El co­ra­zón analó­gi­co de Da­mián Ucie­da

LA FUN­DA­CIÓN RAC DE PON­TE­VE­DRA, QUE AL­BER­GA LA CO­LEC­CIÓN DE CAR­LOS RO­SÓN, PRE­SEN­TA LA OBRA DEL FO­TÓ­GRA­FO CO­RU­ÑÉS DA­MIÁN UCIE­DA HAS­TA EL 14 DE ABRIL. EL PRO­YEC­TO FOR­MA PAR­TE DEL PRO­GRA­MA DE EX­PO­SI­CIO­NES DE AR­TIS­TAS JÓ­VE­NES CON EL QUE LA FUN­DA­CIÓN RAC APOYA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - FOTOGRAFÍA - PON­TE­VE­DRA

VÍ­TOR MEJUTO | El con­fort es uno de los gran­des enemi­gos del ar­te. Es muy có­mo­do ser­vir­se de la pla­na tec­no­lo­gía igual que lo es fiar­lo to­do a las ha­bi­li­da­des ma­nua­les, no ha­cer­se mu­chas pre­gun­tas o se­guir la de­ri­va, dis­fra­za­da de co­rrien­te, de la más can­den­te con­tem­po­ra­nei­dad. La fo­to­gra­fía analó­gi­ca se ba­te en re­ti­ra­da. El ca­pi­ta­lis­mo es­gri­me uno de sus la­pi­da­rios ar­gu­men­tos: no hay de­man­da.

Da­mián Ucie­da tra­ba­ja a con­tra­co­rrien­te, por­que en el cen­tro de su tra­ba­jo hay un co­ra­zón analó­gi­co y una cá­ma­ra de pla­cas. La cá­ma­ra de pla­cas es un ar­te­fac­to pe­sa­do, len­to y un po­co ame­na­za­dor. Su as­pec­to es se­rio, lu­te­rano. So­bre to­do es una he­rra­mien­ta in­có­mo­da.

La in­co­mo­di­dad co­la­bo­ra a ve­ces con el ar­te por­que co­lo­ca al ar­tis­ta en un es­pa­cio fron­te­ri­zo y ajeno. Cuan­do el ar­tis­ta no pi­sa tie­rra fir­me sue­le se cuan­do más cer­ca es­tá de en­con­trar el ca­mino. La cá­ma­ra con­di­cio­na el tra­ba­jo y lo con­vier­te en una mi­nu­cio­sa ta­rea lle­na de pla­ni­fi­ca­ción, se­re­ni­dad y cla­ri­dad de ideas. Da­mián di­ce que hay al­go de fres­cu­ra que se es­ca­pa. Yo creo que no. Creo que un tra­ba­jo men­tal no tie­ne por­que per­der es­pon­ta­nei­dad. La su­ma de los ha­llaz­gos tra­ba­jan a fa­vor de una idea fi­nal. Hay mu­cho tra­ba­jo pre­vio de bo­ce­tos, lo­ca­li­za­cio­nes, vi­si­tas al lu­gar a la mis­ma ho­ra, mar­cas en el sue­lo pa­ra ubi­car a los per­so­na­jes. Y lo más fas­ci­nan­te es que el re­sul­ta­do fi­nal re­sul­ta na­tu­ral. Aun­que tam­po­co ese es el ob­je­ti­vo. No hay una in­ten­ción na­tu­ra­lis­ta. Da­mián no pre­ten­de lo­grar un fres­co don­de la co­ti­dia­nei­dad se mues­tre co­mo ins­tan­tá­nea.

Da­mián es un cons­truc­tor de imá­ge­nes. En su es­tu­dio hay di­bu­jos que fun­cio­nan a mo­do de story­board, re­pro­duc­cio­nes de gra­ba­dos de Go­ya, ma­que­tas. En sus fo­tos las per­so­nas ocu­pan el es­pa­cio co­mo aten­dien­do a la com­po­si­ción de un gran maes­tro. Co­mo si uti­li­za­se un ar­te­fac­to óp­ti­co del Re­na­ci­mien­to o le bus­ca­se las vuel­tas a la sec­ción aú­rea. Da­mián po­dría per­fec­ta­men­te ac­tua­li­zar el due­lo a ga­rro­ta­zos de Go­ya por­que sus imá­ge­nes con­tie­nen una cier­ta y an­ces­tral ten­sión. Siem­pre hay con­flic­to.

En In­ten­tan­do gol­pear ideas, la fo­to que pro­du­jo pa­ra la Fun­da­ción Luis Seoa­ne ins­pi­ra­da en el la­do más po­lí­ti­co del pin­tor co­ru­ñés, un gru­po de jó­ve­nes co­rre du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción. Hay oc­ta­vi­llas en el sue­lo, pan­car­tas y hu­mo. El per­so­na­je cen­tral es una mu­jer hu­yen­do mien­tras ta­pa su bo­ca con un pa­ñue­lo pa­ra pro­te­ger­se del gas. Pa­re­ce que es­tá co­rrien­do pe­ro en reali­dad es­tá in­mó­vil. De nue­vo al cá­ma­ra de pla­cas im­po­ne su ley: pues­to que pa­ra lo­grar la ma­yor pro­fun­di­dad de cam­po la cá­ma­ra no per­mi­te una ve­lo­ci­dad muy al­ta, el per­so­na­je ha de es­tar pa­ra­do o sal­dría mo­vi­do. Pa­ra lo­grar­lo Da­mián hi­zo mu­chas prue­bas has­ta lo­grar la po­si­ción ade­cua­da. Co­mo un es­cul­tor que ex­trae del mármol un tra­ta­do de anato­mía. Fi­nal­men­te el per­so­na­je co­rre.

Da­mián siem­pre per­mi­te que sea el es­pec­ta­dor el que ter­mi­ne la es­ce­na. Un se­ñor sen­ta­do en una si­lla en una ofi­ci­na aban­do­na­da. Tie­ne una ca­ja de car­tón en su re­ga­zo. Da­mián se la co­lo­có sin pre­ten­der con­tar na­da con­cre­to. La fo­to lo pe­día. Pe­ro es­to des­en­ca­de­na un gi­ro ar­gu­men­tal y un po­ten­te in­te­rro­gan­te ¿Qué con­tie­ne la ca­ja? Pa­ra al­gu­nos son las per­te­nen­cias del se­ñor tras un des­pi­do o un desahu­cio. Tam­bién po­dría ser la ca­be­za cer­ce­na­da de un ser que­ri­do.

Hay otras fo­tos que es­tán más en la tra­di­ción ale­ma­na. Imá­ge­nes fron­ta­les y se­cas. Da­mián cap­tu­ra un re­cuer­do de in­fan­cia: Be­ni­dorm. Cuan­do de ni­ño los edi­fi­cios se co­mían el mar. Es un pai­sa­je irreal. La cá­ma­ra de pla­cas sir­ve tan­to de­ta­lle que el ojo hu­mano es in­ca­paz de en­fo­car­lo to­do. En reali­dad el ojo hu­mano es in­ca­paz de en­fo­car Be­ni­dorm.

CUAN­DO EL AR­TIS­TA NO PI­SA TIE­RRA FIR­ME SUE­LE SER CUAN­DO MÁS CER­CA ES­TÁ DE EN­CON­TRAR EL CA­MINO»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.