El lu­jo de ju­gar, ha­cer de­por­te y res­pi­rar ver­de en el co­ra­zón de la vi­lla

Ni­ños, jó­ve­nes y ma­yo­res en­cuen­tran en es­te es­pa­cio un lu­gar pa­ra el ocio y el des­can­so; lo pró­xi­mo se­rá do­tar­lo de ca­fe­te­ría

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - LOCAL - BEA COS­TA

El ca­pri­cho de Manuel Fra­ga de­jó un gran le­ga­do a los cam­ba­de­ses. En el año 2003, el en­ton­ces pre­si­den­te de la Xun­ta pu­so so­bre la me­sa 2,1 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra com­prar el pa­zo de To­rra­do con el fin de que es­te es­pa­cio se con­vir­tie­ra en un re­fe­ren­te del al­ba­ri­ño y su fies­ta. Así ha si­do. Allí se ce­le­bra des­de ha­ce años el Xan­tar del Al­ba­ri­ño ca­da pri­mer do­min­go de agos­to y allí se ubi­can las ofi­ci­nas de la Ru­ta do Vi­ño Rías Bai­xas, aun­que es­tos lo­gros se que­dan cor­tos si se atien­de a la reivin­di­ca­ción his­tó­ri­ca de una par­te de los cam­ba­de­ses de al­ber­gar la se­de del Con­se­llo Re­gu­la­dor da De­no­mi­na­ción de Ori­xe Rías Bai­xas.

Pe­ro To­rra­do es mu­cho más. Es el prin­ci­pal par­que urbano del mu­ni­ci­pio; al­re­de­dor de cin­co mil me­tros cua­dra­dos en el co­ra­zón del cas­co his­tó­ri­co, al la­do del pa­ra­dor.

A la in­ver­sión ini­cial si­guie­ron otras pa­ra reha­bi­li­tar el pa­zo y pa­ra con­ver­tir sus jar­di­nes y huer­ta en un es­pa­cio de ocio con­ce­bi­do pa­ra to­das las eda­des. Los más pe­que­ños dis­po­nen allí de un par­que in­fan­til con quin­ce jue­gos. Los apa­ra­tos han si­do ob­je­to de una re­pa­ra­ción es­te ve­rano y la pues­ta a pun­to con­ti­núa; el vier­nes col­ga­ba so­bre los co­lum­pios el car­tel de re­cién pin­ta­do.

Los jó­ve­nes tam­bién en­cuen­tran en To­rra­do su lu­gar. Una ex- pla­na­da de ce­men­to re­con­ver­ti­da en can­cha de ba­lon­ces­to per­mi­te echar unas pa­chan­gas, y cuan­do llue­ve o el ca­lor aprie­ta en ve­rano, siem­pre pue­den re­fu­giar­se en el por­che si­tua­do en la en­tra­da de la ca­lle Prín­ci­pe. La me­sa de te­nis de me­sa ya no es­tá pe­ro su te­ja­do si­gue sien­do un buen co­bi­jo.

Pen­san­do en los más ta­llu­di­tos, el Con­ce­llo ins­ta­ló un par­que bio­sa­lu­da­ble que per­mi­te mo­ver los múscu­los y el es­que­le­to. Y los que bus­can tran­qui­li­dad y so­sie­go, pue­den en­con­trar­los a la som­bra de los ár­bo­les más fron­do­sos si­tua­dos en el ala nor­te o bus­can­do el sol de no­viem­bre en los ban­cos del ala sur.

El par­que de To­rra­do dis­po­ne de aseos pú­bli­cos y pron­to po­dría es­tre­nar ser­vi­cio de ca­fe­te­ría. El Con­ce­llo va a sa­car a con­cur­so la ex­plo­ta­ción del an­ti­guo quios­co si­tua­do en la fa­cha­da de la ave­ni­da de Madrid, y pa­ra ha­cer la ofer­ta más atrac­ti­va, ha rea­li­za­do obras de re­for­ma en su in­te­rior y va a per­mi­tir la ins­ta­la­ción de te­rra­zas en los jar­di­nes ex­te­rio­res. El ad­ju­di­ca­ta­rio ten­drá que asu­mir dos fun­cio­nes: lim­piar los aseos del par­que y en­car­gar­se de abrir y ce­rrar el re­cin­to.

El Con­ce­llo de Cam­ba­dos tie­ne un pro­ble­ma con es­te te­ma por­que la po­li­cía lo­cal se nie­ga a asu­mir es­tas com­pe­ten­cias y no hay un per­so­na en la plan­ti­lla mu­ni­ci­pal que ten­ga es­ta fun­ción es­pe­cí­fi­ca.

El par­que ha si­do ob­je­to de ac­tos van­dá­li­cos en los úl­ti­mos años, lo cual de­jó un ras­tro de des­per­fec­tos en los ba­ños, al­gu­na que otra pin­ta­da y obli­ga­ron a mo­ver de si­tio la es­ta­tua de Manuel Fra­ga. Es­to pro­vo­có que aca­ba­ra sien­do re­le­ga­da al pa­tio in­te­rior del pa­zo, en­tre re­jas y ba­jo lla­ve, has­ta que el go­bierno de iz­quier­das la re­ti­ró de­fi­ni­ti­va­men­te es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.