Las emo­cio­nan­tes lec­cio­nes de Mu­lán y Ni­co­let­ta

Acom­pa­ña­da por es­tos dos pe­rros, An­drea en­se­ña a los cha­va­les a co­no­cer y re­co­no­cer sus sen­ti­mien­tos

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - ROSA ESTÉVEZ

Son nues­tros me­jo­res ami­gos. Los pe­rros nos pro­te­gen, nos ha­cen com­pa­ñía y has­ta nos en­se­ñan co­sas. A ve­ces, nos ayu­dan in­clu­so a co­no­cer­nos me­jor. En eso son au­tén­ti­cos ex­per­tos Mu­lán y Ni­co­let­ta, dos la­bra­do­res que se han con­ver­ti­do en pro­fe­so­res de emo­cio­nes pa­ra un pu­ña­do de ni­ños de Vilagarcía. Los ca­nes for­man par­te de la gran fa­mi­lia de la Aso­cia­ción Bo­ca­lán Ga­li­cia, una en­ti­dad que lle­va años en­tre­nan­do pe­rros y otros ani­ma­les pa­ra con­ver­tir­los en maes­tros ca­pa­ces de sa­car lo me­jor del ser hu­mano.

A tra­vés de Bo­ca­lán Ga­li­cia, la edu­ca­ción emo­cio­nal con pe­rros se ha co­la­do en la lis­ta de ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res ofre­ci­da a los alum­nos del co­le­gio de O Pi­ñei­ri­ño. Al prin­ci­pio, hu­bo quien iden­ti­fi­có es­ta pro­pues­ta co­mo una ac­ti­vi­dad di­ri­gi­da a ni­ños con di­ver­si­dad fun­cio­nal. «Es al­go muy ha­bi­tual cuan­do le cuen­to a al­guien en qué con­sis­te nues­tro tra­ba­jo», re­la­ta An­drea Ri­vas, una de las psi­có­lo­gas de Bo­ca­lán. Pe­ro «la edu­ca­ción emo­cio­nal es al­go muy im­por­tan­te y muy ne­ce­sa­rio, in­de­pen­dien­te­men­te de las cir­cuns­tan­cias de ca­da per­so­na». Por­que, al fin y al ca­bo, «las emo­cio­nes for­man par­te de no­so­tros y es bueno pa­ra cual­quier per­so­na apren­der a re­co­no­cer­las y ges­tio­nar­las». Afor­tu­na­da­men­te, di­ce Ri­vas, «ca­da vez más pa­dres son cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de es­te ti­po de en­se­ñan­za pa­ra sus hi­jos».

Así que, lu­nes y miér­co­les, es fre­cuen­te ver tro­tar fe­li­ces a un gru­po de ni­ños que se di­ri­ge al co­le­gio de O Pi­ñei­ri­ño. Pa­ra mu­chos, las cla­ses con Mu­lán y Ni­co­let­ta son las más di­ver­ti­das de la se­ma­na. Los jue­gos en los que los ca­cho­rros hu­ma­nos se mez- clan con los dos se­re­nos la­bra­do­res per­mi­ten a los pri­me­ros me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas, asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des y desa­rro­llar ese bien tan pre­cia­do —y tan es­ca­so— que es la em­pa­tía. Apren­der a ges­tio­nar las emo­cio­nes, en­ten­der los lí­mi­tes de uno mis­mo y de los de­más, for­mu­lar sus opi­nio­nes de for­ma cons­truc­ti­va y sa­ber có­mo re­sol­ver un con­flic­to son al­gu­nos de los efec­tos se­cun­da­rios de los jue­gos con Mu­lán y Ni­co­let­ta.

Por­que, pa­ra los ni­ños, las cla­ses no son más que una su­ce­sión fe­liz de jue­gos com­par­ti­dos con sus pro­fe­so­res de cua­tro pa­tas. Cuan­do se les pre­gun­ta que han he­cho en cla­se, la res­pues­ta siem­pre em­pie­za igual: «Hoy ju­ga­mos a...». Pon­gan a con­ti­nua­ción lo que quie­ran. A ve­ces, Mu­lán y Ni­co­let­ta, tie­nen un pa­pel ac­ti­vo en el jue­go. Otras, pa­re­cen que­dar­se un po­co al mar­gen. Pe­ro eso for­ma par­te de la lec­ción, por­que no to­dos po­de­mos ha­cer todo, o al me­nos de la mis­ma ma­ne­ra. «To­dos so­mos di­fe­ren­tes y to­dos te­ne­mos po­ten­cia­li­da­des. Pe­ro ca­da per­so­na y ca­da ani­mal tie­ne un ce­re­bro di­fe­ren­te, y eso nos brin­da la gran opor­tu­ni­dad de apren­der co­sas nue­vas de todo aquel que pa­sa por nues­tras vi­das», ar­gu­men­ta An­drea. Re­co­no­ce que en sus cla­ses se tra­ba­ja mu­cho el con­cep­to de la di­ver­si­dad. «Nos pa­re­ce im­por­tan­te que los ni­ños apren­dan a re­la­cio­nar­se con otros ni­ños que no es­tán en sus mis­mas cir­cuns­tan­cias, que les com­pren­dan y que pue­dan ayu­dar­les a sen­tir­se me­jor». Pa­ra ello, en las cla­ses «in­ten­ta­mos que co­noz­can co­mo ven el mun­do otras per­so­nas, por ejem­plo una con un tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta, con un TDAH, y que com­pren­dan có­mo pue­den co­la­bo­rar con gen­te en una si­tua­ción di­fe­ren­te». Ese es el pri­mer pa­so pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo maes­tro que guía los pa­sos de Bo­ca­lán, con­se­guir una so­cie­dad «con in­clu­sión, no so­lo con in­te­gra­ción, de per­so­nas con di­ver­si­dad fun­cio­nal». Lo­grar­lo «es una ne­ce­si­dad y to­dos so­mos res­pon­sa­bles de con­tri­buir pa­ra que sea po­si­ble».

A tra­vés del jue­go, los ni­ños re­co­no­cen sus lí­mi­tes y tam­bién los de los de­más

Un ar­ca de Noé muy es­pe­cial

En las se­sio­nes se apren­de que «ca­da per­so­na y ca­da ani­mal tie­ne un ce­re­bro di­fe­ren­te»

Más allá de las ac­ti­vi­da­des en co­le­gios, Bo­ca­lán Ga­li­cia se de­di­ca a las in­ter­ven­cio­nes asis­ti­das con ani­ma­les que han si­do es­pe­cí­fi­ca­men­te en­tre­na­dos pa­ra ello. Los vo­lun­ta­rios son pe­rros, ca­ba­llos, un bu­rro, una cer­di­ta, un co­ne­jo, una co­ba­ya y ga­tos. Ade­más, la aso­cia­ción se de­di­ca a edu­car ca­nes de asis­ten­cia que con­tri­bu­yen a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de per­so­nas con di­ver­si­dad fun­cio­nal. Pro­ba­ble­men­te es­tos sean los ani­ma­les más ma­ra­vi­llo­sos del mun­do.

MÓ­NI­CA IRAGO

An­drea, en el cen­tro, ro­dea­da de al­guno de los alum­nos que acu­den a cla­se con los la­bra­do­res Mu­lán y Ni­co­let­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.