No hay for­ma de de­cir­te adiós

EN­TRE­VIS­TA A LA ES­CRI­TO­RA Y GUIO­NIS­TA J. K. ROW­LING MIQUI OTE­RO, EL ES­CRI­TOR DEL AÑO: “BUS­CO A TUM­BA ABIER­TA MI PRO­PIO ES­TI­LO”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: JAVIER BE­CE­RRA

Hu­bo un tiem­po en el que un dis­co tri­bu­to re­sul­ta­ba inusual. Sig­ni­fi­ca­ba al­go muy im­por­tan­te. En el ca­so de I’m

Your Fan (1991), el abra­zo de Leo­nard Cohen a la ge­ne­ra­ción de los no­ven­ta. En ple­na ex­plo­sión de rock al­ter­na­ti­vo, con la elec­tró­ni­ca mi­ran­do al fu­tu­ro y el

hip-hop im­po­nién­do­se con ra­bia, su mú­si­ca co­rría el ries­go de que­dar­se co­mo al­go del pa­sa­do. La re­vis­ta fran­ce­sa Les In­roc­kup­ti­bles reunió a una plé­ya­de de mú­si­cos rin­dien­do plei­te­sía al au­tor de Su­zan­ne. Al­gu­nos de los gru­pos que más te­nían que de­cir en­ton­ces (REM, Pi­xies, Hou­se of Lo­ve, Nick Ca­ve and The Bad Seeds, Ja­mes, Lloyd Co­le...) hi­cie­ron su par­ti­cu­lar ge­nu­fle­xión an­te Cohen. Lo ac­tua­li­za­ron. Lo pu­sie­ron en un nue­vo es­ca­pa­ra­te. Y pro­vo­ca­ron que mu­chos jó­ve­nes en­tra­sen en el mun­do de un au­tor que po­día pa­re­cer po­co atrac­ti­vo en me­dio del ex­ci­tan­te car­na­val del cam­bio de dé­ca­da.

De una u otra ma­ne­ra, Cohen los ha­bía to­ca­do a to­dos con su mú­si­ca. Aque­lla su­pu­so la pri­me­ra gran fo­to­gra­fía del ca­na­dien­se co­mo pun­to de en­cuen­tro re­fe­ren­cial. Cin­co años des­pués se­ría otro dis­co, To­wer Of

Song (1995), el que re­fren­da­ría la sen­sa­ción. En otro ni­vel, mu­cho más mains­tream y se­gu­ra­men­te me­nos in­tere­san­te, in­cluía la lec­tu­ra que de Su­zan­ne te­nía que ha­cer Pe­ter Ga­briel, la ver­sión que de Ha­lle­lu­jah se mar­ca­ba Bono de U2 o có­mo El­ton John se me­tía en­tre los pen­ta­gra­mas de I’m Your Man. To­do ello jun­to a Sting, To­ri Amos, Billy Joel o Su­zan­ne Ve­ga.

En­tre uno y otro re­co­pi­la­to­rio ocu­rrió al­go mi­la­gro­so. Jeff Buc­kley se acer­có a Ha­lle­lu­jah, la can­ción que Cohen in­clu­yó en

Va­rious Po­si­tions (1984). La lle­vó a una nue­va di­men­sión. En­ton­ces, Buc­kley se veía co­mo la gran es­pe­ran­za blan­ca del rock ame­ri­cano. Aque­lla re­vi­sión ex­tra­or­di­na­ria des­pun­ta­ba en Gra

ce (1994), uno de los ál­bu­mes cla­ve de la dé­ca­da. No so­lo se ge­ne­ra­ba una re­ve­ren­cia ge­ne­ral ha­cia Leo­nard Cohen en los no­ven­ta. Ade­más, la an­tor­cha la por­ta­ban al­gu­nos de los artistas más tras­cen­den­tes de su mo­men­to. Buc­kley, que fa­lle­ce­ría en 1997 de­jan­do un va­cío enor­me, des­de lue­go en­ca­ja­ba en esa ca­te­go­ría.

