MA­RIS­CAR BA­JO EL TEM­PO­RAL

PA­RA ELLAS NO HU­BO ALER­TAS. NI LAS IN­TEN­SAS LLU­VIAS NI LAS FUER­TES RA­CHAS DE VIEN­TO LAS RE­TU­VIE­RON EN CA­SA. HAN PA­SA­DO LOS PEO­RES DÍAS DEL TEM­PO­RAL LU­CHAN­DO CON­TRA LOS ELE­MEN­TOS. PUE­DEN PRE­SU­MIR DE QUE SE HAN GA­NA­DO EL SUEL­DO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - PORTADA - Por Mila Mén­dez Fo­tos Mó­ni­ca Ferreirós

En es­te sec­tor no se ama­rra la flo­ta. Las ma­ris­ca­do­ras ga­lle­gas sa­len a fae­nar en épo­ca de tem­po­ra­les, como los que azo­tan Ga­li­cia es­te in­vierno, pa­ra ga­nar­se el sus­ten­to

La pre­vi­sión me­teo­ro­ló­gi­ca no de­ja lu­gar a du­das. Por la ma­ña­na un nue­vo fren­te se acer­ca a Ga­li­cia por el Atlán­ti­co. Cuan­do car­gan el co­che Te­re­sa Otero y Ma­ría Lui­sa Mén­dez aña­den a sus he­rra­mien­tas de tra­ba­jo y a las pren­das tér­mi­cas el tra­je de neo­preno. Tie­nen 52 y 49 años res­pec­ti­va­men­te y lle­van de­di­cán­do­se a la ex­trac­ción de al­me­jas des­de que cum­plie­ron los trein­ta. No fue su pri­me­ra op­ción la­bo­ral pe­ro el sal­to tam­po­co les su­pu­so un trau­ma: a am­bas les vie­ne de fa­mi­lia. Son hi­jas e in­clu­so nie­tas de ma­ris­ca­do­ras. Ya en O Gro­ve, don­de la pla­ya le que­da al la­do de ca­sa, Pu­ri Díaz re­pi­te el mis­mo ri­tual. En­fun­da lo que de­fi­nen como su ro­pa de aguas. Por sus ve­nas tam­bién co­rre san­gre ma­ri­ne­ra y es­tá ca­sa­da con un pa­trón de bar­co. Cuan­do ba­ja a la are­na el cie­lo es­tá gris y las nu­bes ame­na­zan con des­car­gar en cual­quier mo­men­to. Sus com­pa­ñe­ras se unen al ca­bo de unos mi­nu­tos. Tra­ba­jan al des­cu­bier­to. Sin una pa­red que pa­re las gotas ni las pro­te­ja del frío. «As se­ma­nas dos tem­po­rais, xus­to as de máis tra­ba­llo do ano, fo­ron as máis du­ras. Non tan­to po­la chu­via, que nos ba­tía ata fe­rir na ca­ra, se­nón po­lo ven­to. ¡Ti­ve­mos que su­xei­tar­nos en­tre nós pa­ra man­ter­nos en pé can­do vi­ña con máis for­za!», cuen­ta Te­re­sa. Su ami­ga Lui­sa asien­te. «Aquí, on­de me ves, to­mo re­la­xan­tes mus­cu­la­res e vou ao fi­sio­te­ra­peu­ta. Ade­mais, por moi­to que se cha­me rou­pa de au­gas is­to que ves­ti­mos, ao mo­men­to, xa estamos em­pa­pa­das. A hu­mi­da­de, que se nos me­te den­tro do cor­po, é o peor», con­fie­sa Lui­sa.

Des­de la vís­pe­ra de No­che­bue­na y has­ta el pa­sa­do lu­nes 11 de enero en­ca­de­na­ron una su­ce­sión de bo­rras­cas que man­tu­vie­ron a la to­da la cos­ta, y es­pe­cial­men­te a la de las Rías Bai­xas, en aler­ta. Una ad­ver­ten­cia que fue na­ran­ja va­rios días, cuan­do las ra­chas al­can­za­ron los 100 km/h en la ría de Arou­sa y se acu­mu­la­ron 80 li­tros por me­tro cua­dra­do en cues­tión de 12 ho­ras. La es­tam­pa que de­jó la lo­ca­li­dad fue la de sus bar­cos ama­rra­dos a puer­to con los ma­ri­ne­ros a res­guar­do mien­tras en el agua las mu­je­res pe­lea­ban por cap­tu­rar los bi­val­vos. «Cla­ro que im­pre­sio­na­ba ve­las», co­men­ta An­to­nio Otero, pa­trón ma­yor de la Co­fra­día. «A ne­ce­si­da­de obri­ga se que­res le­var á ca­sa un pe­so. Fas for­sa», acla­ra con ese re­mar­ca­do se­seo tan in­con­fun­di­ble de la zo­na. La de­ci­sión de no pa­rar esos días, con­ti­núa ex­pli­can­do, fue de ellas. Tie­nen su in­de­pen­den­cia den­tro del pó­si­to. «A di­rec­ti­va das ma­ris­ca­do­ras pre­fe­riu sa­car pro­vei­to da ma­rea e dos bos

pre­zos», di­ce An­to­nio. Ha­ce una pau­sa y re­fle­xio­na. «Mi­ra, es­ta é a he­ren­cia que te­mos. A que nos dei­xa­ron os no­sos an­te­pa­sa­dos. A xen­te do mar es­tá cur­ti­da en mil ba­ta­llas. Se elas o pa­sa­ron mal, que tra­ba­llan na se­ca, ¡ima­xí­na­te como es­ta­ba a si­tua­ción a flo­te!», ex­cla­ma.

