Una jo­ven vi­vió co­mo es­cla­va se­xual en un pi­so de Vi­go

La víc­ti­ma se ha­bía fu­ga­do de ca­sa y fue cap­ta­da por una pa­re­ja de ex­tran­je­ros que, a pun­ta de pis­to­la, la obli­ga­ron a pros­ti­tuir­se

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - E. V. PITA

Un pi­so de Vi­go ocul­tó du­ran­te cua­tro me­ses el dra­ma de una jo­ven fu­ga­da de ca­sa que fue obli­ga­da a pros­ti­tuir­se por una pa­re­ja de ami­gos que la re­co­gie­ron en la ca­lle. Un ru­mano y su no­via por­tu­gue­sa fue­ron con­de­na­dos por ex­plo­tar a la víc­ti­ma co­mo una es­cla­va se­xual, ame­na­zar­la a pun­ta de pis­to­la y qui­tar­le to­do el di­ne­ro que ga­na­ba. La vis­ta por con­for­mi­dad se se­lló ha­ce dos se­ma­nas en la Au­dien­cia de San­tia­go y la pa­re­ja acep­tó dos años de cár­cel.

La víc­ti­ma, ma­yor de edad pe­ro muy jo­ven, se es­ca­pó de la ca­sa de sus pa­dres en Ou­ren­se tras man­te­ner una ri­ña do­més­ti­ca. Va­ga­bun­deó por la ca­lle sin di­ne­ro y la pa­re­ja le pro­me­tió ayu­dar­la y po­ner­le un pi­so en San­tia­go y, lue­go en Vi­go, pa­ra que pu­die­se ejer­cer la pros­ti­tu­ción y ga­nar un po­co de di­ne­ro. Pe­ro lue­go la es­cla­vi­za­ron se­xual­men­te apro­ve­chán­do­se de su lo­za­nía.

En el pi­so, la pa­re­ja la vi­gi­la­ba to­do el día, no la de­ja­ban sa­lir a la ca­lle, se que­da­ban to­do el di­ne­ro que ga­na­ba y la ame­na­za­ban con una pis­to­la. Cuan­do la víc­ti­ma pi­dió ayu­da por te­lé­fono a su ex­no­vio, es­te re­ci­bió una pa­li­za y lo ame­dren­ta­ron con un pa­lo pa­ra que no de­nun­cia­se. Fi­nal­men­te, la jo­ven bur­ló su cau­ti­ve­rio cuan­do via­jó a Ou­ren­se al en­tie­rro de su pa­dre y allí se le con­tó to­do a su ma­dre.

En la vis­ta por con­for­mi­dad, la pa­re­ja re­co­no­ció los he­chos y acep­tó la pe­na de cár­cel, in­dem­ni­zar con 2.000 eu­ros a la per­ju­di­ca­da y ale­jar­se cin­co años de la jo­ven.

El cal­va­rio de la mu­jer co­men­zó en el ve­rano del 2012 cuan­do tu­vo desave­nen­cias con su fa­mi­lia, se mar­chó de ca­sa y em­pe­zó a vi­vir en si­tua­ción pre­ca­ria. La pa­re­ja, de 37 y 34 años, res­pec­ti­va­men­te, se per­ca­tó de la ju­ven­tud de la víc­ti­ma y le ofre­ce que­dar­se con ellos en su pi­so de San­tia­go. Allí le pro­po­nen que ejer­za la pros­ti­tu­ción con la pro­me­sa de que re­par­ti­rían por la mi­tad los in­gre­sos que ella ob­tu­vie­se. De­ses­pe­ra­da, la jo­ven acep­ta el tra­to co­mo úni­ca sa­li­da. Tres me­ses des­pués, en no­viem­bre, se tras­la­dan a un pi­so al­qui­la­do en Vi­go.

Es en es­ta ciu­dad don­de se re­cru­de­ce su pe­sa­di­lla. La pa­re­ja rom­pe su pro­me­sa y le exi­ge que ella les en­tre­gue to­do el di­ne­ro que ga­na en la pros­ti­tu­ción. Pa­ra ello, con­tro­la­ban to­dos los pa­ses que rea­li­za­ba, no la de­ja­ban sa­lir del do­mi­ci­lio sin la com­pa­ñía de al­guno de los im­pli­ca­dos y so­lo po­día ha­cer lla­ma­das te­le­fó­ni­cas si era de­lan­te de ellos.

Al sen­tir­se atra­pa­da, la mu­jer co­men­tó que iba a mar­char­se del do­mi­ci­lio y de­jar de ejer­cer la pros­ti­tu­ción. Pe­ro ellos le re­pli­ca­ron de for­ma «cla­ra­men­te ame­na­zan­te» que no po­día aban­do­nar di­cha ac­ti­vi­dad ni ir­se del pi­so. Pa­ra ello, uno de los im­pli­ca­dos ex­hi­bió una pis­to­la. La víc­ti­ma se to­mó en se­rio las ame­na­zas por­que co­no­cía el ca­rác­ter vio­len­to de los acu­sa­dos, pues ya ha­bía ob­ser­va­do an­tes su ac­ti­tud.

A fi­na­les del 2012, la jo­ven pi­dió ayu­da por te­lé­fono a su ex­no­vio de Ou­ren­se, pe­ro es­te re­ci­bió po­co des­pués una pa­li­za pa­ra que ca­lla­se la bo­ca y di­sua­dir a la víc­ti­ma. En fe­bre­ro del 2013, ella via­jó a Ou­ren­se pa­ra ir al fu­ne­ral de su pa­dre y una vez allí se es­con­dió en ca­sa de su ma­dre, a la que le con­tó to­do su cal­va­rio.

No po­día te­le­fo­near a so­las, ni sa­lir a la ca­lle, le qui­ta­ban su di­ne­ro y die­ron una pa­li­za a su ex­no­vio

CENAMOR

Los con­de­na­dos, en el jui­cio ce­le­bra­do en San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.