Más cer­ca de lo que pa­re­ce

Vi­la­gar­cía dis­po­ne de una cre­cien­te bol­sa de apar­ca­mien­tos di­sua­so­rios al­re­de­dor del cas­co ur­bano; la ma­yo­ría de ellos, a me­nos de diez mi­nu­tos de la pla­za de Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - RO­SA ES­TÉ­VEZ

Ha­brá a quien le gus­te más y a quien le gus­te me­nos. Pe­ro lo que es in­dis­cu­ti­ble es que el man­da­to del so­cia­lis­ta Al­ber­to Va­re­la va a cam­biar ra­di­cal­men­te la ima­gen de Vi­la­gar­cía. El eje­cu­ti­vo lo­cal de­fien­de a ca­pa y es­pa­da su mo­de­lo de ciu­dad, ba­sa­do, di­cen, en apar­tar el trá­fi­co del cen­tro ur­bano y ga­nar es­pa­cios pa­ra las per­so­nas. Des­de las fi­las de la opo­si­ción, el PP ca­pi­ta­li­za el re­cha­zo que los cam­bios aco­me­ti­dos han ge­ne­ra­do en par­te de la ciu­da­da­nía. Se que­jan los po­pu­la­res del co­lap­so via­rio en el que se ven atra­pa­dos los con­duc­to­res que lle­gan a la ca­pi­tal arou­sa­na y de to­dos los pro­ble­mas de­ri­va­dos de unas pea­to­na­li­za­cio­nes he­chas, se­ña­lan, sin pre­vi­sión.

La des­truc­ción de pla­zas de apar­ca­mien­to y los pro­ble­mas pa­ra de­jar el co­che en la ca­pi­tal arou­sa­na cons­ti­tu­yen uno de los ar­gu­men­tos re­cu­rren­tes de los de­trac­to­res del mo­de­lo de Ra­ve­lla. Cier­ta­men­te, el cie­rre al trá­fi­co de al­gu­nas ca­lles ha lle­va­do apa­re­ja­da la des­apa­ri­ción de es­ta­cio­na­mien­to. Cuan­do se pea­to­na­li­ce la pla­za de la In­de­pen­den­cia, vol­ve­rá a ocu­rrir: des­apa­re­ce­rán un pu­ña­do de pla­zas de zo­na azul. Esa es una reali­dad in­ne­ga­ble. Pe­ro Ra­ve­lla ha in­tro­du­ci­do un ele­men­to co­rrec­tor que sua­vi­za el pro­ble­ma del apar­ca­mien­to: la red de pár­kings di­sua­so­rios que se ha crea­do al­re­de­dor del cen­tro ur­bano pa­ra fa­ci­li­tar, pre­ci­sa­men­te, que quie­nes tie­nen que usar el au­to­mó­vil ten­gan dón­de de­jar­lo.

En oc­tu­bre de 2016, el equi­po de Va­re­la anun­cia­ba su in­ten­ción de ro­dear el cen­tro con 1.500 pla­zas gra­tui­tas de apar­ca­mien­to. A es­tas al­tu­ras, esa ci­fra se ha su­pe­ra­do con cla­ri­dad. En los úl­ti­mos me­ses, a gol­pe de con­ve­nios con par­ti­cu­la­res, han ido na­cien­do apar­ca­mien­tos gra­tui­tos en A Es­car­dia, la ave­ni­da de Cam­ba­dos (en la en­tra­da de O Pi­ñei­ri­ño), Mar­xión o el ba­rrio de Os Du­ráns. To­dos ellos, com­par­ten con los pár­kings gra­tui­tos de Fex­de­ga, la TIR y O Ra­mal, la vo­ca­ción de di­sua­dir a los con­duc­to­res de aden­trar­se en el cas­co ur­bano de la ciu­dad al vo­lan­te.

Pue­de que aún ha­ya que crear más zo­nas de apar­ca­mien­to di­sua­so­rio. En una lo­ca­li­dad en la que hay cen­sa­dos 18.837 tu­ris­mos, 3.165 mo­tos y 1.128 ca­mio­nes, y que atrae ca­da día a gen­te que acu­de has­ta el cas­co ur­bano pa­ra tra­ba­jar, com­prar, ha­cer ges­tio­nes o sim­ple­men­te dis­fru­tar del día, las pla­zas de es­ta­cio­na­mien­to nun­ca van a es­tar de más. Sin em­bar­go, ha­ber­las, hay­las. Aun­que al­gu­nas, co­mo las si­tua­das en la par­te pos­te­rior de Fex­de­ga, o en el nue­vo pár­king de Os Du­ráns, o en la ave­ni­da de Cam­ba­dos, no siem­pre se ocu­pen. Vi­la­gar­cía aún ne­ce­si­ta to­mar con­cien­cia de sus di­men­sio­nes reales; asu­mir que en la ca­pi­tal arou­sa­na, las dis­tan­cias que cu­brir a pie son más men­ta­les que reales.

Dis­tan­cias dis­tor­sio­na­das

Son esas dis­tan­cias dis­tor­sio­na­das las que ha­cen que ha­ya con­duc­to­res que desechen la idea de es­ta­cio­nar sus co­ches en apar­ca­mien­tos co­mo el si­tua­do de­trás de Fex­de­ga, o en la ave­ni­da de Cam­ba­dos. Pue­den pa­re­cer muy ale­ja­dos del cen­tro, pe­ro en reali­dad no que­dan a más de unos mi­nu­tos del co­ra­zón de la ca­pi­tal arou­sa­na. Quien apar­que tras el re­cin­to fe­rial no tar­da­rá más de nue­ve mi­nu­tos en si­tuar­se jun­to a la fa­mo­sa fuen­te de la pla­za de Ga­li­cia. En reali­dad, so­lo son dos mi­nu­tos más que des­de A Es­car­dia, don­de los dos apar­ca­mien­tos di­sua­so­rios sue­len es­tar al com­ple­to.

Tam­bién ha si­do un éxi­to la bol­sa de es­ta­cio­na­mien­to abier­ta en Mar­xión, su­bien­do los jar­di­nes del Dou­tor Fle­ming. Aun­que por la tar­de es re­la­ti­va­men­te fá­cil de­jar allí el co­che, por la ma­ña­na pue­de en­con­trar­se el con­duc­tor sin pla­za. No es de ex­tra­ñar. Es un pun­to ape­te­ci­ble: es­tá a tan so­lo cua­tro mi­nu­tos a pie de la pla­za de Ga­li­cia. Cla­ro que, si allí no en­cuen­tra si­tio, tie­ne cer­ca el con­duc­tor otra bue­na so­lu­ción: el nue­vo pár­king di­sua­so­rio de Os Du­ráns. El me­nos co­no­ci­do de los di­sua­so­rios pa­re­ce tam­bién dis­tan­te del cas­co ur­bano. Pe­ro bas­tan ocho mi­nu­tos pa­ra re­co­rrer la dis­tan­cia que lo se­pa­ra de la pla­za que he­mos to­ma­do co­mo re­fe­ren­cia.

La ciu­dad ha de to­mar con­cien­cia de sus di­men­sio­nes; los pár­kings no es­tán le­jos del cen­tro

MÓ­NI­CA IRAGO

El es­ta­cio­na­mien­to de Mar­xión ape­nas dis­ta cua­tro mi­nu­tos an­dan­do de la pla­za de Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.