Tribunales

So­li­ci­tan un año y me­dio de pri­sión por unos te­le­fo­na­zos con nú­me­ro ocul­to que su­pon­drían un de­li­to de aco­so

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - PORTADA - M. SANTALÓ

Juz­gan a un gro­ven­se que lla­mó a su ex­mu­jer 200 ve­ces en tres me­ses «con el fin de per­tur­bar­la»

Un ve­cino de O Gro­ve se en­fren­ta a una pe­na de un año y me­dio de pri­sión por un pre­sun­to de­li­to de coac­cio­nes por aco­so (stal­king). La Fis­ca­lía con­si­de­ra de­mos­tra­da la ver­sión de los he­chos que la ex­mu­jer del acu­sa­do pre­sen­tó an­te la Guar­dia Ci­vil del mu­ni­ci­pio me­co y que se re­su­me en un in­ter­mi­na­ble lis­ta­do de lla­ma­das con nú­me­ro ocul­to, que pro­vie­nen, se­gún re­co­ge el es­cri­to de acu­sa­ción, del te­lé­fono del ve­cino me­co. «Ha ejer­ci­do de mo­do in­sis­ten­te y reite­ra­do en el tiem­po lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, em­plean­do pa­ra ello nú­me­ro ocul­to, al te­lé­fono par­ti­cu­lar de su ex­mu­jer». ¿Cuál era la fi­na­li­dad?. Se­gún con­ti­núa el es­cri­to, el acu­sa­do colgaba el te­lé­fono tan pron­to lo co­gían al otro la­do de la lí­nea. «Obran­do con el ob­je­ti­vo de al­te­rar gra­ve­men­te el desarrollo de la vi­da de su ex­pa­re­ja y de aco­sar­la, en re­pre­sa­lia por las desave­nen­cias ge­ne­ra­das en la es­ti­pu­la­ción del ré­gi­men de vi­si­tas del hi­jo me­nor que tie­nen en co­mún», re­co­ge la Fis­ca­lía.

La do­cu­men­ta­ción re­co­gi­da du­ran­te el pe­río­do de ins­truc­ción del ca­so in­clu­ye el epi­so­dio de cri­sis de an­sie­dad, ner­vio­sis­mo y es­trés que lle­vó a la pre­sun­ta víc­ti­ma de aco­so a ser tra­ta­da con an­sio­lí­ti­cos en el cen­tro de sa­lud de O Gro­ve. Des­de allí, la de­ri­va­ron al ser­vi­cio de psi­co­lo­gía del Lé­rez, don­de le pres­ta­ron la aten­ción opor­tu­na.

De una lla­ma­da dia­ria a do­ce

Las lla­ma­das que que­dan re­fle­ja­das en la acu­sa­ción tu­vie­ron lu­gar en los me­ses de no­viem­bre y diciembre de 2015 y enero de 2016. Tam­bién en los pri­me­ros días de fe­bre­ro. El nú­me­ro de lla­ma­das va­ría en fun­ción del día: hay al­gu­nos en los que no cons­tan y otros en los que el nú­me­ro as­cien­de has­ta do­ce. Pre­ci­sa­men­te, los días de más te­le­fo­na­zos coin­ci­den con las gran­des ce­le­bra­cio­nes de las fies­tas na­vi­de­ñas. En el des­glo­se de las lla­ma­das, pue­de apre­ciar­se que as­cien­den has­ta ocho los días 24 y 25 del mes de diciembre. La ho­ra de las lla­ma­das es di­ver­sa. Las do­ce lla­ma­das co­rres­pon­den al úl­ti­mo día del año, re­ci­bien­do un to­tal de sie­te el 1 de enero.

Si di­vi­di­mos las lla­ma­das se­gún el mes en que se rea­li­za­ron, 41 co­rres­pon­den a no­viem­bre, 81 a diciembre, 47 a enero y 31 a los diez pri­me­ros días de fe­bre­ro. So­bre es­ta in­sis­ten­cia, la Fis­ca­lía con­si­de­ra evi­den­te que «el in­ves­ti­ga­do es co­no­ce­dor de que ni su ex­mu­jer ni su hi­jo desea­ban ha­blar con él». Ade­más, «no cons­ta que hu­bie­se acu­di­do a la vía ju­ris­dic­cio­nal ci­vil a fin de re­sol­ver las po­si­bles desave­nen­cias en cuan­to a la apli­ca­ción del ré­gi­men de vi­si­tas, co­mu­ni­ca­ción y es­tan­cia».

A la pe­ti­ción de un año y me­dio de pri­sión, se le su­ma la de prohi­bi­ción de co­mu­ni­ca­ción por cual­quier me­dio y de apro­xi­ma­ción, en un ra­dio de 250 me­tros, a su ex­mu­jer du­ran­te un pe­río­do de tres años.

La ex­mu­jer y el hi­jo de am­bos ha­brían ma­ni­fes­ta­do no que­rer ha­blar con el acu­sa­do

La pre­sun­ta víc­ti­ma fue tra­ta­da en el cen­tro de sa­lud al su­frir una cri­sis de an­sie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.