La inau­gu­ra­ción de Al­cam­po co­lap­sa la ave­ni­da de As Ca­ro­li­nas

El hi­per­mer­ca­do re­ci­be en su es­treno un alu­vión de vi­si­tan­tes de to­da la co­mar­ca

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - PORTADA - SERXIO GON­ZÁ­LEZ

Vi­la­gar­cía sa­lu­dó ayer a Al­cam­po co­mo si de una pri­me­ra jor­na­da de re­ba­jas se tra­ta­se. Cuan­do el hi­per­mer­ca­do de As Ca­ro­li­nas abrió sus puer­tas, a las nue­ve de la ma­ña­na, su apar­ca­mien­to es­ta­ba ya prác­ti­ca­men­te re­ple­to. Vein­te mi­nu­tos des­pués, en­con­trar una pla­za li­bre co­men­za­ba a ser un pro­ble­ma. Ha­cia me­dio­día, el pro­ble­ma con­sis­tía en ac­ce­der al vo­lan­te a la ca­pi­tal arou­sa­na a tra­vés de la ave­ni­da de As Ca­ro­li­nas, co­lap­sa­da por una den­sa cir­cu­la­ción ro­da­da. Es cier­to que la coin­ci­den­cia del desembarco del gru­po fran­cés con el mer­ca­do de ca­da mar­tes no le hi­zo un fa­vor al trá­fi­co, pe­ro cual­quie­ra que se de­ja­se caer por allí pu­do com­pro­bar que el fac­tor esen­cial, el que ti­ra­ba del nu­do, era el es­treno de un es­ta­ble­ci­mien­to que re­ci­bió un ver­da­de­ro alu­vión de vi­si­tan­tes.

La clien­te­la pro­ce­día de to­dos los pun­tos de la co­mar­ca de O Sal­nés. De A Illa, de Cam­ba­dos, en buen nú­me­ro por cier­to, de Vi­la­no­va o de Mea­ño. Hu­bo quien pre­gun­tó si en el hi­per­mer­ca­do se re­ga­la­ba al­go. So­lo ro­sas. La ofer­ta de 35.000 pro­duc­tos y las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra­das por su lle­ga­da fue­ron su­fi­cien­tes para im­pul­sar a un con­ti­nuo flu­jo de per­so­nas ha­cia el in­te­rior de los cin­co mil me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie de ven­tas de los que dis­po­ne Al­cam­po. Ha­bi­da cuen­ta de que la jor­na­da inau­gu­ral no con­clu­yó has­ta las diez de la noche, se­rá di­fí­cil ob­te­ner da­tos de afluen­cia has­ta esta ma­ña­na. No obs­tan­te, se da por he­cho que al me­nos tres mil po­ten­cia­les com­pra­do­res ha­bían pi­sa­do el es­ta­ble­ci­mien­to de As Ca­ro­li­nas a me­dio­día.

«Aín­da aca­ba­mos de che­gar, e non vos po­do di­cir, aín­da que is­to ten boa pin­ta», co­men­ta­ba una pa­re­ja de A Illa a la som­bra de un te­le­vi­sor de buen ta­ma­ño. Elec­tro­do­més­ti­cos y elec­tró­ni­ca atraían a sus afi­cio­na­dos, pe­ro sin du­da el área que se lle­va­ba la pal­ma era la de ali­men­ta­ción. Y, en con­cre­to, la de ali­men­tos fres­cos, con la pes­ca­de­ría y su acuario con es­pe­cies vi­vas a la ca­be­za. La plan­ti­lla, con­for­ma­da por 150 tra­ba­ja­do­res, se mul­ti­pli­ca­ba para afi­nar la ma­qui­na­ria. Y la ca­fe­te­ría echa­ba hu­mo jun­to a un enor­me mu­ral en pa­ne­les que re­crea el li­to­ral de Vi­la­gar­cía, des­de Ca­rril a Fe­rra­zo.

Las re­fle­xio­nes de Zo­na Aber­ta

El di­rec­tor de Al­cam­po en la zo­na norte de Es­pa­ña, Je­sús López, va­lo­ra­ba muy po­si­ti­va­men­te el arran­que del hi­per­mer­ca­do, in­sis­tien­do en la idea de que no vie­ne a com­pe­tir con el co­mer­cio lo­cal. La vi­sión de Zo­na Aber­ta, cla­ro, no es la mis­ma. Su pre­si­den­ta, Ro­cío Lou­zán, in­vi­tó a re­fle­xio­nar so­bre el he­cho de que se pro­duz­ca un atas­co a las nue­ve me­nos diez de la ma­ña­na en el en­torno del cen­tro de sa­lud «para com­prar al­go que va a se­guir ha­bien­do» el res­to del día.

«La de Vi­la­gar­cía es la ofer­ta más mo­der­na de Al­cam­po y creo, sin­ce­ra­men­te, que hay si­tio para to­dos»

Je­sús López Di­rec­tor de Al­cam­po para el área norte de Es­pa­ña

MAR­TI­NA MISER FOTOS

El pro­duc­to fres­co, a la ca­be­za. Aunque el alu­vión de vi­si­tan­tes se ex­ten­dió por to­dos los de­par­ta­men­tos del hi­per­mer­ca­do, sin du­da el ma­yor foco de atrac­ción se si­tuó en los ali­men­tos fres­cos, que ocu­pan 1.500 me­tros cua­dra­dos de los 5.000 de los que cons­ta la zo­na de ven­tas, con la pes­ca­de­ría co­mo pun­to más des­ta­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.