pi­tu­lar o el ga­llar­de­te que lle­va­ba la nao ca­pi­ta­na de la Li­ga San­ta en la ba­ta­lla de Le­pan­to (14 de agos­to de 1571) y que don Juan de Aus­tria do­nó al Após­tol por su am­pa­ro en la lu­cha que fre­nó la ex­pan­sión tur­ca en el Me­di­te­rrá­neo. El pro­pio San­tia­go, ata­via­do co­mo pe­re­grino, apa­re­ce en el es­tan­dar­te.

Otro de esos te­so­ros po­co co­no­ci­dos es el re­ta­blo que el pá­rro­co de Cha­le, en la is­la in­gle­sa de Wight, en­tre­gó co­mo ofren­da de su pe­re­gri­na­ción en el Año San­to de 1456. John Good­year hi­zo el via­je con es­ta jo­ya pro­ce- den­te del ta­ller de Not­ting­ham. Fue­ra de Ga­li­cia tam­po­co se co­no­ce su­fi­cien­te­men­te que la ter­ce­ra co­lec­ción de ta­pi­ces más im­por­tan­te de Es­pa­ña es­tá en la ba­sí­li­ca com­pos­te­la­na. Los más fa­mo­sos son los de Ru­bens y los he­chos so­bre car­to­nes de Go­ya por la Real Fá­bri­ca de Ma­drid. La fal­ta de es­pa­cio ha­ce que so­lo se ex­pon­gan unos po­cos de los mu­chos que se con­ser­van en las en­tra­ñas del tem­plo.

Has­ta el Maes­tro Ma­teo se ha­ce som­bra a sí mis­mo. El pór­ti­co eclip­sa otra obra maes­tra co­mo fue su co­ro pé­treo, que ocu­pó los cua­tro pri­me­ros tra­mos de la na­ve cen­tral cuan­do la ba­sí­li­ca se con­sa­gró en 1211. En 1604 fue sus­ti­tui­do por uno de ma­de­ra. Al­gu­nas pie­zas se re­uti­li­za­ron y otras se usa­ron co­mo ma­te­rial de re­lleno. Idén­ti­ca suer­te co­rrió el úl­ti­mo gran ha­llaz­go ar­queo­ló­gi­co, una es­ta­tua-co­lum­na pro­ce­den­te de la des­apa­re­ci­da por­ta­da ma­tea­na del pór­ti­co.

FO­TOS PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Cruz de Alfonso III. Pro­ta­go­ni­zó el pri­mer gran ro­bo de la ca­te­dral, en 1906, y ja­más se re­cu­pe­ró la pie­za ori­gi­nal. La ex­hi­bi­da es una ré­pli­ca de 1909.

Co­ro pé­treo. Ade­más del pór­ti­co, el Maes­tro Ma­teo cons­tru­yó el co­ro en pie­dra con el que se con­sa­gró la ca­te­dral en 1211. Se man­tu­vo has­ta 1604 y aca­bó co­mo ma­te­rial de re­lleno. Fue en­con­tra­do en su­ce­si­vas cam­pa­ñas ar­queo­ló­gi­cas.

Re­ta­blo Good­year. El pá­rro­co John Good­year pe­re­gri­nó a San­tia­go en 1456 des­de la is­la de Wight (Reino Uni­do) con es­te re­ta­blo. Una pie­za úni­ca rea­li­za­da en ala­bas­tro po­li­cro­ma­do y ma­de­ra con es­ce­nas de la vi­da del Após­tol.

Los ta­pi­ces. An­tes de fa­lle­cer, el ca­nó­ni­go Pe­dro Acuña y Mal­var do­nó a la ca­te­dral su co­lec­ción de ta­pi­ces, en­tre los que des­ta­can los de Go­ya, de la Real Fá­bri­ca, y los de Ru­bens, de Bru­se­las.

El ga­llar­de­te de la ba­ta­lla de Le­pan­to. Tras la vic­to­ria an­te los tur­cos el 14 de agos­to de 1571, Juan de Aus­tria ofre­ció a San­tia­go la ban­de­ra de su na­ve por la in­ter­ce­sión del Após­tol en el con­flic­to.

Las másva­lio­sas. Es­ta cus­to­dia, co­pón y cá­liz de oro, bri­llan­tes y pie­dras pre­cio­sas son las pie­zas li­túr­gi­cas de ma­yor va­lor mo­ne­ta­rio de la ca­te­dral. Por eso es­tán ex­pues­tas en una ca­ja fuer­te.

El úl­ti­moha­llaz­go. La reha­bi­li­ta­ción de la to­rre de las cam­pa­nas pu­so al des­cu­bier­to en el 2016 una es­ta­tua del Maes­tro Ma­teo que for­mó par­te del pór­ti­co. Es el úl­ti­mo gran ha­llaz­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.