El lu­gar idó­neo para una nue­va eta­pa vi­tal

Ca­da vez son más las fa­mi­lias que op­tan por que al­gún miem­bro ma­yor in­gre­se en un cen­tro

La Voz de Galicia (Arousa) - Especial2 - - Mayores - M. V. F.

La prin­ci­pal de­man­da de una fa­mi­lia cuan­do uno de sus in­te­gran­tes tie­ne in­ten­ción de in­gre­sar en un cen­tro re­si­den­cial o cuan­do son los pro­pios pa­rien­tes los que to­man la ini­cia­ti­va es que es­té co­rrec­ta­men­te aten­di­do. Son fre­cuen­tes pre­gun­tas co­mo si es­ta­rán a gus­to, si se sen­ti­rán so­los, si con­ta­rán con la su­fi­cien­te li­ber­tad y au­to­no­mía o, en re­la­ción con to­do lo an­te­rior, si la de­ci­sión es la co­rrec­ta, en de­fi­ni­ti­va.

El nú­me­ro de fa­mi­lias que por una u otra cau­sa se ven abo­ca­das a to­mar una de­ter­mi­na­ción de es­te ti­po es cre­cien­te. «Para la ma­yo­ría de los fa­mi­lia­res sur­gen mu­chas du­das. Son mie­dos ló­gi­cos fru­to de la preo­cu­pa­ción por el bie­nes­tar de nues­tros se­res que­ri­dos», des­cri­be el di­rec­tor de la re­si­den­cia Vi­la do Con­de de Gon­do­mar, Die­go Vi­ñas. Jus­ta­men­te por eso, aña­de, par­ten de la ba­se de que su sec­tor de­be es­for­zar­se a dia­rio «para po­ner al ma­yor en el cen­tro de las preo­cu­pa­cio­nes».

El in­gre­so es el mo­men­to más crí­ti­co de la es­tan­cia del re­si­den­te. «De­be­mos pres­tar la má­xi­ma aten­ción y cui­da­do en la adap­ta­ción, no so­lo en lo re­fe- ren­te a los as­pec­tos pu­ra­men­te prác­ti­cos, sino en lo re­la­ti­vo a su adap­ta­ción emo­cio­nal», se­ña­la Vi­ñas. En ese sen­ti­do, es­te cen­tro ha desa­rro­lla­do un pro­to­co­lo de adap­ta­ción para fa­ci­li­tar la tran­si­ción del ma­yor des­de el ho­gar al cen­tro.

«Pre­via­men­te al in­gre­so es re­co­men­da­ble man­te­ner en­tre­vis­tas con su en­torno para co­no­cer sus afi­cio­nes, gus­tos y co­sas que le ha­cen dis­fru­tar. Tam­bién sa­ber qué es­pe­ran él y su fa­mi­lia del cen­tro», ana­li­za. Ese co­no­ci­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas ayu­da a tra­ba­jar des­de el pri­mer mo­men­to para po­der cum­plir­las y fa­ci­li­tar que se aco­plen en su nue­vo ho­gar. «Pos­te­rior­men­te de­be ha­ber al me­nos una en­tre­vis­ta con el ma­yor para pre­sen­tar­le al per­so­nal y que pue­da char­lar con los fu­tu­ros com­pa­ñe­ros». El ob­je­ti­vo de to­do es­to es que el re­si­den­te «se sien­ta arro­pa­do y con ga­nas de ini­ciar una nue­va eta­pa vi­tal».

Tras el in­gre­so se tra­ba­ja en la in­cor­po­ra­ción pro­gre­si­va al día a día. Para eso se ade­cúan las ha­bi­ta­cio­nes a sus ne­ce­si­da­des y gus­tos y se pro­gra­man ta­reas de reha­bi­li­ta­ción ac­ti­va y man­te­ni­mien­to, así co­mo lú­di­cas y de es­par­ci­mien­to para que se sien­ta más có­mo­do y a gus­to. Du­ran­te el pri­mer mes se man­tie­nen en­tre­vis­tas con las fa­mi­liar para tra­ba­jar no so­lo la fa­ce­ta pu­ra­men­te asis­ten­cial, «sino tam­bién afec­ti­va y psi­co­ló­gi­ca por con­si­de­rar­las pi­la­res bá­si­cos».

La re­si­den­cia Vi­la do Con­de es­tá ubi­ca­da en la lo­ca­li­dad de Gon­do­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.