Los vi­la­gar­cia­nos ya in­va­den par­te del re­for­ma­do pa­seo ma­rí­ti­mo

El tono del hor­mi­gón se­rá de co­lor are­no­so co­mo se ve en un tra­mo

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - AN­TO­NIO GA­RRI­DO

Con to­do va­lla­do, y con los téc­ni­cos y los ope­ra­rios den­tro de la zo­na de obras, un runner apar­tó una va­lla pa­ra pe­ne­trar en el pa­seo ma­rí­ti­mo y con­ti­nuar con su ca­rre­ra pa­ra pas­mo de los que allí se en­con­tra­ban, que no du­da­ron en re­cri­mi­nar­le su peligrosa ac­ti­tud. El ser hu­mano es un ani­mal de cos­tum­bres y ese pa­seo por la pla­ya ya ha en­tra­do en el ADN de los vi­la­gar­cia­nos.

Po­co a po­co, y en cuan­to las obras van avan­zan­do, los pa­sean­tes van re­cla­man­do sus an­te­rio­res do­mi­nios. La tre­gua en las llu­vias de hace unos días per­mi­tió que el hor­mi­go­na­do de la zo­na se rea­li­za­ra a una ve­lo­ci­dad acep­ta­ble y los vi­la­gar­cia­nos han co- men­za­do a to­mar po­se­sión de su pa­seo. Por el mo­men­to, so­lo en al­gún tra­mo, en el que las va­llas han si­do re­ti­ra­das o apar­ta­das.

Uno de esos tra­mos es el que con­du­ce a la zo­na del mirador que Cos­tas ha de­rrum­ba­do hace unos me­ses. Allí ya se ha des­ve­la­do uno de los mis­te­rios que acom­pa­ña­ban a la re­for­ma del pa­seo ma­rí­ti­mo: el tono del hor­mi­gón. Are­no­so es la de­fi­ni­ción que de él hace la con­ce­ja­la Pao­la Ma­ría.

Rom­per la mo­no­to­nía

No se­rá un tono uni­for­me, de to­das for­mas, por­que ca­da vein­ti­cin­co me­tros se res­pe­ta­rá el co­lor del hor­mi­gón pa­ra rom­per la mo­no­to­nía cro­má­ti­ca del pa­seo. Tam­bién ha­brá unos pun­tos que irán se­ña­lan­do los me­tros re­co­rri­dos des­de el ini­cio del pa­seo ma­rí­ti­mo.

En es­ta pri­me­ra fa­se de las obras de re­for­ma que se es­tán rea­li­zan­do, el pa­seo ma­rí­ti­mo no se cam­bia­rá en su in­te­gri­dad. El plan es co­men­zar por los dos ex­tre­mos. En el pri­me­ro de ellos, el que avan­za des­de don­de es­ta­ba el mirador de A Con­cha, los tra­ba­jos lle­ga­rán prác­ti­ca­men­te has­ta la al­tu­ra del bal­nea­rio de A Com­pos­te­la. Des­de el otro la­do se co­men­za­rá en Ca­rril y se avan­za­rá has­ta po­co más allá de la zo­na don­de se asien­te el ho­tel.

La re­for­ma del pa­seo de la pla­ya era una de las gran­des de­man­das de los vi­la­gar­cia­nos por­que el es­ta­do en el que se en­con­tra­ba su pa­vi­men­to pro­vo­ca­ba caí­das y sus­tos en un lu­gar que es muy fre­cuen­ta­do.

MÓ­NI­CA IRAGO

Las obras avan­zan a buen rit­mo y el hor­mi­gón rei­na ya en bue­na par­te del pa­seo ma­rí­ti­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.