La can­tan­te por­tu­gue­sa que ha pues­to el fa­do de ac­tua­li­dad re­ca­la en Ga­li­cia

TRAS RE­CO­RRER ME­DIO MUN­DO CON LA GI­RA DE PRE­SEN­TA­CIÓN DE SU NUE­VO ÁL­BUM, «MOU­RA», LA CAN­TAN­TE POR­TU­GUE­SA RE­CA­LA EN GA­LI­CIA PA­RA DE­MOS­TRAR EN DI­REC­TO EL MO­TI­VO POR EL QUE EL FA­DO —EN SUS VER­TIEN­TES ME­NOS CON­SER­VA­DO­RAS Y MÁS IN­NO­VA­DO­RAS— VUELVE A ES­TAR DE P

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - ANA MOU­RA

FER­NAN­DO MOLEZÚN | Es una de las gran­des vo­ces que tie­ne Por­tu­gal en la ac­tua­li­dad. Pe­ro si al­go ca­rac­te­ri­za a Ana Mou­ra es la va­len­tía y la sen­si­bi­li­dad con la que ha sa­bi­do mez­clar la tra­di­ción del fa­do con mú­si­cas aje­nas a él y con­ver­tir­lo to­do en un fe­nó­meno de ven­tas con su an­te­rior dis­co, Des­fa­do, y con el nue­vo, Mou­ra. —Lle­va su ape­lli­do al tí­tu­lo, aun­que las com­po­si­cio­nes son aje­nas. —Vie­ne por ese poe­ma que he­mos mu­si­ca­do que ha­bla de las mou­ras, de esos se­res má­gi­cos que es­tán pre­sen­tes en nues­tra cul­tu­ra más ancestral. Te­nían po­de­res so­bre­na­tu­ra­les, se­du­cían a tra­vés de sus can­tos pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos. Lo que no sé es có­mo po­dría­mos tra­du­cir es­te tér­mino de mou­ra pa­ra que se en­ten­die­se fue­ra de Por­tu­gal. —Aquí en Ga­li­cia no hay pro­ble­ma, que tam­bién te­ne­mos nues­tras mou­ras. —¡Ah, no lo sabía! Pues en- ton­ces en­ten­de­réis el es­pí­ri­tu del dis­co. —¿Po­de­mos de­cir que es­te dis­co es una con­ti­nua­ción ló­gi­ca de «Des­fa­do», su an­te­rior tra­ba­jo? —Sin du­da. Que­ría ha­cer un dis­co un po­qui­to más arries­ga­do que el an­te­rior, aun­que tra­ba­ja­se con el mis­mo pro­duc­tor. Un dis­co di­fe­ren­te. De ahí el di­se­ño de la car­pe­ta, con una ma­ri­po­sa, pa­ra sim­bo­li­zar de al­gún mo­do es­ta me­ta­mor­fo­sis. Pe­ro al mis­mo tiem­po que­ría man­te­ner ese es­pí­ri­tu tra­di­cio­nal por­tu­gués. —Ca­da vez hay me­nos fa­do en sus trabajos. —No es­toy de acuer­do, por­que yo soy fa­dis­ta, ha­ga lo que ha­ga y cante lo que cante. Pe­ro esa con­di­ción no me de­be li­mi­tar a la ho­ra de es­tu­diar nue­vos caminos y bus­car

mi pro­pia iden­ti­dad. —¿Y su pú­bli­co es­tá en­ten­dien­do es­tos gi­ros tan arries­ga­dos? —Pa­re­ce que sí, por­que la res­pues­ta es­tá sien­do in­creí-

ble. En po­co más de una se­ma­na ya era dis­co de pla­tino, y con­ti­núa en las lis­tas de lo más ven­di­do en Por­tu­gal. Ya pa­só con Des­fa­do, así que de­bo es­tar en el buen ca­mino. —¿Y con qué nos sor­pren­de­rá en el fu­tu­ro?

—Es muy di­fí­cil aven­tu­rar có­mo se­rá mi pró­xi­mo dis­co. Ten­go va­rias ideas, pe­ro to­da­vía es muy pron­to pa­ra sa­ber qué ca­mino se­gui­ré. Pe­ro el fa­do es­ta­rá pre­sen­te. —Es­tá vi­vien­do un gran mo­men­to el fa­do.

—Hay gen­te jo­ven que se ha iden­ti­fi­ca­do con él, pe­ro no me gus­ta de­cir que es­tá de mo­da, por­que las mo­das pa­san y el fa­do per­du­ra­rá siem­pre.

NO ME GUS­TA DE­CIR QUE EL FA­DO ES­TÁ DE MO­DA, POR­QUE LAS MO­DAS PA­SAN»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.