Con­gre­so so­bre adop­cio­nes y una pre­gun­ta: ¿con amor lle­ga?»

Una ci­ta en el Pa­zo da voz a la sin­gu­la­ri­dad de las fa­mi­lias adop­ta­das, sus re­tos y prin­ci­pa­les de­man­das

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - MA­RÍA HERMIDA

«Son cin­co mi­nu­tos, la vi­da es eter­na en cin­co mi­nu­tos». Can­ta­ba eso Víc­tor Ja­ra, que la vi­da es eter­na en cin­co mi­nu­tos. Y a ve­ces, efec­ti­va­men­te, lo es. Ocu­rría ayer en el se­gun­do con­gre­so ga­lle­go de adop­ta­ción, que arran­có en el Pa­zo da Cul­tu­ra de Pontevedra or­ga­ni­za­do por Ma­naia, la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Axu­da á Adop­ción. Fue un lar­go día de po­nen­cias y de­ba­te don­de se abor­da­ron nu­me­ro­sas cues­tio­nes; se ha­bló de le­yes, del día a día de las fa­mi­lias adop­ta­das, se hi­zo me­mo­ria de có­mo se ges­tó la adop­ción in­ter­na­cio­nal en Es­pa­ña... Fue­ron mu­chos fren­tes y muy in­ten­sos. Así que hu­bo mu­chos cin­co mi­nu­tos fas­ci­nan­tes, eter­nos co­mo los de Ja­ra. Uno de ellos, fue es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo. Al fi­nal de una char­la, una ma­dre adop­ti­va pon­te­ve­dre­sa, Ma­ría Jo­sé Frei­re, que es in­vi­den­te, qui­so po­ner el acen­to en lo que sig­ni­fi­ca adop­tar a un hi­jo con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les: «Mi hi­ja So­fía es in­vi­den­te y tie­ne pa­rá­li­sis ce­re­bral. So­fía no ha­bla, no an­da no ve... pe­ro un abra­zo de So­fía es lo más ma­ra­vi­llo­so del mun­do. Ten­go cua­tro ca­rre­ras y en nin­gu­na he apren­di­do tan­to co­mo con mi hi­ja So­fía». La emo­ción aflo­ró en­ton­ces en el au­di­to­rio pon­te­ve­drés. Y una pre­gun­ta em­pe­zó a pu­lu­lar por el ai­re en el con­gre­so: ¿el amor pue­de con to­do? De eso, pre­ci­sa­men­te, ha­bla­ba en un re­ce­so del con­gre­so Bea­triz San Ro­mán, ma­dre adop­ti­va de una Frei­re, en se­gun­da fi­la, con­tó la his­to­ria de su hi­ja So­fía.

ado­les­cen­te, doc­to­ra en Psi­co­lo­gía e in­ves­ti­ga­do­ra so­bre fa­mi­lias adop­ti­vas y su reali­dad en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. San Ro­mán se­ña­la­ba que, efec­ti­va­men­te, el amor tie­ne que es­tar siem­pre.

Pe­ro no lle­ga. Y re­cor­da­ba que se ne­ce­si­tan mu­chas co­sas más. Por ejem­plo, las fa­mi­lias, a las que se­gún se in­di­có en el con­gre­so se le sue­le dar más apo­yo y ayu­da en el pro­ce­so de adop­ción que des­pués, cuan­do ya tie­nen a su hi­jo en ca­sa, «ne­ce­si­tan ha­cer mu­cho tra­ba­jo con ellos, so­bre to­do cuan­do son ado­les­cen­tes. Hay que pre­ve­nir­los, por ejem­plo, de mu­cha dis­cri­mi­na­ción y ra­cis­mo que van a su­frir. Yo ten­go una hi­ja de 15 años de Hai­tí y lo veo. No es lo mis­mo cuan­do era pe­que­ña que aho­ra, que en­tra en una tien­da y tie­ne al guar­da de se­gu­ri­dad pe­ga­do a ella. Eso es así, y por mu­cho que lo ob­vie­mos no va a des­apa­re­cer, es me­jor afron­tar­lo y pre­ve­nir a los hi­jos», ar­gu­men­tó. San Ro­mán, que ha­bló ayer de adop­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, hi­zo una re­fle­xión so­bre lo su­ce­di­do en Es­pa­ña: «Por re­su­mir­lo muy rá­pi­do y de una for­ma muy sim­ple... en Es­pa­ña pen­sa­mos que ha­bía mu­chí­si­mos ni­ños aban­do­na­dos en mu­chos paí­ses y que es­ta­ban en or­fa­na­tos. Y la reali­dad era que ni ha­bía tan­tos ni tam­po­co era cier­to que no tu­vie­sen fa­mi­lias».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.