Y aho­ra ¿qué ha­ce­mos con Raei­ros?

Los par­ti­dos con re­pre­sen­ta­ción en O Gro­ve se mues­tran muy cau­tos y re­cla­man que el com­ple­jo fun­cio­ne co­mo apar­taho­tel an­tes que pro­ce­der a su de­rri­bo

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - M. AL­FON­SO

El con­flic­to de Raei­ros es de los que lo­gran des­per­tar la in­dig­na­ción de los ve­ci­nos de O Gro­ve. Por­que mu­chos con­si­de­ran que los pro­pie­ta­rios de esas vi­vien­das son unos pri­vi­le­gia­dos que han cons­trui­do en un es­pa­cio to­tal­men­te prohi­bi­do y a los que na­die pa­re­ce dis­pues­to a de­rri­bar sus ca­sas. Lo cier­to es que los pro­ble­mas de es­ta ur­ba­ni­za­ción lle­van ya más de una dé­ca­da en los tri­bu­na­les y que, si se man­tie­ne la lí­nea de las úl­ti­mas sen­ten­cias, la ur­ba­ni­za­ción es­tá con­de­na­da a des­apa­re­cer. A no ser que la Axen­cia de Pro­tec­ción da Le­ga­li­da­de Ur­ba­nís­ti­ca (APLU) acep­te, en al­gún mo­men­to, que la anu­la­ción de la par­ce­la­ción que en su día se hi­zo del te­rreno es prue­ba inequí­vo­ca de que el com­ple­jo es­tá fun­cio­nan­do, en reali­dad, co­mo un apar­taho­tel y au­to­ri­ce su con­ti­nui­dad. Esa po­dría ser la so­lu­ción más sa­tis­fac­to­ria, por lo me­nos pa­ra los gru­pos po­lí­ti­cos con re­pre­sen­ta­ción en la lo­ca­li­dad. A es­tas al­tu­ras, na­die pa­re­ce par­ti­da­rio de de­rri­bar los 52 cha­lés y to­dos apues­tan por­que se les obli­gue a cum­plir la ley y a fun­cio­nar co­mo cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to tu­rís­ti­co.

«Es una si­tua­ción com­pli­ca­da, por­que es un pro­yec­to que lle­va mu­chos años y to­ca es­pe­rar a que la jus­ti­cia dic­te sen­ten­cia», ex­pli­ca la por­ta­voz del PP, Beatriz Cas­tro. En su opi­nión, si el com­ple­jo no se ha de­rri­ba­do es por­que to­da­vía no hay sen­ten­cia fir­me. De cum­plir la ley ha­blan tam­bién en el Par­ti­do Ga­le­guis­ta De­mó­cra­ta. Aca­ta­rán lo que di­ga la jus­ti­cia, ex­pli­ca su por­ta­voz Fé­lix La­mas, pe­ro tam­bién pi­den res­pon­sa­bi­li­da­des «a quen per­mi­tiu iso. ¿Por que se dei­xou ir arri­ba se se sa­bía que era ile­gal?», se pre­gun­ta.

En el Blo­que Na­cio­na­lis­ta Ga­le­go van más allá. Su so­lu­ción pa- Par­ti­do Po­pu­lar

ra es­te com­ple­jo es que «com­pren un car­tel lu­mi­no­so que po­ña apar­taho­tel e que fa­gan un es­ta­ble­ce­men­to hos­ta­lei­ro que dea tra­ba­llo á xen­te do Gro­ve», ar­gu­men­ta el por­ta­voz de es­ta for­ma­ción, He­la­dio Ou­tei­ro. In­sis­te en que en la lo­ca­li­dad hay gen­te muy pre­pa­ra­da pa­ra aten­der los dis­tin­tos ser­vi­cios que tie­ne un apar­taho­tel. «Se cum­pren a lei non te­ría por que de­rri­bar­se, pe­ro se in­sis­ten en ig­no­ra­la eles mes­mos se es­tán a bus­car un pro­ble­ma», afir­ma. In­sis­te en que la ley es la mis­ma pa­ra to­dos y re­cla­ma que el con­flic­to «non lle ve­ña de re­bo­te ao Con­ce­llo po­la de­mo­li­ción». De la mis­ma

opi­nión son en Es­quer­da Uni­da. «Te­ñen que fa­cer un apar­taho­tel ou ser de­rru­ba­dos», ar­gu­men­ta su por­ta­voz, José Antonio Ote­ro. Apues­ta por cum­plir lo que dic­ta­mi­ne la sen­ten­cia y con­si­de­ra que fue una «abe­rra­ción» ha­ber per­mi­ti­do en su día esa cons­truc­ción.

Sa­car pro­ve­cho so­cial

Por su par­te el al­cal­de, José Ca­ca­be­los, con­si­de­ra que fue un error ha­ber da­do li­cen­cia a ese pro­yec­to. «Aho­ra es una reali­dad y, vis­to co­mo fun­cio­nan las co­sas, du­do que se va­ya a aco­me­ter su de­mo­li­ción», sos­tie­ne. Es par­ti­da­rio de bus­car una fór­mu­la que per­mi­ta

«que ha­ya una com­pen­sa­ción pa­ra O Gro­ve». Aun­que no quie­re en­trar en de­ta­lles, apun­ta a que una po­si­ble so­lu­ción ten­dría que pa­sar por­que la lo­ca­li­dad me­ca sa­ca­ra al­gún pro­ve­cho de esa obra que re­dun­da­ra en to­da la so­cie­dad. Pe­ro con­si­de­ra que, an­tes de dar ese pa­so, se­ría ne­ce­sa­rio mu­cho diá­lo­go po­lí­ti­co y, so­bre to­do, so­cial. Y es que re­co­no­ce que es­te es un te­ma que in­dig­na a los ve­ci­nos. To­do es­to siem­pre y cuan­do no lle­gue una sen­ten­cia en fir­me que obli­gue a de­rri­bar to­do el com­ple­jo, en cu­yo ca­so ya no ha­brá más que ha­blar y se­rá pre­ci­so eje­cu­tar la de­ci­sión del tri­bu­nal.

MAR­TI­NA MISER

Raei­ros ob­tu­vo la li­cen­cia en el año 93 pe­ro no fue has­ta el 2007 cuan­do se re­ma­tó la obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.