Vi­la­no­va, un mer­ca­do sin ley

Los ven­de­do­res no pa­gan por el pues­to y el re­par­to del es­pa­cio es anár­qui­co. El Con­ce­llo no po­ne or­den por­que el te­rreno es de Cos­tas. La opo­si­ción pi­de una so­lu­ción

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - BEA COS­TA

La de­nun­cia de una ven­de­do­ra am­bu­lan­te so­bre un su­pues­to in­ten­to de ex­tor­sión por ins­ta­lar­se en el mer­ca­do y las le­sio­nes que su­frió co­mo con­se­cuen­cia de la pe­lea que man­tu­vo con otra ven­de­do­ra han pues­to en la pi­co­ta la si­tua­ción en que se en­cuen­tra es­te mer­ca­di­llo. En Vi­la­no­va no se apli­ca nin­gu­na or­de­nan­za, lo cual de­ri­va en con­flic­tos co­mo el vi­vi­do la se­ma­na pa­sa­da, que obli­gó a in­ter­ve­nir a la po­li­cía lo­cal. Y co­mo no hay ley, los ven­de­do­res no es­tán su­je­tos al pa­go de nin­gu­na ta­sa ni se les exi­ge acre­di­tar su con­di­ción de am­bu­lan­tes. Quien lle­ga allí, pue­de co­lo­car su mer­can­cía, sin más.

El Con­ce­llo de Vi­la­no­va dis­po­ne de un re­gla­men­to, pe­ro no lo apli­ca por­que, se­gún ex­pli­ca el al­cal­de Gon­za­lo Durán, no tie­ne com­pe­ten­cias en la ma­te­ria. El mer­ca­do, co­mo otras tan­tas co­sas en Vi­la­no­va, se rea­li­za so­bre te­rre­nos de Cos­tas, y co­mo el Es­ta­do no atien­de la de­man­da del Ayun­ta­mien­to pa­ra que le tras­la­de su ti­tu­la­ri­dad, el go­bierno lo­cal se ve con las ma­nos ata­das. «No po­de­mos re­gu­lar al­go que no es nues­tro», apun­ta el re­gi­dor.

Así las co­sas, la ley que im­pe­ra es la de la cos­tum­bre y la tra­di­ción y cuan­do se pro­du­ce un cho­que de in­tere­ses, por­que lle­ga al­gún ven­de­dor nue­vo —ca­si siem­pre en ve­rano, que es cuan­do se ha­ce más ne­go­cio— o por­que al­guien ocu­pa más me­tros de lo ha­bi­tual, es el je­fe de la po­li­cía lo­cal quien ejer­ce de ár­bi­tro. Pe­ro es­te sis­te­ma no siem­pre fun­cio­na. De he­cho no sir­vió en el ca­so de Ele­na Gó­mez, que se dispu­ta con otro ven­de­dor un es­pa­cio que, se­gún es­te le fue asig­na­do, de pa­la­bra, por la po­li­cía lo­cal.

El con­flic­to in­vo­lu­cró a una ter­ce­ra per­so­na, a la que Ele­na Gó­mez de­nun­ció por ame­na­zas, agre­sio­nes, un in­ten­to de ex­tor­sión y pa­ra la que so­li­ci­tó una or­den de ale­ja­mien­to. Afir­ma que le pe­dían dos­cien­tos eu­ros pa­ra po­der per­ma­ne­cer en Vi­la­no­va, mien­tras que la de­nun­cia­da, con la que lle­gó a en­fren­tar­se a gol­pes, lo nie­ga y anuncia, a su vez, la adop­ción de me­di­das le­ga­les.

Es el in­ci­den­te más gra­ve ocu­rri­do en los úl­ti­mos tiem­pos en el mer­ca­di­llo, y na­da ga­ran­ti­za que no se vuel­va a re­pe­tir. El go­bierno lo­cal no in­ter­vie­ne y la po­li­cía lo­cal so­lo pue­de ha­cer­lo en ca­so de que se pro­duz­ca un pro­ble­ma de or­den pú­bli­co, co­mo ocu­rrió el 21 de sep­tiem­bre. Ele­na Gó­mez y su com­pa­ñe­ra de fa­ti­gas, Ana Fer­nán­dez, han de­ci­di­do dar un pa­so ade­lan­te.

Har­tas de bus­car am­pa­ro en la al­cal­día, sin en­con­trar­lo, de­ci­die­ron re­cu­rrir a la pren­sa pa­ra ha­cer pú­bli­co el pro­ble­ma y a los gru­pos de la opo­si­ción, en bus­ca de una voz a sus de­man­das an­te el pleno de la cor­po­ra­ción. «No­so­tras lo que que­re­mos con to­do es­to es que se se­pa la si­tua­ción en que se en­cuen­tra el mer­ca­do y que el Con­ce­llo to­me me­di­das. Lle­va­mos mu­chos años lu­chan­do, es­ta­mos can­sa­das», se­ña­la Ana Fer­nán­dez, quien tam­bién tu­vo que acu­dir al juz­ga­do por pro­ble­mas con su ve­ci­na de pues­to.

Las con­ce­ja­las Shei­la Fe­rrei­ra (PSOE) y Ele­na Co­res, (Ga­ñe­mos) com­par­ten la preo­cu­pa­ción por es­te asun­to y pi­den al go­bierno lo­cal que bus­que una vía an­te Cos­tas del Es­ta­do que per­mi­ta aca­bar con la anar­quía que rei­na en el mer­ca­do.

MÓ­NI­CA IRAGO

Ana Fer­nán­dez es otra de las ven­de­do­ras que se que­ja por la si­tua­ción que vi­ve el mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.