Su­bas­tan las ca­sas de dos fa­mi­lias de Vi­la­xoán y Vi­la­no­va

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - SERXIO GON­ZÁ­LEZ

La voz de Ma­ri Car­men Fer­nán­dez trans­mi­tía ayer amar­gu­ra y can­san­cio. Tam­bién de­cep­ción. Tras más de un año de lu­cha, in­ten­tan­do man­te­ner la pro­pie­dad del pi­so en el que vi­ve con sus tres hi­jos, la mu­jer no ha te­ni­do más re­me­dio que ti­rar la toa­lla y acep­tar la da­ción en pa­go que le ofre­cía la en­ti­dad ban­ca­ria con la que en su día sus­cri­bió su hi­po­te­ca. Hoy mis­mo fir­ma­rá los pa­pe­les. Su fa­mi­lia no se que­da­rá en la ca­lle, por­que el ar­bi­tra­je del pro­gra­ma au­to­nó­mi­co Re­con­du­ce le ga­ran­ti­za un al­qui­ler so­cial, que le per­mi­ti­rá se­guir ha­bi­tan­do su apar­ta­men­to de Vi­la­gar­cía du­ran­te los pró­xi­mos tres años. Pe­ro la ti­tu­la­ri­dad del pi­so pa­sa a ma­nos del ban­co. Teó­ri­ca­men­te po­dría re­cu­pe­rar­lo. Siem­pre, cla­ro es­tá, que me­jo­ren sus con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y un suel­do en­tre en ca­sa. La pri­me­ra op­ción, en una hi­po­té­ti­ca ven­ta, se­rá pa­ra ellos. «Pe­ro ten­dría­mos que par­tir de ce­ro, pa­gan­do una nue­va hi­po­te­ca, y yo aho­ra ya no ten­go na­da que de­jar­les a mis tres hi­jos», ex­pli­ca, en­tre fu­rio­sa y aba­ti­da.

Ma­ri Car­men in­ten­tó, por ac­ti­va y por pa­si­va, que la en­ti­dad fi­nan­cie­ra ac­ce­die­se a re­es­truc­tu­rar su deu­da. Los su­ce­si­vos im­pa­gos, inevi­ta­bles cuan­do se que­dó sin tra­ba­jo, ele­va­ron la cuo­ta de amor­ti­za­ción por en­ci­ma de los qui­nien­tos eu­ros men­sua­les, im­po­si­bles de al­can­zar pa­ra una fa- mi­lia cu­yos in­gre­sos se vie­ron re­du­ci­dos al mí­ni­mo im­pres­cin­di­ble pa­ra se­guir ti­ran­do. Las ayu­das del Con­ce­llo y de la Xun­ta, ase­gu­ra, se fue­ron di­fu­mi­nan­do. Lla­mó a las puer­tas de for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas de di­fe­ren­te co­lor, un re­cur­so que tam­po­co fun­cio­nó. Hay más, al­go fun­da­men­tal en es­te pro­ce­so: sus dos ex­ma­ri­dos, pa­dres de los tres cha­va­les, no ha­cen fren­te al pa­go de las pen­sio­nes de sus res­pec­ti­vos hi­jos. Con ese di­ne­ro, el pi­so se­gui­ría a su nom­bre. Pe­ro el ca­so si­gue em­pan­ta­na­do en los tri­bu­na­les. «Ni la Jus­ti­cia, ni los ban­cos, ni los po­lí­ti­cos han he­cho na­da al fi­nal, ¿có­mo va­mos a creer en al­go?». Du­ra con­clu­sión. El de Ma­ri Car­men Fer­nán­dez no es un ca­so ais­la­do. Ayer, la pla­ta­for­ma Stop Desahu­cios con­fir­ma­ba que otras dos fa­mi­lias de Arou­sa se ven en una si­tua­ción pa­re­ci­da. En Vi­la­xoán, por­que su vi­vien­da ha si­do subas­ta­da y ad­ju­di­ca­da a un gru­po in­mo­bi­lia­rio. En Vi­la­no­va, por­que el pro­ce­so de subas­ta a fa­vor de una en­ti­dad cre­di­ti­cia ha co­men­za­do. El co­lec­ti­vo ne­go­cia pa­ra que nin­gu­na de las dos aban­do­nen sus vi­vien­das.

M. FERREIRÓS

Ma­ri Car­men Fer­nán­dez pa­ga­rá aho­ra un al­qui­ler so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.