Var­gas Llo­sa per­di­do en sus «Cin­co es­qui­nas»

LOS NO­BEL TAM­BIÉN SE EQUI­VO­CAN. MA­RIO VAR­GAS LLO­SA PIER­DE EL RUM­BO EN SU ÚL­TI­MA NO­VE­LA Y FRA­CA­SA EN SU IN­TEN­TO DE RE­TRA­TAR LOS ÚL­TI­MOS AÑOS DEL PRE­SI­DEN­TE FU­JI­MO­RI. «CIN­CO ES­QUI­NAS» ES UNA OBRA ME­DIO­CRE QUE DE­FRAU­DA A LOS LEC­TO­RES IN­CON­DI­CIO­NA­LES DEL PREM

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LETRAS - MA­RIO VAR­GAS LLO­SA

ELE­NA MÉN­DEZ | De­cep­ción. Es la pa­la­bra que mejor re­su­me la sen­sa­ción que de­ja en el lec­tor el úl­ti­mo li­bro de Ma­rio Var­gas Llo­sa. El no­bel nos tras­la­da en su obra Cin­co es­qui­nas (su li­bro nú­me­ro 18) al Pe­rú de los úl­ti­mos y con­vul­sos tiem­pos de la pre­si­den­cia de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri y su si­nies­tro se­gun­do, Vla­di­mi­ro Mon­te­si­nos, en los años 90. De­sen­re­da una tra­ma de po­der po­lí­ti­co, pren­sa ama­ri­lla, ma­ni­pu­la­ción y ero­tis­mo que po­dría ha­ber si­do una gran no­ve­la al es­ti­lo de La fies­ta del Chi­vo (2000) con su im­pla­ca­ble ge­ne­ral Tru­ji­llo, el Chi­vo, y el doc­tor Ba­la­guer.

Cin­co es­qui­nas ofre­ce una his­to­ria en la que Var­gas Llo­sa de­ja emer­ger su al­ma de pe­rio­dis­ta y nos ha­bla del pa­pel de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el va­lor de los que es­cri­ben de­fen­dien­do su in­de­pen­den­cia fren­te a las pre­sio­nes e in­clu­so fren­te a las ame­na­zas con­tra su vi­da. Un te­ma apa­sio­nan­te del que ca­bría es­pe­rar una no­ve­la in­ten­sa y reivin­di­ca­ti­va. Sin em­bar­go, to­do se que­da en un in­ten­to fa­lli­do en el que co­bra más re­le­van­cia la re­la­ción les­bia­na de dos mu­je­res de la cla­se al­ta que la re­pre­sión política.

Hay tam­bién un mi­llo­na­rio al que ha­cen chan­ta­je con unas fo­tos com­pro­me­te­do­ras de una or­gía, un di­rec­tor y una re­por­te­ra de una re­vis­ta de co­ti­lleo que tra­ba­jan pa­ra el ré­gi­men de Fu­ji­mo­ri y tam­bién un vie­jo re­ci­ta­dor de poe­mas que aca­ba des­tro­za­do por el pe­rio­dis­mo men­ti­ro­so y ca­rro­ñe­ro. Y po­dría ha­ber cien per­so­na­jes más, es igual , to­dos pres­cin­di­bles.

¿Dón­de es­tá el Var­gas Llo­sa que en 1963 nos sor­pren­día con la du­re­za y ori­gi­na­li­dad na­rra­ti­va de La ciu­dad y los pe­rros, el maes­tro de las le­tras que nos fas- ci­nó con el uni­ver­so in­quie­to de Gau­guin en El pa­raí­so en la otra es­qui­na (2003) o la aven­tu­ra vi­tal de Ro­ger Ca­se­ment que lo lle­vó de Ir­lan­da a Áfri­ca en El sue­ño del cel­ta (2010)? ¿Dón­de que­dó en­te­rra­do Var­gui­tas el de La tía Julia y el es­cri­bi­dor (1977) o el mi­nu­cio­so in­ves­ti­ga­dor de La gue­rra del fin del mun­do (1981)?

Ese ge­nio de las le­tras no es­tá ni se le es­pe­ra. El no­bel ha op­ta­do por con­ti­nuar la vía de la no­ve­la sim­ple, fá­cil de leer, que ya ini­cia­ra con El hé­roe dis­cre­to (2013) y que es­pe­re- mos que no se pro­lon­gue mu­cho.

A los que du­ran­te años leí­mos con pa­sión su pro­sa be­lla y sin­ce­ra y ve­ne­ra­mos su for­ma de na­rrar nos cues­ta en­ca­jar que nues­tro no­bel más ama­do ha­ya per­di­do el rum­bo. Es fá­cil caer en el chis­te so­bre su vi­da sen­ti­men­tal, pe­ro me re­sis­to. To­da­vía res­pe­to de­ma­sia­do su ta­len­to. Mejor se­rá vol­ver a leer Conversación en la ca­te­dral (1969) y ol­vi­dar la nue­va no­ve­la en al­gu­na de las cin­co es­qui­nas del ba­rrio li­me­ño. Una no­ve­la que no me­re­ce la pe­na leer.

JU­LIO CÉ­SAR AGUILAR / AFP PHOTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.