Po­vi­sa com­ba­te con ci­ru­gía la en­do­me­trio­sis

Fran­cis­co Es­té­vez Je­fe del ser­vi­cio de To­co­gi­ne­co­lo­gía de Po­vi­sa

La Voz de Galicia (Arousa) - Especial1 - - Portada - MANU OTE­RO

El hos­pi­tal vi­gués es un cen­tro de re­fe­ren­cia en Ga­li­cia pa­ra las ope­ra­cio­nes de en­do­me­trio­sis pro­fun­da, una en­fer­me­dad muy do­lo­ro­sa y que pue­de pro­vo­car la pér­di­da de fer­ti­li­dad

Fran­cis­co Es­té­vez es el je­fe del ser­vi­cio de To­co­gi­ne­co­lo­gía de Po­vi­sa y una emi­nen­cia en el tra­ta­mien­to y ci­ru­gía de la en­do­me­trio­sis. Aun­que pa­ra su cu­ra­ción, pa­sar por qui­ró­fano es la úl­ti­ma op­ción.

—¿Qué es la en­do­me­trio­sis?

—Se cal­cu­la que un 10 % de las mu­je­res en edad fér­til pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad. El sín­to­ma prin­ci­pal es el do­lor pél­vi­co. El en­do­me­trio es ese te­ji­do que se for­ma den­tro del úte­ro, que pro­du­ce la re­gla y fa­vo­re­ce el em­ba­ra­zo, pero que por cau­sas que se des­co­no­cen se im­plan­ta fue­ra de su ca­vi­dad y pue­de afec­tar al pe­ri­neo u ova­rios. O in­clu­so ge­ne­rar las en­do­me­trio­sis pro­fun­das, que son co­mo tu­mo­res in­fil­tran­tes, pero be­nig­nos. Aun­que bas­tan­te in­ca­pa­ci­tan­te se­gún los gra­dos que ten­ga.

—¿Cuá­les son esas en­do­me­trio­sis pro­fun­das?

—La en­do­me­trio­sis pue­de te­ner di­fe­ren­tes lo­ca­li­za­cio­nes, con muy dis­tin­ta clí­ni­ca y muy dis­tin­ta evo­lu­ción y tra­ta­mien­to. Lo más co­mún son los quis­tes en­do­me­trió­si­cos de los ova­rios. Pero la más gra­ve es la pro­fun­da. Las más fre­cuen­tes son las in­fil­tra­cio­nes de la va­gi­na y el rec­to. Hay una muy ra­ra, que afec­ta a un 2 %, que afec­ta a la pleu­ra y pue­de pro­du­cir neu­mo­tó­rax. Su­po­nen un 25 % de to­das las en­do­me­trio­sis y de es­tas un al­to por­cen­ta­je aca­ban ope­rán­do­se y son ci­ru­gías com­pli­ca­das por­que sino qui­tas to­do el te­ji­do afec­ta­do, la re­ci­di­va es­tá ase­gu­ra­da.

—¿Es gra­ve?

—Pue­de con­di­cio­nar la ca­li­dad de vi­da por­que las hay que son muy se­ve­ras. Mu­chas pa­cien­tes des­cri­ben el do­lor co­mo con­ti­nuo, dia­rio e in­so­por­ta­ble. Des­de el pun­to de vis­ta clí­ni­co, no es al­go que le va­ya a cos­tar la vi­da.

—¿Por qué se pro­du­ce?

—No hay una cau­sa, pero las dos teo­rías que es­tán más en bo­ga aho­ra mis­mo son la mens­trua­ción re­tró­ga­da, que es cuan­do la re­gla, ade­más de pro­du­cir­se ha­cia la ca­vi­dad va­gi­nal, se pro­du­ce un re­flu­jo ha­cia las trom­pas; y la otra es la teo­ría in­mu- no­ló­gi­ca, que hay un fa­llo en los me­ca­nis­mos de defensa que ha­cen que esos im­plan­tes no sean reab­sor­bi­dos por el cuer­po. Hay otra que se im­po­ne más en las en­do­me­trio­sis pro­fun­das, la teo­ría ce­ló­mi­ca, que es te­ji­do em­brio­na­rio que en un mo­men­to da­do se desa­rro­lla. Pero la cau­sa ín­ti­ma es des­co­no­ci­da.

«El em­ba­ra­zo es una so­lu­ción, pero no­so­tros no obli­ga­mos a na­die»

—¿Es obli­ga­to­rio pa­sar por el qui­ró­fano pa­ra cu­rar­se?

—La ci­ru­gía de la en­do­me­trio­sis es el fra­ca­so del tra­ta­mien­to mé­di­co. Si con el tra­ta­mien­to se con­si­gue una si­tua­ción clí­ni­ca fa­vo­ra­ble, que no ha­ya do­lor, no hay que pa­sar por qui­ró­fano.

—¿Có­mo se tra­ta?

—Hay al­go que mu­chas ve­ces es muy mal en­ten­di­do: no­so­tros de­ci­mos siem­pre que el me­jor tra­ta­mien­to pa­ra la en­do­me­trio­sis es el em­ba­ra­zo, por­que hay un cam­bio hor­mo­nal bru- tal y na­tu­ral du­ran­te nue­ve me­ses en el que mu­chas en­do­me­trio­sis se aca­ban sol­ven­tan­do. Hay quien en­tien­de que re­co­men­da­mos em­ba­ra­zar. No. No­so­tros plan­tea­mos que es una de las so­lu­cio­nes, pero una se em­ba­ra­za cuan­do quie­re. No se le obli­ga a na­die.

