Nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va

La Voz de Galicia (Arousa) - Especial1 - - Análisis - Jo­sé An­to­nio Mon­te­ro Di­rec­tor de Aris­teia Abo­ga­dos y pro­fe­sor de De­re­cho Mer­can­til de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go Jo­sé An­to­nio Mon­te­ro

El cam­bio so­cial ha­cía fu­tu­ros más éti­cos, so­cia­les, igua­li­ta­rios, so­li­da­rios o me­dioam­bien­tal­men­te sos­te­ni­bles, ter­mi­na inevi­ta­ble­men­te lle­gan­do a to­dos los rin­co­nes de la so­cie­dad, in­clui­da la em­pre­sa. El con­ven­ci­mien­to de los em­pre­sa­rios, es­pe­cial­men­te de los jó­ve­nes em­pren­de­do­res, la glo­ba­li­za­ción mar­ca­da por In­ter­net y la ca­da vez ma­yor im­por­tan­cia de la repu­tación cor­po­ra­ti­va son al­gu­nos de los mo­ti­vos que jus­ti­fi­can la ne­ce­si­dad de adop­tar ac­cio­nes éti­cas más allá de la ex­clu­si­va bús­que­da de di­vi­den­dos y del ex­clu­si­vo áni­mo de lu­cro. Son ac­tua­cio­nes, al­gu­nas im­pues­tas por ley y otras de asun­ción vo­lun­ta­ria, por con­ven­ci­mien­to o por el in­te­rés del em­pre­sa­rio de me­jo­rar su repu­tación so­cial, que in­du­da­ble­men­te le po­si­cio­na en el mer­ca­do.

En es­ta lí­nea es pre­ci­so dis­tin­guir di­fe­ren­tes con­cep­tos que es­tán in­ter­re­la­cio­na­dos: res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va, có­di­go éti­co, có­di­go de buen go­bierno, plan de pre­ven­ción de de­li­tos —el lla­ma­do com­plian­ce pe­nal— y plan de pre­ven­ción de blan­queo de ca­pi­ta­les.

La res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va tie­ne co­mo ob­je­to con­tri­buir a me­jo­rar el bie­nes­tar de las per­so­nas, así co- mo crear va­lor sos­te­ni­ble pa­ra los so­cios, em­plea­dos y ter­ce­ros. Es la par­te de la éti­ca que in­clu­ye el con­jun­to de ac­cio­nes, de­ci­sio­nes que ca­da or­ga­ni­za­ción em­plea pa­ra dar res­pues­ta a las exi­gen­cias de los gru­pos de in­te­rés de la com­pa­ñía y en fa­vor de la igual­dad, me­dio am­bien­te, tra­ba­ja­do­res o cau­sas so­cia­les.

El có­di­go éti­co o de bue­nas prác­ti­cas es aquel do­cu­men­to for­mal que re­co­ge los va­lo­res de la em­pre­sa y los com­pro­mi­sos vo­lun­ta­rios ad­qui­ri­dos que de­ben guiar éti­ca­men­te la ac­ti­vi­dad de las per­so­nas de la or­ga­ni­za­ción. Por su par­te, el có­di­go de buen go­bierno cor­po­ra­ti­vo es el ins­tru­men­to a tra­vés del que se con­fi­gu­ran las re­la­cio­nes en­tre el ór­gano de ad­mi­nis­tra­ción y el res­to de los in­tere­sa­dos.

En ter­cer lu­gar es­tán los pla­nes con ba­se le­gal, es de­cir, cu­ya im­plan­ta­ción vie­ne de­ter­mi­na­da por la ley. Plan de pre­ven­ción de de­li­tos que es el me­ca­nis­mo a tra­vés del cual se iden­ti­fi­can los de­li­tos so­bre los que existe un al­to ries­go de co­mi­sión por la per­so­na ju­rí­di­ca en aten­ción a su con­tex­to, por lo que se es­ta­ble­cen me­di­das pre­ven­ti­vas y reac­ti­vas pa­ra con­tra­rres­tar es­tos ries­gos y evi­tar­los. Si bien no es obli­ga­to­rio, es im­pres­cin­di­ble pa­ra la exo­ne­ra­ción o ate­nua­ción de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal del art. 31 BIS del CP. Den­tro del cum­pli­mien­to le­gal, es­tá tam­bién el plan de pre­ven­ción del blan­queo de ca­pi­ta­les, don­de se re­co­gen aque­llas me­di­das re­la­ti­vas a la co­mu­ni­ca­ción de ope­ra­cio­nes sos­pe­cho­sas, con­ser­va­ción de do­cu­men­ta­ción o iden­ti­fi­ca­ción de clien­tes.

A mo­do de co­ro­la­rio con­vie­ne in­di­car que hay un gi­ro éti­co so­cial de la em­pre­sa ha­cia la so­cie­dad, de­sa­rro­lla­do a tra­vés de dis­tin­tos ins­tru­men­tos y po­lí­ti­cas, al­gu­nas de obli­ga­do cum­pli­mien­to y otras de ca­rác­ter vo­lun­ta­rio. Den­tro de es­te gi­ro em­pre­sa­rial ha­cia po­lí­ti­cas éti­cas, so­cia­les, igua­li­ta­rias y me­dioam­bien­tal­men­te sos­te­ni­bles, que­da la sen­sa­ción de que las coo­pe­ra­ti­vas no han sa­bi­do apro­ve­char­se, en prin­ci­pio, fren­te a la so­cie­dad y el mer­ca­do del ca­rác­ter éti­co so­cial en que se fun­dan des­de el pun­to de vis­ta de la repu­tación.

Las coo­pe­ra­ti­vas tie­nen en su pro­pia idio­sin­cra­sia el res- pe­to a unos va­lo­res y prin­ci­pios de­ter­mi­na­dos, y una po­lí­ti­ca de em­pre­sa mu­cho más com­pro­me­ti­da con la co­mu­ni­dad que las em­pre­sas ca­pi­ta­lis­tas. Por ello, en es­te nue­vo es­ce­na­rio en el que la repu­tación au­men­ta cuán­to más éti­ca sea la em­pre­sa, las coope­ra- ti­vas de­ben con­se­guir su ma­yor pro­yec­ción, da­do que la esen­cia de los prin­ci­pios que se exi­gen en la ac­tua­li­dad, ya se re­co­gían por los pio­ne­ros de Roch­da­le en 1844, y que hoy en día los ex­pre­sa la Alian­za Coope­ra­ti­va In­ter­na­cio­nal a tra­vés de los sie­te prin­ci­pios de Man­ches­ter, en­tre los que des­ta­ca la par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca, la par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca de los so­cios, la for­ma­ción o el in­te­rés pa­ra la co­mu­ni­dad.

Hay un gi­ro éti­co so­cial de la em­pre­sa ha­cia la so­cie­dad Las coo­pe­ra­ti­vas no han sa­bi­do apro­ve­char­se del ca­rác­ter éti­co so­cial en que se fun­dan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.