Me­dio Am­bien­te

Un cam­bio en el PXOM de Cal­das per­mi­te que la de­cla­ra­ción de im­pac­to am­bien­tal sea po­si­ti­va

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - PORTADA - SERXIO GON­ZÁ­LEZ

La Xun­ta da vía li­bre a la am­plia­ción de la can­te­ra pró­xi­ma a los pe­tro­gli­fos de Xia­bre

Diez años atrás, la an­ti­gua Con­se­lle­ría de In­dus­tria, ges­tio­na­da en­ton­ces por el BNG, fre­nó en Xia­bre tres pro­yec­tos de ex­plo­ta­ción de can­te­ras que hu­bie­sen in­va­di­do la cuen­ca del Xia­bre y afec­ta­do a los ya­ci­mien­tos de pe­tro­gli­fos que los vo­ra­ces in­cen­dios fo­res­ta­les del 2006 ha­bían de­ja­do a la luz del día. Dos de las ini­cia­ti­vas se li­mi­ta­ban a sen­dos per­mi­sos de pros­pec­ción im­pul­sa­dos por Hor­mi­go­nes Val Mi­ñor. Po­co más se ha sa­bi­do de ellas. La ter­ce­ra, en cam­bio, con­sis­tía en la am­plia­ción de la can­te­ra que la fir­ma Gra­ni­tos Fer­nán­dez Fer­nán­dez tra­ba­ja­ba ya en Saiar, muy cer­ca de la cum­bre del mon­te que do­mi­na el fon­do de la ría de Arou­sa. Aquel pro­yec­to, que en prin­ci­pio re­ci­bió una con­si­de­ra­ción ne­ga­ti­va en la Xun­ta, aca­ba de re­ci­bir el vis­to bueno de la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca gra­cias a to­da una se­rie de mo­di­fi­ca­cio­nes. En­tre ellas, un cam­bio en el Plan Xe­ral de Or­de­na­ción Mu­ni­ci­pal de Cal­das que abre la puer­ta a una de­cla­ra­ción de im­pac­to am­bien­tal que, a di­fe­ren­cia de la rea­li­za­da en el 2011, aho­ra sí es po­si­ti­va.

El cam­bio de cri­te­rio tie­ne va­rias ex­pli­ca­cio­nes. En pri­mer lu­gar, la em­pre­sa, ra­di­ca­da en O Po­rri­ño, ha li­mi­ta­do la su­per­fi­cie en la que pre­vé ac­tuar. Aho­ra se cir­cuns­cri­be al tér­mino mu­ni­ci­pal de Cal­das de Reis, cuan­do su in­ten­ción an­te­rior apun­ta­ba tam­bién a Vilagarcía. Pe­ro el pun­to prin­ci­pal es, sin du­da, la mo­di­fi­ca­ción in­tro­du­ci­da en el plan ur­ba­nís­ti­co del mu­ni­ci­pio cal­den­se. En el 2011, la Se­cre­ta­ría Xe­ral de Or­de­na­ción do Te­rri­to­rio e Ur­ba­nis­mo lla­ma­ba la aten­ción so­bre el he­cho de que la ac­ti­vi­dad in­ci­día en un sue­lo con­si­de­ra­do rús­ti­co de es­pe­cial pro­tec­ción de es­pa­cios na­tu­ra­les. El pro­yec­to fue con­si­de­ra­do no via­ble des­de el pun­to de vis­ta am­bien­tal, en tan­to no se so­lu­cio­na­se di­cha in­com­pa­ti­bi­li­dad ur­ba­nís­ti­ca. Al­go que la re­vi­sión del PXOM de re­fe­ren­cia ha fa­ci­li­ta­do, al cam­biar la cla­si­fi­ca­ción del lu­gar ha­cia el que cre­ce­rá la can­te­ra por la de sue­lo rús­ti­co de pro­tec­ción fo­res­tal.

Ba­sán­do­se en es­te pun­to, la Di­rec­ción Xe­ral de Ca­li­da­de Am­bien­tal e Cam­bio Cli­má­ti­co con­si­de­ra que el pro­yec­to sí es via­ble. Cla­ro que pa­ra ello es­ta­ble­ce to­da una se­rie de con­di­cio­nes. En pri­mer lu­gar, re­ba­ja la su­per­fi­cie de ac­tua­ción de 16 a 11,8 hec­tá­reas. En­tre los re­qui­si­tos ge­né­ri­cos se en­cuen­tran unos ni­ve­les li­mi­ta­dos de emi­sión de pol­vo, ga­ses y rui­dos pa­ra las vi­vien­das más pró­xi­mas a la ex­plo­ta­ción, ade­más de la prohi­bi­ción de acu­mu­lar sus­tan­cias, ma­te­rial de obra o ver­ti­dos de aguas o pro­duc­tos re­si­dua­les, y el res­pe­to a la fau­na y a la flo­ra. Por úl­ti­mo, la Xun­ta obliga a la em­pre­sa a res­ti­tuir en la me­di­da de lo po­si­ble las su­per­fi­cies al­te­ra­das por la am­plia­ción de la can­te­ra, que se de­di­ca­rá a la ex­trac­ción de gra­ni­to or­na­men­tal y are­nis­ca du­ran­te los pró­xi­mos vein­te años.

Lo que ocu­rrió en el

2008. Los tres pro­yec­tos que ha­ce diez años es­ta­ban so­bre la me­sa le­van­ta­ron una enor­me pol­va­re­da en Vilagarcía. Pa­ra em­pe­zar, por­que in­va­dían la cuen­ca su­pe­rior del río de O Con. La sen­si­bi­li­dad so­cial so­bre cual­quier ini­cia­ti­va que afec­ta­se a las co­rrien­tes flu­via­les se en­con­tra­ba en­ton­ces a flor de piel en Vilagarcía. La me­mo­ria de las de­vas­ta­do­ras inun­da­cio­nes de no­viem­bre del 2006, en­tre cu­yas cau­sas di­rec­tas se en­con­tra­ba el mal­tra­to a los ríos, y en con­cre­to la pre­sión ejer­ci­da so­bre O Con, ju­gó a fa­vor de la de­ci­sión de la Con­se­lle­ría de In­dus­tria, que fre­nó las tres ac­tua­cio­nes. Tam­po­co fue ajeno a ella el des­cu­bri­mien­to, en la cum­bre del Xia­bre, de una se­rie de va­lio­sos ya­ci­mien­tos de pe­tro­gli­fos prehis­tó­ri­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.