«He­mos ido lo­gran­do co­tas que pa­re­cían im­pen­sa­bles»

El res­pon­sa­ble re­sal­ta el creciente in­te­rés de la ju­ven­tud por la mues­tra

La Voz de Galicia (Arousa) - Especial1 - - Entrevista - ÁL­VA­RO ALON­SO

La sa­tis­fac­ción, por los diez años que han pa­sa­do en el mu­seo, es ple­na en su rostro. Jo­sé Ma­ría Car­do­na Co­me­llas (Fe­rrol, 66 años), ca­pi­tán de na­vío e in­ge­nie­ro, es el ge­ren­te de la Fun­da­ción Exponav. Su pa­sión por la cons­truc­ción na­val, la mis­ma que de la que se em­pa­pa la mues­tra, si­gue in­tac­ta.

—¿Có­mo es­tá de sa­lud el mu­seo des­pués de una dé­ca­da?

—Bas­tan­te bien. Las ci­fras son siem­pre un pa­rá­me­tro pa­ra va­lo­rar las co­sas y, en nues­tro ca­so, he­mos pa­sa­do de 4.000 a más 30.000 vi­si­tan­tes, que fue­ron los que re­gis­tra­mos el año pa­sa­do. Pa­ra ser un mu­seo téc­ni­co, muy te­má­ti­co, es una ci­fra muy im­por­tan­te, in­clu­so po­dría ser nues­tro lí­mi­te.

—¿Por qué di­ce eso?

—Es­ta­mos en una zo­na geo­grá­fi­ca­men­te ha­blan­do muy di­fí­cil. Pa­ra ver Fe­rrol hay que ir a Fe­rrol, no es un si­tio de pa­so. Con­ta­mos con es­to y con que el tu­ris­mo es­tá ba­sa­do en las pla­yas y la na­tu­ra­le­za. Ade­más, la cons­truc­ción na­val no tie­ne bue­na pren­sa fue­ra de aquí por los con­ti­nuos con­flic­tos des­de el pun­to de vis­ta la­bo­ral. Por eso, te­nien­do en cuen­ta to­dos esos con­di­cio­nan­tes, lle­gar a 30.000 vi­si­tan­tes es un ver­da­de­ro lo­gro.

—¿Có­mo lo han con­se­gui­do?

—Prin­ci­pal­men­te, ti­ran­do de la ju­ven­tud. Con los ni­ños te­ne­mos un tra­to muy es­pe­cial. No so­lo les ha­ce­mos la vi­si­ta guia­da, sino que aña­di­mos ta­lle­res, una yin­ca­na, les da­mos re­ga­los o los ha­ce­mos del club de nues­tra mas­co­ta. Es de­cir, les da­mos ali­cien­tes pa­ra que lle­guen a ca­sa con­tan­do lo que han vi­vi­do y va­yan ti­ran­do de las fa­mi­lias.

—Ade­más, hay mu­chos vi­si­tan­tes que ha­cen ellos mis­mos de guías...

—Las per­so­nas que han es­ta­do en con­tac­to con es­te mun­do lo sien­ten, lo vi­ven y cuan­do lle­gan aquí se sien­ten pro­ta­go­nis­tas, les vie­nen re­cuer­dos. De he­cho, ha­ce po­co he­mos crea­do una aso­cia­ción de ami­gos del mu­seo.

—¿Qué fun­ción tie­ne?

—La idea es que los miem­bros sean un ele­men­to más y ayu­den, ellos mis­mos, a ex­pli­car que Fe­rrol y co­mar­ca han vi­vi­do de la cons­truc­ción na­val des­de el si­glo XVIII has­ta aho­ra. Y, de pa­so, cam­biar la vi­sión a aque­llos que sien­ten ani­mad­ver­sión ha­cia el sec­tor.

—Al­gu­nos no co­no­cen de cer­ca la cons­truc­ción na­val ¿Có­mo la ha­cen atrac­ti­va pa­ra ellos?

