Una sim­ple to­rre

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE -

JO­SE BA­RREI­RO | Nun­ca el ros­tro de Charl­ton Hes­ton se apro­xi­mó tan­to a la es­cul­tu­ra co­mo en El se­ñor de la gue­rra. Ha­cia el fi­nal de su ca­rre­ra el mun­do se em­pe­ñó en ad­je­ti­var­lo co­mo un fa­ná­ti­co de­fen­sor de las ar­mas, un cre­tino, in­clu­so en su mejor épo­ca era con­si­de­ra­do más por su pre­sen­cia fí­si­ca que por sus do­tes in­ter­pre­ta­ti­vas. Sin em­bar­go, si uno se ale­ja de los púl­pi­tos im­por­tan­tes y se ol­vi­da de pre­jui­cios y se­ñue­los, Hes­ton se re­ve­la co­mo un ac­tor es­tu­pen­do. So­lo hay que fi­jar­se en có­mo uti­li­za el cue­llo pa­ra echar la ca­be­za ha­cia atrás y mi­rar de arri­ba ha­cia aba­jo, fa­bri­can­do sus pro­pios con­tra­pi­ca­dos. Y có­mo ca­lla, mi­ra y es­cu­cha, de­le­trean­do los si­len­cios y mos­tran­do la lu­cha in­te­rior de Chry­sa­gón de la Cruz, el pro­ta­go­nis­ta de El se­ñor de la gue­rra, un ca­ba­lle­ro que lle­ga al feu­do que el du­que de Nor­man­día le ha otor­ga­do pa­ra pro­te­ger­lo de los in­va­so­res fri­sios que cru­zan el mar pa­ra sa­quear y ro­bar. Tras vein­te años de batallas, can­sa­do y sin ilu­sión, se ha­ce car­go de sus do­mi­nios: una zo­na cos­te­ra de pan­ta­nos con un to­rreón en el con­fín de una ma­ris­ma y unos sier­vos que son en reali­dad mí­se­ros al­dea­nos. Hes­ton se pre­sen­ta en es­te rin­cón per­di­do con el ta­lan­te cre­pus­cu­lar del que lle­ga pa­ra es­pe­rar plá­ci­da­men­te la pa­la del en­te­rra­dor y en el tiem- po de des­cuen­to sur­ge el im­pre­vis­to: se enamo­ra de Bronwyn, una lu­ga­re­ña des­ti­na­da a otro.

Si uno quie­re apren­der por qué las mi­ra­das tie­nen una im­por­tan­cia de­ci­si­va a la ho­ra de na­rrar una pe­lí­cu­la, en­con­tra­rá aquí el ejem­plo per­fec­to. Es­te re­cur­so, que Fran­klin Schaff­ner ma­ne­ja con un pul­so en­vi­dia­ble, su­mi­nis­tra al es­pec­ta­dor to­ne­la­das de in­for­ma­ción si­len­cio­sa que via­ja por de­ba­jo del ra­dar y pro­por­cio­na al re­la­to un múscu­lo y una tem­pe­ra­tu­ra so­ber­bias. An­tes de acep­tar el pa­pel, Hes­ton exi­gió dos co­la­bo­ra­do­res que de­la­tan su buen gus­to y su ins­tin­to a la ho­ra de asumir ries­gos: Schaff­ner, di­rec­tor de te­le­vi­sión se­mi­des­co­no­ci­do has­ta en­ton­ces, y Rus­sell Metty, el ope­ra­dor de Or­son We­lles en Holly­wood, que ha­ce un tra­ba­jo de gran be­lle­za vi­sual, muy ale­ja­do de los co­lo­res bri­llan­tes es­ti­lo Me­tro Goldwyn Ma­yer y con los ros­tros de las es­tre­llas bai­lan­do som­bras y pe­num­bras, asun­to que sue­le atra­gan­tar a los je­fes de los es­tu­dios. En sus me­mo­rias, Hes­ton cuen­ta que en los ex­te­rio­res ro­da­dos en Ma­li­bú ha­bía un jo­ven que me­ro­dea­ba con­ti­nua­men­te el ro­da­je. In­sis­tía una y otra vez en que desea­ba ver có­mo ha­cían el ase­dio a la to­rre. Fi­nal­men­te, Schaff­ner le dio per­mi­so. Ese jo­ven se lla­ma­ba Ste­ven Spiel­berg. Pro­ba­ble­men­te es­ta­ba allí por­que le in­tere­sa­ba la es­cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.