«La pri­sión per­pe­tua no tie­ne una ca­pa­ci­dad in­ti­mi­da­to­ria ma­yor que las con­de­nas lar­gas»

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - L. P

La pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble fue uno de los te­mas que se abor­da­ron en las pa­sa­das Jor­na­das de los Ser­vi­cios de Orien­ta­ción y Asis­ten­cia Ju­rí­di­ca Pe­ni­ten­cia­ria que se ce­le­bra­ron en Pon­te­ve­dra y en las que in­ter­vino Jacobo Dopico Gó­mez-Aller, ca­te­drá­ti­co acre­di­ta­do de De­re­cho Pe­nal en la ma­dri­le­ña Uni­ver­si­dad Carlos III. —¿Có­mo se ha im­plan­tan­do en el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio? —Las cua­tro per­so­nas con­de­na­das a pri­sión per­pe­tua, lla­ma­da pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble, es­ta­rán in­ter­na­das en una cárcel has­ta el día que mue­ran, si no se con­tem­pla an­tes una au­sen­cia de pe­li­gro­si­dad. Una de las cues­tio­nes que afec­tan a su cons­ti­tu­cio­na­li­dad es que en Es­pa­ña no con­ta­mos con uno de los requisitos que el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos con­si­de­ra pa­ra que es­ta pe­na sea ad­mi­si­ble. Tie­ne que ha­ber un pro­gra­ma de eje­cu­ción orien­ta­do a la re­so­cia­li­za­ción y Es­pa­ña ca­re­ce de él.

No sé sa­be qué ha­cer con es­tas per­so­nas.

—Por sus pa­la­bras, in­ter­pre­to que es­ta pe­na va en con­tra del man­da­to cons­ti­tu­cio­nal de la re­so­cia­li­za­ción. —Efec­ti­va­men­te, plan­tea muy se­rias du­das de cons­ti­tu­cio­na­li­dad por opo­ner­se al man­da­to de rein­ser­ción. Hay que ha­blar de la es­pa­ño­la, no de to­das las pe­nas de pri­sión per­pe­tuas. La es­pa­ño­la es­ta­ble­ce una ex­pre­sa prohi­bi­ción de em­pleo de ins­tru­men­tos de reha­bi­li­ta­ción y rein­ser­ción, co­mo es el ter­cer gra­do, que pue­de lle­gar has­ta los 32 años. En Ale­ma­nia, el pla­zo mí­ni­mo de re­vi­sión son 15 años y el in­ter­na­mien­to me­dio es de 19; la re­vi­sión mí­ni­ma en Ir­lan­da es a los 7 años; en Sue­cia es a los 10. Ade­más, exis­te un se­rio pro­ble­ma con el ar­tícu­lo 15 de la Cons­ti­tu­ción y el 3 del Con­ve­nio Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos que pros­cri­ben las pe­nas o tra­tos in­hu­ma­nos o de­gra­dan­tes. —¿Se pue­de de­cir, en to­do ca­so, que es una me­di­da efi­caz? —Es evi­den­te que no. No tie­ne una ca­pa­ci­dad in­ti­mi­da­to­ria o di­sua­so­ria ma­yor que las pe­nas lar­gas. No hay na­die que pen­san­do en co­me­ter un de­li­to muy gra­ve pien­se que «por 25 años sí lo ha­ría, pe­ro por per­pe­tua, no». —¿Y có­mo se jus­ti­fi­ca? —Quien in­ten­ta jus­ti­fi­car­la, una mi­no­ría en el ám­bi­to aca­dé­mi­co es­pa­ñol, lo ha­ce aten­dien­do a que sir­ve pa­ra con­te­ner a per­so­nas que han co­me­ti­do ase­si­na­tos y que pue­den vol­ver a ha­cer­lo. Pe­ro, ¿exis­te la re­in­ci­den­cia en ase­si­na­tos en Es­pa­ña? Con to­das las cau­te­las por­que es­ta­mos ne­ce­si­ta­dos de es­tu­dios, se pue­de de­cir que la re­in­ci­den­cia en ase­si­na­tos es exi­gua, prác­ti­ca­men­te tes­ti­mo­nial. Con pe­nas de has­ta 25 años es ex­tre­ma­da­men­te difícil que se dé. Son ci­fras de­cre­cien­tes.

—¿En qué lu­gar se si­túa Es­pa­ña cuan­do se ha­bla de ase­si­na­tos? —En to­do el pla­ne­ta, so­lo hay ocho paí­ses, qui­tan­do mi­cro­es­ta­dos, que ten­gan una ta­sa más ba­ja que Es­pa­ña: Ja­pón, In­do­ne­sia, No­rue­ga, Es­lo­ve­nia, Sui­za, Ho­lan­da, Re­pú­bli­ca Che­ca e Is­lan­dia. En el 2016, la ta­sa era de 0,63 por ca­da cien mil ha­bi­tan­tes. En Reino Uni­do era el do­ble, 1,2; Fran­cia, 1,35; Es­ta­dos Uni­dos, 5,35... Es­ta­mos en uno de los paí­ses don­de es más difícil que uno mue­ra ase­si­na­do.

—Y en es­te es­ce­na­rio, ¿qué pa­pel de­ben te­ner las víc­ti­mas? —Se ha in­cu­rri­do en el error de que las le­yes de­ben ser orien­ta­das por per­so­nas que han su­fri­do el do­lor más ine­na­rra­ble del que se pue­de ha­blar. Las le­yes tie­nen que ser un aná­li­sis justo y desapa­sio­na­do de la reali­dad y de­ben res­pon­der de una ma­ne­ra ecuá­ni­me.

Jacobo Dopico

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.