El ví­deo que a du­ras pe­nas gra­bó con el mó­vil una ma­ris­ca­do­ra del mu­ni­ci­pio ve­cino de Cam­ba­dos du­ran­te la úl­ti­ma semana de di­ciem­bre co­rrió como la pól­vo­ra por las re­des so­cia­les. Pa­ra asom­bro in­clu­so de los pro­pios ha­bi­tan­tes de la lo­ca­li­dad, el es­ce­na­rio que mues­tra no pue­de ser más in­hós­pi­to. Ven­da­val, cha­pa­rro­nes de agua que caen en diagonal y es­ca­sa vi­si­bi­li­dad. Al fon­do, las ma­ris­ca­do­ras cam­ba­de­sas aguan­tan­do como pue­den el equi­li­brio. «Hu­bo lu­ga­res que pre­fi­rie­ron ce­rrar la pla­ya al ma­ris­que­ro du­ran­te el tem­po­ral», di­ce mien­tras se pre­pa­ra pa­ra la fae­na Pu­ri. ¿Qué es lo me­jor? «Creo que te­nía­mos que in­ten­tar­lo», res­pon­de. So­lo los re­lám­pa­gos ahu­yen­ta­ron a al­gu­nas. «Con­fie­so que cuan­do no­té que caían cer­ca de mí re­co­gí mis co­sas y re­gre­sé a ca­sa», re­co­no­ce. Lui­sa ti­ró su ras­tri­llo de hie­rro a unos me­tros. «Non se­ría a pri­mei­ra que mo­rre po­lo im­pac­to dun raio», se es­tre­me­ce.

Sa­ber que iban a ha­cer una bue­na fac­tu­ra­ción las ani­mó a le­van­tar­se. «¿Irei, non irei?» se pre­gun­ta­ba Te­re­sa cuan­do otea­ba por la ven­ta­na de su ca­sa el com­pli­ca­do pa­no­ra­ma. Tie­nen un lí­mi­te de unas 29 fal­tas sin jus­ti­fi­car si no quie­ren per­der el car­né que las acre­di­ta pa­ra ejer­cer, el fa­mo­so Pér­mex. Du­ran­te las fies­tas, y tam­bién en la tem­po­ra­da fuer­te del ve­rano, el tope má­xi­mo que pue­den cap­tu­rar au­men­ta. De los dos ki­los y me­dio que es­tán co­gien­do aho­ra de la al­me­ja au­tóc­to­na, la fina, pa­sa­ron a cua­tro en Navidad. En el ca­so de la ja­po­ne­sa subie­ron de los seis ha­bi­tua­les a los 15. En to­tal, 20 ki­los de mo­lus­co a sus es­pal­das, por si la llu­via no lle­ga­ra. «Iso can­do ti­ve­mos sor­te», la­men­ta. Los pre­cios tam­bién se dis­pa­ra­ron. Por los me­jo­res ejem­pla­res de la fina, la que se co­me al li­món, se lle­ga­ron a pa­gar 60 eu­ros el ki­lo en la subas­ta. Mul­ti­pli­can­do, lo mí­ni­mo que hi­cie­ron fue­ron unos 300 eu­ros la jornada ca­da una. Eso sí, bru­tos. Hay que des­con­tar su cuo­ta de au­tó­no­mos en el ré­gi­men es­pe­cial pa­ra los tra­ba­ja­do­res del mar y tam­bién el IVA. «Te­mos uns cu­pos que nos or­dea a Con­se­lle­ría do Mar e que nós po­de­mos xes­tio­nar ao lon­go do ano. Can­do os pre­zos au­men­tan, apro­vei­ta­mos. Por iso com­pen­sou o es­for­zo. Se só son ca­pa­ces de cap­tu­rar un qui­lo, ga­ñan máis con iso que co­llen­do dez ou­tro día do ano», re­mar­ca Lo­la Gon­dar, la vi­ce­pa­tro­na y res­pon­sa­ble del ma­ris­queo de a pie en O Gro­ve. «Es­tes sa­la­rios son ex­cep­cio­nais. De aí o no­so sa­cri­fi­cio. Hai un­ha semana, men­tres nos sa­ca­ba­mos a rou­pa mo­lla­da, un­ha se­ño­ra pa­rou­se e viu sau­dar­nos. ¡Vós si que so­des mu­lle­res de ver­da­de!, son­ríe mien­tras lo re­cuer­da Te­re­sa. «En reali­dad, son so­lo las cir­cuns­tan­cias», ma­ti­za Pu­ri.