—¿Es­tá re­ñi­do el em­ba­ra­zo con la en­do­me­trio­sis?

—Hay es­tu­dios que ha­blan de que las en­do­me­trio­sis mo­de­ra­das se­ve­ras van me­jor sin con­si- guen em­ba­ra­zo que con la ci­ru­gía. Si tie­ne de­seo, hay que po­ner to­dos los me­dios pa­ra que ello. Si no quie­re y el tra­ta­mien­to ha fa­lla­do, hay que ope­rar. Y ya sa­le del qui­ró­fano con un DIU hor­mo­nal que es el me­jor tra­ta­mien­to y es­ta­bi­li­zar la en­do­me­trio­sis. Mu­cha gen­te no sa­be que ca­da vez que se qui­ta un quis­te del ova­rio, qui­tas re­ser­va fo­li­cu­lar y dis­mi­nu­yes las po­si­bi­li­da­des de em­ba­ra­zar­se en el fu­tu­ro. Aho­ra es­tos quis­tes so­lo se ope­ran si es ne­ce­sa­rio.

—¿En qué con­sis­te el tra­ta­mien­to?

—La pri­me­ra lí­nea son anal­gé­si­cos con­ven­cio­na­les. Si no llega, re­cu­rri­mos a tra­ta­mien­tos de ti­po hor­mo­nal. Los ges­tá­ge­nos, que es un com­po­nen­te de los an­ti­con­cep­ti­vos.

—¿Có­mo se ope­ra?

—En una en­do­me­trio­sis de ta­bi­que rec­to­va­gi­nal, no­so­tros in­ten­ta­mos ha­cer una di­sec­ción pa­ra ais­lar la tu­mo­ra­ción en­tran­do por te­ji­dos sa­nos. Una vez ais­la­da, se se­pa­ra pri­me­ro de la va­gi­na, que mu­chas ve­ces es­tá muy in­fil­tra­da. Lue­go en la afec­ta­ción rec­tal, de­pen­de del gra­do. Aho­ra se in­ten­ta ser lo más con­ser­va­dor y ha­cer un ras­pa­do. Pero a ve­ces hay que ha­cer una re­sec­ción y volver a unir­lo. Mu­chas ve­ces pa­ra lle­gar has­ta la en­do­me­trio­sis pue­des pa­sar dos o tres ho­ras se­pa­ran­do te­ji­dos. Se pro­du­ce una ad­he­ren­cia im­por­tan­te de los in­tes­ti­nos, los ova­rios es­tá to­do pe­ga­do. De ahí la com­pli­ca­ción.

—Po­vi­sa es un re­fe­ren­te en es­te ti­po de ci­ru­gías

—No­so­tros fui­mos los pri­me­ros, en el 2006, en ha­cer ci­ru­gías de en­do­me­trio­sis pro­fun­das a ni­vel au­to­nó­mi­co. A par­tir de ahí, em­pe­za­ron a crear­se en Es­pa­ña uni­da­des mul­ti­dis­ci­pli­na­res pa­ra el tra­ta­mien­to de es­tas en­fer­me­da­des. Una de las más co­no­ci­das es la de La Paz, que se creó en el 2009, y es cen­tro de re­fe­ren­cia pa­ra la ma­yo­ría de los hos­pi­ta­les ga­lle­gos. A no­so­tros no nos las en­vían al ser con­cer­ta­do. Aun­que aho­ra en el Cun­quei­ro ya han em­pe­za­do a ha­cer al­gu­na.

—¿Son es­pe­cia­lis­tas en to­das sus va­rie­da­des?

—Sí, pero te­ne­mos que con­tar con la co­la­bo­ra­ción, en oca­sio­nes, de uró­lo­gos o ci­ru­ja­nos ge­ne­ra­les, de­pen­dien­do del ór­gano afec­ta­do. Y tie­nen que ser ex­per­tos en ci­ru­gía por vía la­pa­ros­có­pi­ca. No pue­des con­tar so­lo con tu ha­bi­li­dad, sino con la de ci­ru­ja­nos y uró­lo­gos.

«No hay una cau­sa, se ha­bla de mens­trua­ción re­tró­gra­da o in­mu­no­lo­gía»

—¿Có­mo ha lle­ga­do Po­vi­sa a ser un re­fe­ren­te?

—Yo ten­go mu­cha ex­pe­rien­cia en ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca avan­za­da. En Ga­li­cia fui­mos pio­ne­ros en ha­cer la on­co­lo­gía la­pa­ros­có­pi­ca y los cán­ce­res de cue­llo. Pa­ra me­ter­se en una en­do­me­trio­sis pro­fun­da hay que te­ner una ha­bi­li­dad con­tras­ta­da. Lue­go hay que for­mar­se, aun­que no ha­bía es­cue­las y hu­bo que bus­car­se la vi­da por­que es una ci­ru­gía re­cien­te, del año 2000. An­tes se ha­cían por vía abier­ta.

FO­TO XOÁN C. GIL

Fran­cis­co Es­té­vez es experto en ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca y es­pe­cia­lis­ta en en­do­me­trio­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.