El lu­gar don­de ser pea­tón es to­da una odi­sea

Pe­se a que hay nu­me­ro­sas vi­vien­das en la zo­na, ese tra­mo guar­da mu­chos pe­li­gros

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - AN­TO­NIO GARRIDO

No es na­da fá­cil ser pea­tón y tran­si­tar por la ave­ni­da Agus­tín Ro­me­ro y por la ave­ni­da de Cor­na­zo. La zo­na pa­re­ce to­da una gin­ca­na pa­ra quien no cir­cu­la por ella en au­to­mó­vil y es­tá re­ple­ta de obs­tácu­los.

Sor­pren­de, en pri­mer lu­gar, los no­to­rios pro­ble­mas de ac­ce­si­bi­li­dad. El lu­gar es un con­ti­nuo sube y ba­ja, con las ace­ras cor­ta­das por en­tra­das a ga­ra­jes y con unos bor­di­llos lo su­fi­cien­te­men­te al­tos co­mo pa­ra con­ver­tir­se un obs­tácu­lo in­sal­va­ble no ya pa­ra per­so­nas que ten­gan que uti­li­zar una si­lla de rue­das o lle­var un ca­rri­to pa­ra ni­ños, sino in­clu­so pa­ra al­guien con pe­que­ños pro­ble­mas de mo­vi­li­dad. Hay tra­mos en muy mal es­ta­do pe­ro sien­do es­to gra­ve, qui­zás no es el mayor de los pro­ble­mas. La gran ta­ra es que, di­rec­ta­men­te, en mu­chos de los tra­mos sen­ci­lla­men­te hay que ba­jar a la cal­za­da por­que es li­te­ral­men­te im­po­si­ble an­dar so­bre ellas. Al­gu­nas ve­ces por­que no hay, otras por­que las es­ca­le­ras de ac­ce­so a la en­tra­da de al­gu­na vi­vien­da ocu­pan to­do el es­pa­cio o por­que son tan es­tre­chas que cuan­do hay so­bre ella una fa­ro­la o al­gu­na se­ñal de trá­fi­co di­rec­ta­men­te no se pue­de pa­sar.

El pro­ble­ma es muy gra­ve por­que, ade­más, en ese tra­mo de en­tra­da a Vilagarcía mu­chos vehícu­los ni si­quie­ra res­pe­tan los 50 km / h de ve­lo­ci­dad má­xi­ma que mar­can las se­ña­les. So­lo ha­ce fal­ta es­pe­rar unos mi­nu­tos allí pa­ra com­pro­bar que la ma­yo­ría de ellos va a bas­tan­te más ve­lo­ci­dad.

El ac­ce­so a la cir­cun­va­la­ción a tra­vés de la rúa San­ta Mariña es otro pun­to ne­gro. Muy uti­li­za­do tan­to pa­ra en­trar co­mo pa­ra sa­lir de Vilagarcía es un pa­so an­gos­to y sin ace­ras don­de es ha­bi­tual que se cru­cen los co­ches. No pa­re­ce que por allí pue­da ca- mi­nar de ma­ne­ra se­gu­ra un pea­tón y, de nue­vo, hay vi­vien­das lo su­fi­cien­te­men­te pró­xi­mas co­mo pa­ra pen­sar que en cual­quier mo­men­to se pue­de pro­du­cir un des­gra­cia­do ac­ci­den­te. Ahí el lí­mi­te es­tá mar­ca­do en 30 km /h. Tam­bién es nor­mal que mu­chos vehícu­los, so­bre to­do los que la uti­li­cen pa­ra sa­lir de Vilagarcía ha­cia la cir­cun­va­la­ción ,lo ob­vien.

Una odi­sea, en de­fi­ni­ti­va, y que ha pro­vo­ca­do ya va­rias pro­tes­tas de los ve­ci­nos, que reivin­di­can una so­lu­ción pa­ra un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad gra­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.