UNA INS­TI­TU­CIÓN

La ex­vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno con Za­pa­te­ro, Ma­ría Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga, las de­fi­nió como to­da una «ins­ti­tu­ción» cuan­do vino a A Illa de Arou­sa en el 2006 pa­ra anun­ciar que las do­len­cias del co­lec­ti­vo se­rían re­co­no­ci­das como en­fer­me­da­des la­bo­ra­les. Era una deu­da pen­dien­te con un gre­mio que reivin­di­ca su ca­rác­ter pro­fe­sio­nal. Por eso, to­das res­pon­den al uní­sono cuan­do hay que de­fen­der el tra­ba­jo. «Te­mos a li­ber­da­de de ser as no­sas pro­pias xe­fas. O úni­co que man­da en nós é o mar. A no­sa xor­na­da re­ma­ta can­do che­ga a prea­mar», re­cal­ca Te­re­sa. «An­tes era em­plea­da en una fá­bri­ca, y eso sí que era peor», sub­ra­ya Pu­ri. En­tre sus com­pa­ñe­ras es co­no­ci­da por ser la cro­nis­ta ofi­cial. Ella so­la se ha crea­do un blog don­de re­la­ta to­das las vi­ci­si­tu­des del co­lec­ti­vo. «Es­to es Ga­li­cia y estamos en in­vierno. Lo que más me preo­cu­pa es la es­ca­sez de ma­ris­co. Te­ne­mos que re­sem­brar más, cui­dar más las pla­yas. Mue­re mu­cha al­me­ja fina, que es la pro­pia de aquí. Y no so­lo eso, no me gus­ta lo que he vis­to de la nue­va ley que quie­re ex­ten­der la pro­duc­ción acuí­co­la, como se ha­ce en Chi­na, po­nien­do en ries­go nues­tro me­dio», ad­vier­te Pu­ri.

Pro­ba­ble­men­te son la em­pre­sa más im­por­tan­te que tie­ne O Gro­ve. Un to­tal de 392 ma­ris­ca­do­ras y ma­ris­ca­do­res de a pie que se au­to­ges­tio­nan. Pe­se a las úl­ti­mas in­cor­po­ra­cio­nes, mar­ca­das por la inusual lle­ga­da de gen­te jo­ven y de va­ro­nes, si­guen sien­do un gru­po emi­nen­te­men­te fe­me­nino. En torno a un 15%, con­fir­man des­de la Co­fra­día arou­sa­na, es­tán de ba­ja. Pro­ble­mas lum­ba­res, cer­vi­ca­les, ar­tro­sis… son las do­len­cias más co­mu­nes.

To­da­vía son las nue­ve y me­dia de la ma­ña­na pe­ro ya han lle­ga­do ca­si to­das. Es­tas mu­je­res que vi­ven al son de las ma­reas for­man par­te del pai­sa­je. Mu­chas se agru­pan en torno al puen­te de A To­xa don­de es­pe­ran te­ner suer­te es­te miér­co­les. Mar­can el con­tras­te en­tre el lu­jo que atrae a los tu­ris­tas a la is­la y lo más ge­nuino que tie­nen sus aguas, el ma­ris­co, con per­dón del bal­nea­rio. Cuan­do ba­ja el ni­vel del mar y la are­na que­da des­pe­ja­da, sal­tan al rue­do. «Te­mos tru­cos. Por exem­plo, esas bur­bu­llas in­di­can que hai amei­xas de­bai­xo, es­tán res­pi­ran­do», se­ña­la Te­re­sa. Des­pués de to­mar­se su ca­fé bien ca­lien­te ella y su gru­po em­pie­zan a tra­ba­jar. Hay que apu­rar­se pa­ra ter­mi­nar cuan­to an­tes.

AQUÍ MAN­DAN ELLAS. De los 3.748 per­mi­sos de ma­ris­queo de a pie re­gis­tra­dos por la Xun­ta en el 2014, el úl­ti­mo año del que se tie­nen da­tos, la ma­yo­ría es­tán en po­se­sión de mu­je­res. Re­pre­sen­tan el 82,7% del sec­tor. La ma­yo­ría, el 80,57%, tie­nen más de 41 años. «Mu­chas se van ju­bi­lan­do, pe­ro no hay re­em­pla­zos», co­men­ta Pu­ri. «A di­fe­ren­cia de ha­ce unos diez años —aña­de— aho­ra ya no es por­que el mar no in­tere­se, hay gen­te a la co­la es­pe­ran­do un per­mi­so, lo que ha­ce fal­ta es más ma­ris­co». En el 2006 el nú­me­ro de per­mi­sos su­pe­ra­ba los 5.000 en Ga­li­cia. Pon­te­ve­dra es la pro­vin­cia que más aglu­ti­na, bue­na par­te de ellos en la ría de Arou­sa. En la pá­gi­na an­te­rior, An­to­nio, Pu­ri, Pi­li, Ma­ri Carmen, Te­re­sa y Ma­ría Lui­sa mi­ran al cie­lo es­pe­ran­do que el tiem­po me­jo­re y les fa­ci­li­te el tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.