La de­pre­sión, una do­len­cia en au­men­to

Afec­ta a per­so­nas de to­das las eda­des, con­di­cio­nes so­cia­les y paí­ses

La Voz de Galicia (Arousa) - Especial2 - - Portada - M. V. F.

La de­pre­sión es ac­tual­men­te un tras­torno muy fre­cuen­te que afec­ta «a per­so­nas de to­das las eda­des, con­di­cio­nes so­cia­les y paí­ses», en pa­la­bras del es­pe­cia­lis­ta Raúl Váz­quez-No­gue­rol. Se es­ti­ma que la pa­de­cen 120 mi­llo­nes de in­di­vi­duos en el mun­do y que en Es­pa­ña uno de ca­da diez ten­drá que ha­cer­le fren­te en al­gún mo­men­to de su vi­da. «Es el do­ble de fre­cuen­te en las mu­je­res y du­ran­te la ado­les­cen­cia y ju­ven­tud, así co­mo tras el par­to o en per­so­nas ma­yo­res, que tam­bién co­rren un ries­go ma­yor de pa­de­cer­la», co­men­ta.

El psi­quia­tra ex­po­ne los di­fe­ren­tes tipos que exis­ten, que sue­len com­par­tir al­gu­nos sín­to­mas co­mu­nes. Son «tris­te­za, an­sie­dad o an­gus­tia, pér­di­da de la ca­pa­ci­dad de dis­fru­tar con ac­ti­vi­da­des que an­tes ge­ne­ra­ban pla­cer, al­te­ra­cio­nes del sue­ño y del ape­ti­to, dis­mi­nu­ción de la ener­gía, pro­ble­mas para con­cen­trar­se y de me­mo­ria, au­to­es­ti­ma ba­ja, sen­ti­mien­tos de inuti­li­dad, de fra­ca­so, o de cul­pa, e in­clu­so los pen­sa­mien­tos de que la vi­da no va­le la pe­na, que en oca­sio­nes lle­van con­si­go el sui­ci­dio», pro­fun­di­za. Las con­se­cuen­cias sue­len afec­tar a to­das las di­men­sio­nes de la vi­da: el ren­di­mien­to en las ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les, los es­tu­dios o el tra­ba­jo, las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y so­cia­les.

El diag­nós­ti­co no siem­pre es sen­ci­llo, ad­vier­te tam­bién. «Por una par­te, la ex­plo­ra­ción so­lo pue­de ha­cer­se con la en­tre­vis­ta clí­ni­ca. Las ex­plo­ra­cio­nes com­ple­men­ta­rias, co­mo prue­bas de la­bo­ra­to­rio, son ne­ce­sa­rias para des­car­tar otros tras­tor­nos que pue­den pre­sen­tar sín­to­mas si­mi­la­res (co­mo las al­te­ra­cio­nes de la glán­du­la ti­roi­des), pe­ro no de­ter­mi­nan el diag­nós­ti­co de la de­pre­sión». So­lo con la en­tre­vis­ta ri­gu­ro­sa, en oca­sio­nes apo- ya­da con es­ca­las de eva­lua­ción o con test o prue­bas psi­co­ló­gi­cas, lle­ga el clí­ni­co a de­ter­mi­nar que los sín­to­mas co­rres­pon­den a una de­pre­sión.

En cuan­to a los tipos, ca­be di­fe­ren­ciar en­tre la reac­ción de due­lo tras una pér­di­da —«no es en sí mis­ma un tras­torno, pe­ro pue­de lle­gar a ser­lo»—; la que apa­re­ce aso­cia­da a pro­ble­mas per­so­na­les, so­cia­les o la­bo­ra­les de gran in­ten­si­dad —los de­no­mi­na­dos tras­tor­nos de adap­ta­ción— y la de­pre­sión ma­yor. «Si los sín­to­mas des­apa­re­cen cuan­do des­apa­re­ce la cau­sa, se lla­man tras­tor­nos de adap­ta­ción. Sin em­bar­go, a ve­ces, cuan­do las si­tua­cio­nes de es­trés se man­tie­nen du­ran­te mu­cho tiem­po, la ca­pa­ci­dad de los in­di­vi­duos para so­bre­po­ner­se pue­de fra­ca­sar, lle­gan­do a ge­ne­rar­se una au­tén­ti­ca de­pre­sión ma­yor», ex­po­ne Váz­quez-No­gue­rol.

En los due­los com­pli­ca­dos, los tras­tor­nos de adap­ta­ción y las de­pre­sio­nes por es­trés man­te­ni­do, el tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co es pri­mor­dial. «De­ter­mi­na­dos me­di­ca­men­tos pue­den ser re­co­men­da­bles no so­la­men­te para ali­viar los sín­to­mas de an­sie­dad o las al­te­ra­cio­nes del sue­ño, sino para lo­grar un dis­tan­cia­mien­to emo­cio­nal del pro­ble­ma que ge­ne­ra el es­trés, evi­tan­do así el mal ma­yor que el efec­to pro­lon­ga­do pue­de pro­du­cir», co­men­ta Váz­quez-No­gue­rol.

En cuan­to a la de­pre­sión ma­yor, «los sín­to­mas ge­ne­ran un su­fri­mien­to per­so­nal in­ten­so, y afec­ta a las per­so­nas para lle­var a ca­bo in­clu­so las ta­reas co- ti­dia­nas más sim­ples». Pue­de lle­gar­se a ella tan­to por pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca co­mo fru­to de una reac­ción a si­tua­cio­nes de la vi­da o a un es­ta­do de es­trés man­te­ni­do.

Su tra­ta­mien­to de­be desa­rro­llar­se con me­di­ca­ción, con téc­ni­cas psi­co­ló­gi­cas o con una com­bi­na­ción de am­bos. En la ma­yor par­te de las per­so­nas se sue­le pre­ci­sar de me­di­ca­men­tos an­ti­de­pre­si­vos, que fun­cio­nan au­men­tan­do los ni­ve­les en el ce­re­bro de al­gu­nas sus­tan­cias quí­mi­cas de­no­mi­na­das neu­ro­trans­mi­so­res. La psi­có­lo­ga sa­ni­ta­ria Lo­re­na Do­mín­guez, de la clí­ni­ca de Váz­quez-No­gue­rol, aña­de que los tra­ta­mien­tos psi­co­ló­gi­cos sue­len ser muy efi­ca­ces, en es­pe­cial la te­ra­pia cog­ni­ti­va que acom­pa­ña a la de­pre­sión.

La OMS uti­li­za es­ta ima­gen para ilus­trar es­te tras­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.