Dia­ria­men­te un ni­ño es víc­ti­ma de un de­li­to vio­len­to en Pon­te­ve­dra

La pro­vin­cia re­gis­tra un pau­la­tino au­men­to de me­no­res que su­fren de­li­tos

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - LÓ­PEZ PENIDE

A prin­ci­pios de es­ta se­ma­na, el bru­tal ase­si­na­to de dos pe­que­ñas a ma­nos de su pa­dre en Cas­te­llón re­vi­vió en la co­mar­ca de Pon­te­ve­dra los crí­me­nes del pa­rri­ci­da de Mo­ra­ña. De nue­vo, la vio­len­cia in­jus­ti­fi­ca­da se ce­ba­ba con dos se­res in­de­fen­sos y po­nía so­bre la pa­les­tra la in­de­fen­sión en la que, en mu­chas oca­sio­nes, se en­cuen­tran los me­no­res de edad. Es una reali­dad que po­nen de ma­ni­fies­to los da­tos del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, unas es­ta­dís­ti­cas que mues­tran co­mo los me­no­res que han si­do víctimas de al­gún de­li­to vio­len­to se han ido in­cre­men­tan­do en la pro­vin­cia has­ta el pun­to que el 2017 se ce­rró con los gua­ris­mos más ele­va­dos de los úl­ti­mos tiem­pos.

Así, a lo lar­go del pa­sa­do año, dia­ria­men­te un ni­ño fue víc­ti­ma de al­gún ti­po de de­li­to en la pro­vin­cia. Los da­tos ofi­cia­les re­co­gen un to­tal de 358 ca­sos —las fuen­tes con­sul­ta­das con­si­de­ran que pue­den exis­tir mu­chos más ca­sos que, al igual que ocu­rre con la vio­len­cia ma­chis­ta, no se es­tán de­nun­cian­do—, un nú­me­ro que con­lle­va un in­cre­men­to del 23,4 % con res­pec­to a los 290 del 2016, pe­ro que, a su vez, im­pli­ca­ría un au­men­to del 76,3 % con re­la­ción a las 203 de­nun­cias del 2014 o de 56,3 pun­tos si se com­pa­ra con las 229 del 2012.

Es­te pau­la­tino in­cre­men­to es­tá ge­ne­ran­do cier­ta preo­cu­pa­ción en dis­tin­tos ám­bi­tos po­li­cia­les, si bien hay quien in­ci­de en que es­te re­pun­te pue­de es­tar con­di­cio­na­do por que se ha per­di­do el mie­do a de­nun­ciar. «Es­to es com­ple­ta­men­te com­pa­ti­ble con el he­cho de que aún pue­da ha­ber una ci­fra os­cu­ra de ca­sos que no se de­nun­cian an­te la po­li­cía o la Guar­dia Ci­vil. Un in­cre­men­to de tal mag­ni­tud en la pro­vin­cia no tie­ne por­qué ser de­bi- do siem­pre a un au­men­to de la de­lin­cuen­cia, sino a que de­ter­mi­na­dos he­chos que an­tes no se sa­ca­ban a luz aho­ra sí se ha­cen», aña­die­ron es­tas fuen­tes.

De igual mo­do, la po­ten­cia­ción de las uni­da­des en­car­ga­das de in­ves­ti­gar es­tos ca­sos es­tá con­tri­bu­yen­do a una ma­yor vi­si­bi­li­za­ción de es­ta reali­dad. Si la Guar­dia Ci­vil dis­po­ne en la Co­man­dan­cia de Pon­te­ve­dra de un EMUME o Equi­pos Mujer-Me­nor, la Co­mi­sa­ría cuen­ta des­de ha­ce po­co más de dos años de una Uni­dad de Fa­mi­lia y Mujer (UFAM). Fue una apuesta per­so­nal del re­cien­te­men­te ju­bi­la­do co­mi­sa­rio Ma­nuel Bou­zas: «Eso es­tá ahí. Es un la­cra a la que yo he tra­ta­do de po­ner mi gra­ni­to de are­na pa­ra, ya no so­lu­cio­nar por­que sería muy pre­sun­tuo­so por mi par­te, sí pa­liar cual­quier de­fi­cien­cia en es­te sen­ti­do».

En cuan­to a la ti­po­lo­gía de­lic­ti­va, y si bien no hay da­tos des­glo­sa­dos pa­ra la pro­vin­cia, es­ta se mue­ve en la me­dia na­cio­nal. De es­te mo­do, los ro­bos con vio­len­cia, los ma­los tra­tos en el ám­bi­to fa­mi­liar y, ya en me­nor me­di­da, los abu­sos se­xua­les se­rían los tres prin­ci­pa­les de­li­tos de los que son víctimas los me­no­res.

FIR­MA

Un cri­men exe­cra­ble. El 31 de ju­lio del 2015, Da­vid Ou­bel ase­si­nó a sus dos hi­jas, Amaia y Can­de­la, en Mo­ra­ña, unos crí­me­nes que con­mo­cio­na­ron a la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra, Ga­li­cia y el res­to de Es­pa­ña. Ac­tual­men­te, cum­ple pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.