Gran­des eti­que­tas pa­ra un pla­to sen­ci­llo

La Voz de Galicia (A Coruña) - de Vinos - - COMER Y BEBER - POR PE­PE SEOA­NE

De la mis­ma for­ma que hay res­tau­ran­tes que apues­tan por sur­ti­dos y siem­pre lla­ma­ti­vos es­ca­pa­ra­tes de ma­ris­co, cu­yo es­pa­cio na­tu­ral es­tá en la en­tra­da, otros ex­hi­ben sus for­ta­le­zas puer­tas aden­tro. Por­ta da Ai­ra es uno de es­tos úl­ti­mos. Lo­ca­li­za­do en el cas­co his­tó­ri­co de Ou­ren­se, en ese am­plio es­pa­cio don­de ca­lles y pla­zas ce­den su iden­ti­dad a ese con­jun­to que he­mos da­do en lla­mar «os vi­ños», po­dría pa­sar des­aper­ci­bi­do. Se adap­ta al en­torno co­mo el que más, con un per­fil ti­po me­són, sin flo­ri­tu­ras, aun­que co­pas, man­te­les y pan, ben­di­to pan, su­pe­ran con mu­cho a la me­dia.

Al co­men­sal exi­gen­te en lo que a vino se re­fie­re, que es el lec­tor de es­ta re­vis­ta, no le pa­sa­rá des­aper­ci­bi­do el equi­pa­mien­to so­bre la ba­rra, a la vis­ta, pa­ra po­der man­te­ner a la tem­pe­ra­tu­ra idó­nea un buen mon­tón de bo­te­llas de vino. Son va­rios me­tros de vi­no­te­ca, val­ga la ex­pre­sión, que tie­nen con­ti­nui­dad en el es­ti­lo­so per­fil de las pie­zas de per­nil de Ja­bu­go. Con nú­me­ro.

La car­ta es sen­ci­lla. Ni tie­nen que es­for­zar­se es­pe­cial­men­te en ha­cer la pla­za ca­da día, ni han de pe­lear con la com­pe­ten­cia pa­ra lo­grar las me­jo­res pie­zas de tal o cual pro­duc­to. Su ofer­ta es­tá asen­ta­da y no se dis­cu­te. Aquí se va a lo que se va. Con hue­vos ro­tos y en­tre­có de ter­ne­ra, que pue­de ser solomillo si el car­ni­ce­ro lo acon­se­jó así, se arre­gla el día. Tam­po­co es que sea pla­to úni­co, pe­ro ca­si.

El plan es tan sen­ci­llo co­mo cui­da­da la ma­te­ria pri­ma. No bus­que aquí el lec­tor mer­lu­za a la ga­lle­ga ni a la viz­caí­na. Ni ma­ris­co. Ni co­ci­do. La car­ta va con sol­tu­ra de la en­sa­la­da de ven­tres­ca, un que­so de ese que lla­ma­mos del país, es­pá­rra­gos o em­bu­ti­dos de ca­li­dad su­pe­rior, pa­ra lle­gar a las ca­se­ras tar­tas de que­so o to­ci­ni­llos de cie­lo. Y mi­ra­be­les. Pe­ro vol­va­mos a la ca­be­ce­ra. De vi­nos. Es una de las for­ta­le­zas del Por­ta da Ai­ra, una fa­ce­ta que aquí mi­man con una bo­de­ga va­ria­da, en la que bien se po­día ins­pi­rar al­gún que otro res­tau­ran­te de esos que as­pi­ran a lle­gar a pri­me­ra di­vi­sión y que se em­pe­ñan en unos ca­sos con car­tas im­per­so­na­les y en otros con pro­pues­tas desa­cer­ta­das, ya sea por es­ca­sas o por pre­ten­cio­sas, que tam­bién.

Por­ta da Ai­ra es un re­fe­ren­te por su com­ple­ta pro­pues­ta de vi­nos pa­ra acom­pa­ñar una sen­ci­lla ofer­ta cu­li­na­ria que tie­ne los hue­vos ro­tos con solomillo co­mo estrella

MI­GUEL VI­LLAR

Hi­pó­li­to Ba­ran­de­la, con una bo­te­lla de Vi­ña El Pi­són.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.