Una pres­ta­ción bien va­lo­ra­da pe­ro en la que fa­lla la tec­no­lo­gía

El nú­me­ro de usua­rios de un ser­vi­cio que tie­ne co­mo prin­ci­pal pe­ga el en­gan­che, cre­ce es­pe­cial­men­te en O Ca­va­de­lo y Ca­rril

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - M. SANTALÓ

El se­gun­do verano de vi­da del Vaibike! en Vilagarcía con­clu­ye con una bue­na no­ti­cia pa­ra los afi­cio­na­dos del des­pla­za­mien­to en es­te vehícu­lo de dos rue­das: ha­brá cin­co nue­vas es­ta­cio­nes. El dón­de se ubi­ca­rán es­tá to­da­vía sin con­cre­tar, pe­ro la in­ten­ción es que es­tas nue­vas pa­ra­das se su­men más pron­to que tar­de a las de O Ca­va­de­lo, Vi­la­xoán, Ca­rril, O Pi­ñei­ri­ño y la es­ta­ción de Renfe. Pe­ro, ¿có­mo se en­cuen­tra el ser­vi­cio del que pue­de dis­fru­tar la ciu­da­da­nía de Vilagarcía pa­ra rea­li­zar sus re­co­rri­dos des­de ya ha­ce más de un año?. Usua­rios y go­bierno lo­cal coin­ci­den en la res­pues­ta: Es un ser­vi­cio bien va­lo­ra­do pe­ro que car­ga con el las­tre de con­tar con un sis­te­ma tecnológico an­ti­cua­do. ¿La con­se­cuen­cia prin­ci­pal?. De­vol­ver la bi­ci­cle­tas a cual­quie­ra de las es­ta­cio­nes no siem­pre es ta­rea fá­cil.

«El sis­te­ma de en­gan­che fun­cio­na por con­tac­to, pe­ro los sen­so­res dan mu­chos fa­llos», ex­pli­ca Ser­gio Al­cai­ne. Sa­be bien de lo que ha­bla. Es el en­car­ga­do del man­te­ni­mien­to del sis­te­ma ope­ra­ti­vo que la La­bi­ci tie­ne en la ca­pi­tal arou­sa­na y se re­co­rre las cin­co es­ta­cio­nes dia­ria­men­te pa­ra sol­ven­tar los erro­res que los usua­rios le ha­cen lle­gar a tra­vés de las es­ta­cio­nes o de la apli­ca­ción pa­ra mó­vil. «La ma­yor par­te de los avi­sos son por es­te mo­ti­vo. Una per­so­na no pue­de co­ger una bi­ci­cle­ta si la an­te­rior no cons­ta co- mo en­gan­cha­da», in­di­ca.

La me­jo­ra pa­sa por la re­no­va­ción de las pa­ra­das. «Aquí se apro­ve­cha­ron las es­ta­cio­nes que ya te­nía el ayun­ta­mien­to, pe­ro las que se es­tán ins­ta­lan­do aho­ra por to­da Es­pa­ña cam­bian el sis­te­ma de con­tac­to por uno de pro­xi­mi­dad con el que se evi­tan el 90 % de los erro­res», se­ña­la Al­cai­ne. Al sis­te­ma hay que su­mar­le el «tro­te» dia­rio. Al­go que no con­tri­bu­ye al man­te­ni­mien­to de los sen­so­res. So­lo ha­ce fal­ta echar un ojo al cie­rre nú­me­ro cin­co de Ca­rril. «Los sen­so­res se de­te­rio­ran más cuan­do se sube so­bre las bi­ci­cle­tas mien­tras es­tán es­tá­ti­cas en la es­ta­ción», in­di­ca. Aun­que en el ca­so de ese can­da­do, el pe­so fue di­rec­ta­men­te so­bre la es­ta­ción. Los usua­rios con­sul­ta­dos se­ña­lan que es pre­ci­sa­men­te en la pa­ra­da de Ca­rril don­de más fa­llos en­cuen­tran. ¿El mo­ti­vo?. «Pue­de que se de­ba a que es la úni­ca si­tua­da es una pla­za y no en una zo­na de trán­si­to», in­di­ca Al­cai­de. Es, ade­más, jun­to a la de O Ca­va­de­lo, en la que más mo­vi­mien­tos se pro­du­cen. Sal­vo en los me­ses de verano, que ga­na la de Vi­la­xoán.

De­tec­ta­do el prin­ci­pal pro­ble­ma, so­lo que­da bus­car­le so­lu­ción. No tar­da­rá en lle­gar. La concejala de ur­ba­nis­mo, Pao­la Ma­ría Mo­cha­les, se­ña­la que la pues­ta a pun­to de las es­ta­cio­nes exis­ten­tes ven­drá de la mano de la am­plia­ción. Tam­bién se re­no­va­rán los vehícu­los. Aho­ra, el 25 % son gri­ses y per­te­ne­cen al Con­ce­llo y el 75 % son blan­cos y son crea­dos por la em­pre­sa. Un pe­que­ño de­ta­lle ha­ce de la mi­no­ría más an­ti­gua y a cam­biar un gran va­lor: las ces­tas. Usua­rios co­mo Al­ma Díaz, en­can­ta­da de usar la bi­ci­cle­ta pú­bli­ca pa­ra acu­dir al tra­ba­jo, apro­ve­chan pa­ra pro­po­ner al­gu­na que otra me­jo­ra más: «El ta­lón cho­ca con el me­tal que po­ne Vaibike! al pe­da­lear y las ca­de­nas de al­gu­nas bi­ci­cle­tas es­tán ro­tas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.