Syll vo­la­rá el jue­ves des­de Da­kar, y el sá­ba­do via­ja­rá con el Ke­me­gal a Bar­ce­lo­na

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA DEPORTES - PA­BLO PENEDO

Di­rec­ti­va y cuer­po téc­ni­co del Ke­me­gal Cor­te­ga­da co­men­za­ban a con­tar ayer las ho­ras que res­tan has­ta las ocho de la ma­ña­na del vier­nes. Y es que pa­ra en­ton­ces está pre­vis­ta la lle­ga­da de Amy Syll a tie­rras ga­lle­gas des­pués de ca­si dos me­ses de au­sen­cia, al su­mar­le al per­mi­so na­vi­de­ño del club el blo­queo en su Da­kar na­tal tras re­que­rir­le las au­to­ri­da­des españolas nue­va do­cu­men­ta­ción pa­ra va­li­dar­le otro vi­sa­do con el que poder re­gre­sar a la dis­ci­pli­na del club vi­la­gar­ciano.

«Tie­ne que ir el jue­ves al con­su­la­do a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na. La lla­ma­ron ayer pa­ra que no fue­se en bal­de, y le ase­gu­ra­ron que el jue­ves po­drá re­co­ger el vi­sa­do, que ya está todo acep­ta­do y se­lla­do», in­for­ma­ba ayer Rubén Do­mín­guez, que ha­bló per­so­nal­men­te por te­lé­fono con Amy Syll. Tan se­gu­ro está el club arou­sano, que ya le ha sa­ca­do el bi­lle­te de avión que de­vuel­va a su pí­vot ti­tu­lar al equi­po lo an­tes po­si­ble. Una ges­tión que se ha­bía cui­da­do de rea­li­zar has­ta aho­ra tras los con­ti­nuos y exas­pe­ran­tes re­tra­sos en­ca­de­na­dos des­de el con­su­la­do es­pa­ñol en Da­kar des­de el ini­cio de un ro­cam­bo­les­co ca­so, to­da vez que pe­se a su ju­ven­tud, Amy Syll se acer­ca ya a los diez años de ca­rre­ra ba­lon­ces­tís­ti­ca inin­te­rrum­pi­da en España, la gran par­te de ellos en las fi­las de la can­te­ra y el pri­mer equi­po del Cor­te­ga­da.

Dos se­ma­nas de reini­cio

Si todo sa­le se­gún lo pre­vis­to en es­ta oca­sión, Amy po­drá vol­ver a ejer­ci­tar­se el vier­nes por pri­me­ra vez en dos me­ses con sus com­pa­ñe­ras en la can­cha de Fon­te­car­moa. Una pri­me­ra se­sión de tra­ba­jo que da­rá pa­so a otro vue­lo. El sá­ba­do a las sie­te de la ma­ña­na. Con la pí­vot se­ne­ga­le­sa in­clui­da en la ex­pe­di­ción de Rubén Do­mín­guez con des­tino a Bar­ce­lo­na, don­de ese día, a par­tir de las cua­tro de la tar­de, el con­jun- to ga­lle­go se me­di­rá al Jo­ven­tut Les Corts, el ri­val que lo su­ce­de en la cla­si­fi­ca­ción sép­ti­mo con dos triun­fos me­nos en su ha­ber.

So­bre la dis­po­ni­bi­li­dad de Amy Syll pa­ra ayu­dar al equi­po en ta­les cir­cuns­tan­cias, y tras dos me­ses aje­na al tra­ba­jo dia­rio del Ke­me­gal Cor­te­ga­da, su en­tre­na­dor con­fía en la pa­la­bra de la in­te­rior de que ha cum­pli­do a pies jun­ti­llas con el pro­gra­ma de tra­ba­jo in­di­vi­dual y es­pe­cí­fi­co que le en­vió el pre­pa­ra­dor fí­si­co del equi­po. «Al fi­nal lo im­por­tan­te es que lle­gue, y se ponga a en­tre­nar», apun­ta Rubén Do­mín­guez, que es cons­cien­te de que «Amy no va a es­tar per­fec­ta de fí­si­co, pe­ro si la ne­ce­si­ta­mos el sá­ba­do, nos ayu­da­rá», aña­dien­do que «ju­gar es una ma­ne­ra más de em­pe­zar a re­cu­pe­rar el rit­mo». Con­se­guir­lo del todo le lle­va­rá, cal­cu­la, unas dos se­ma­nas.

MÓ­NI­CA IRAGO

Amy po­dría ju­gar el sá­ba­do con so­lo un en­treno en dos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.