COBAIN ERA SU FAN

Tam­bién Kurt Cobain, otro már­tir del rock, se acor­dó de Leo­nard Cohen. Con­cre­ta­men­te, en

Penny­ro­yal Tea, uno de los te­mas del úl­ti­mo dis­co de Nir­va­na, In

Ute­ro (1993). Sus ver­sos di­bu­ja­ban la si­lue­ta del sui­ci­dio que lle­va­ría a ca­bo en 1994. «Den­me el más allá de Leo­nard Cohen / así po­dré res­pi­rar eter­na­men­te», can­ta­ba de­ses­pe­ra­do por una en­fer­me­dad que le ate­na­za­ba el es­tó­ma­go, la adic­ción a las dro­gas y la de­pre­sión que lo en­vol­vía to­do. Cobain di­jo pos­te­rior­men­te que, en cier­to mo­do, usó la mú­si­ca de Cohen co­mo te­ra­pia pa­ra cal­mar su do­lor es­pi­ri­tual.

Años des­pués, el ca­na­dien­se re­co­no­cía no ha­ber es­cu­cha­do a Nir­va­na, ni sa­ber na­da de la exis­ten­cia de esas re­fe­ren­cias en las le­tras de su can­tan­te. «La­men­to no ha­ber po­di­do ha­blar con es­te jo­ven —di­jo—. He vis­to a mu­cha gen­te en el Cen­tro Zen que ha pa­sa­do por las dro­gas y en­con­tra­do una ma­ne­ra de sa­lir. Siem­pre hay al­ter­na­ti- vas, y qui­zás pu­de ha­ber he­cho al­go por él».

Mien­tras to­do es­to ocu­rría, el ar­tis­ta vi­vía apar­ta­do del mun­da­nal rui­do y el vér­ti­go de la rue­da del mun­do mu­si­cal. A fi­na­les de los ochen­ta se ha­bía rein­ven­ta­do con un exi­to­so I’m Your

Man (1988). Po­nía de ac­tua­li­dad su dis­cur­so con un toque elec­tró­ni­co. Por mo­men­tos, lo acer­ca­ba a la pis­ta de bai­le (sí, pe­se a las mo­fas que des­per­ta­ron las pa­la­bras del mi­nis­tro Íñi­go Mén­dez de Vi­go, se bai­ló a Cohen jun­to a Pet Shop Boys o De­pe­che Mo­de). Ese pun­to sin­té­ti­co tam­bién apa­re­ce in­ter­mi­ten­te­men­te en

The Fu­tu­re (1992), un ál­bum que en su mo­men­to se in­ter­pre­tó co­mo el úl­ti­mo de su tra­yec­to­ria. Ex­haus­to tras la gi­ra y con pro­ble­mas con la be­bi­da de­ci­de re­ti­rar­se a un mo­nas­te­rio. Que­da cla­ro que a Cohen le im­por­ta­ban po­co to­das esas flo­res que en for­ma de dis­cos tri­bu­to, ver­sio­nes o ci­tas le lle­ga­ban. Siem­pre ha­bía ejer­ci­do de out­si

der, de poe­ta me­ti­do a mú­si­co sin lle­gar a ser co­mo los de­más. Pe­ro aho­ra se ha­bía ra­di­ca­li­za­do. Mien­tras se su­ce­día el ho­me­na­je per­ma­nen­te, él se pre­pa­ra­ba pa­ra ser mon­je bu­dis­ta. Lo­gró or­de­nar­se co­mo tal en 1996. En pa­ra­le­lo, su som­bra se iba pro­yec­tan­do en mu­chos de los gru­pos del rock in­de­pen­dien­te ame­ri­cano y bri­tá­ni­co. No hay que dar mu­chas vuel­tas pa­ra en­con­trar su ras­tro de quie­tud en la mú­si­ca de Ame­ri­can Mu­sic Club y Mark Eit­zel. Tam­po­co pa­ra re­co­no­cer el tono ron­co y las pre­ten­sio­nes hip­nó­ti­cas con las que na­ció Su

zan­ne en los Tin­ders­ticks. Y, por su­pues­to, su eco se ad­vier­te des­de el pri­mer mo­men­to en esos Lamb­chop que lo tu­vie­ron co­mo fa­ro pa­ra rein­ven­tar el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.