—Pa­ra en­gan­char te­ne­mos el tru­co del con­ti­nen­te. Les ex­pli­ca­mos que es­ta­mos den­tro de un edi­fi­cio del si­glo XVIII cu­yos pla­nos ori­gi­na­les se han res­pe­ta­do. A la gen­te le atrae eso. Y tam­bién va­mos en el tren del creciente tu­ris­mo in­dus­trial. A par­tir de ahí con­se­gui­mos que tam­bién les in­tere­se la te­má­ti­ca.

—El mu­seo pa­re­ce más jo­ven pe­se a cum­plir años...

—Es que los mu­seos tie­nen que ser di­ná­mi­cos. Hay que ir in­no­van­do, con nue­vos pro­yec­tos y nue­vos mó­du­los. La idea es esa, ha­cer que el mu­seo es­té vi­vo. Y no so­lo se tra­ta de mo­ver las co­sas de lu­gar, sino de cam­biar cons­tan­te­men­te las pie­zas.

—¿La va­lo­ra­ción que ha­ce es, por lo tan­to, po­si­ti­va?

—Sí, es­toy muy con­ten­to de có­mo ha evo­lu­cio­na­do en to­dos los sen­ti­dos. He­mos ido lo­gran­do co­tas que pa­ran no­so­tros eran im­pen­sa­bles.

—¿Quién ha­ce po­si­ble que el mu­seo si­ga ade­lan­te?

—El mu­seo lo sos­te­ne­mos me­dia do­ce­na de per­so­nas que es­ta­mos aquí vo­lun­ta­ria­men­te, ade­más de cua­tro em­plea­dos. En com­pa­ra­ción con el Mu­seo del Mar de Vi­go o el Mas­só, nues­tro pre­su­pues­to es ín­fi­mo, cuan­do su ta­ma­ño es co­mo mu­cha la mi­tad del nues­tro. Al fin y al ca­bo, la pa­sión que te­ne­mos por es­ta te­má­ti­ca es la que nos ha­ce ir ha­cia de­lan­te.

—¿Cree que los tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción na­val se iden­ti­fi­can con él?

—A ve­ces to­da­vía se ve co­mo si fue­ra de la Ma­ri­na, pe­ro se tra­ta de un mu­seo de una fun­da­ción ci­vil, que re­co­ge el ADN de la co­mar­ca e in­ten­ta mos­trar par­te de la his­to­ria de la ciu­dad. La so­cie­dad fe­rro­la­na tie­ne que sen­tir la mues­tra co­mo su­ya.

—De es­tos años, ¿se que­da con al­gún mo­men­to es­pe­cial?

—Ten­go va­rios. Evi­den­te­men­te, la inau­gu­ra­ción, con los re­yes y los prín­ci­pes fue muy es­pe­cial. Tam­bién ten­go un gra­to re­cuer­do de la eta­pa en la que Ja­vier Ro­me­ro es­tu­vo co­mo al­mi­ran­te je­fe del Ar­se­nal, fue una per­so­na muy di­ná­mi­ca que nos ayu­dó mu­cho. En cuan­to a ex­po­si­cio­nes, me que­do con la de La­xei­ro, una fue­ra de se­rie; y con la de Fe­vino, en la que tu­vi­mos a Mi­ró, Da­lí. Am­bas son ca­si im­po­si­ble que vuel­van.

—¿A cum­plir diez años más?

—Por mí, sí. Per­so­nal­men­te, si no es co­mo ge­ren­te, es­pe­ro es­tar co­la­bo­ran­do. Y ce­le­bra­re­mos, se­gu­ro, el vi­gé­si­mo aniver­sa­rio.

«La so­cie­dad fe­rro­la­na tie­ne que sen­tir­lo co­mo su­yo»

FO­TO JO­SÉ PARDO

Car­do­na es un apa­sio­na­do de la cons­truc­ción na­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.